España suspende en control del déficit y acceso al crédito, apartados en los que se sitúa en los puestos 135 y 122 de 144 países analizados. Estas malas posiciones lastran su índice de competitividad, ranking en el que ocupa el puesto número 36, el mismo de hace un año, según el informe del Foro Económico Mundial, aunque sigue siendo la duodécima economía del planeta.

Y es que los países del sur de Europa, entre ellos España, pero también Italia (en el puesto 42), Portugal (49) y sobre todo Grecia (96), según señala el Foro en su Índice de Competitividad Global, “siguen sufriendo de importantes debilidades competitivas en términos de desequilibrios macroeconómicos, dificultades de acceso a la financiación, mercados laborales rígidos y déficit de innovación”.

Top 10 en competitividad, según el Foro Económico Mundial
Top 10 en competitividad, según el Foro Económico Mundial

El documento reconoce que “las dificultades de España en controlar su déficit público y su cada vez más elevada deuda, además de las severas dificultades de su sistema financiero han desembocado en una falta de confianza de los mercados financieros en la capacidad del país para financiarse a precios asequibles”.

En este sentido afirma que “las reformas adoptadas recientemente por el Gobierno español tanto en el sector financiero como el laboral deberían ayudar para contrarrestar estas debilidades; sin embargo, los recientes recortes en investigación e innovación pueden seguir frenando la capacidad del país para innovar, que es crucial para su transformación”.

Brecha en competitividad

A nivel global persiste la brecha en competitividad, acentuada en el caso de Europa ya que, frente a la situación que viven los países del sur, los del norte “han sabido consolidar sus fortalezas competitivas a pesar de la crisis financiera y la desaceleración económica que comenzó en 2008”.

Así, como ha destacado Klaus Schawb, fundador y director ejecutivo del Foro, “las diferencias permanentes de competitividad entre regiones y dentro de las mismas, sobre todo en Europa, son el origen de la turbulencia que estamos viviendo en estos momentos, lo que pone en peligro nuestra prosperidad futura”.

Por ello, “instamos a los gobiernos a actuar decisivamente adoptando medidas a largo plazo para mejorar la competitividad y volver a encaminar el mundo hacia un crecimiento sostenible”. En este sentido Xavier Sala i Martín, catedrático de economía de la Universidad de Columbia, ha indicado que el Índice de Competitividad Global “ofrece una información útil acerca de las áreas clave sobre las que deben actuar los países para optimizar la productividad que determinará su futuro económico”.

Suiza, líder por cuarto año consecutivo

Un índice que, por cuarto año consecutivo, lidera Suiza, por delante de Singapur, Finlandia, Suecia y los Países Bajos; mientras que Estados Unidos sigue cayendo, este año dos puestos más hasta la séptima posición, aunque sigue siendo una potencial mundial en innovación.

En cuanto a las grandes economías emergentes, China sigue a la cabeza del grupo, a pesar de un ligero descenso de tres puestos en el ranking hasta el número 29. Sólo Brasil sube este año, mientras que Sudáfrica, India y Rusia sufren pequeñas bajadas.

Por regiones, Hong Kong, Japón y Taiwan lideran, tras Singapur, las economías asiáticas; Qatar hace lo propio en Oriente Medio y norte de África; mientras en Latinoamérica, Chile se mantiene en cabeza y países como Panamá, Brasil, México y Perú mejoran su competitividad. En África subsahariana la mayoría de los países siguen necesitando realizar esfuerzos generalizados para avanzar en este índice.

2 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
AccederRegistrarse
noticia 128700_espana-suspende-control-deficit-acceso-al-credito.html 3 82589 00