El deporte y la imagen que difunden los deportistas puede servir para construir la marca España -o de cualquier destino turístico- o bien para destrozarla. Alfonso Vargas apunta en "Turismo y deporte" que al margen del perjuicio social que se deriva de la violencia en el fútbol, existe también el daño que se le hace a la imagen internacional de España, una marca que debería estar relacionada solamente con aspectos positivos del deporte.

Destinos turísticos y deporte: ¿qué imagen difundimos?
Destinos turísticos y deporte: ¿qué imagen difundimos?

Que el turismo se ve afectado por la imagen del país de destino es un axioma. Una buena imagen del país (con determinados rasgos sobresalientes) favorece la atracción de flujos turísticos de aquellas tipologías deseadas; por el contrario, cuando la imagen se ve deteriorada por acontecimientos con una proyección internacional, el turismo se resiente, cuantitativa y cualitativamente.

Ejemplos recientes para ilustrar ambas situaciones

-La victoria de España en el campeonato del mundo de fútbol del año pasado supuso un espaldarazo para la imagen del país. España ha ganado visibilidad en el mundo tras ese triunfo deportivo con tantísimo impacto mediático a escala global, de los que no estamos ayunos en los últimos tiempos, felizmente. La industria del turismo se beneficia de ello.

-En otros casos, sin embargo, la industria turística se ve claramente perjudicada, como en el de la  huelga salvaje de los controladores aéreos, todavía fresca en la memoria colectiva (y en los juzgados). Esto tiene efectos más allá de las cancelaciones de vuelos en unos días concretos, por el severo perjuicio que causa en la imagen de un país, que aparece ante el mundo como fuera de control y no suficientemente fiable.

Pero volviendo al fútbol, el último año ha estado plagado de esos llamados “derbies” o clásicos Madrid-Barcelona, Barcelona-Madrid, que tanta atención absorben allí donde este “deporte” es seguido masivamente. Hace unos días hemos sufrido el último. Pongo deporte entre comillas y uso el verbo sufrir de forma deliberada.

Deporte vs circo romano

Soy futbolero, pero hace tiempo que he dejado de ver estos partidos, que más que deporte parecen un mero espectáculo de “circo romano” soportado en el morbo de batallas campales incluidas en el precio. Siento vergüenza de comprobar cómo se han perdido valores consustanciales a la sana competición deportiva; cómo la tensión y la histeria se elevan hasta límites insoportables por parte de algunos medios de comunicación; cómo la política ha contaminado el deporte; cómo se atenta al sentido común con el manejo de sumas económicas (traspasos, sueldos) tan astronómicas como disparatadas, sobre todo en los tiempos de apreturas que corren. Todo esto me repele, me aleja de un deporte que, pese a todo, me gusta, como a tantos millones de españolitos: nos hemos criado dando patadas a un balón (en Huelva quizás un poco más, por aquello de haber sido el pimer lugar en el que la semilla del balonpié germinó en la "piel de toro").

En suma, siento pena de constatar la pésima imagen, que derby tras derby, clásico tras clásico, trasladamos al mundo con esas batallas campales, sobre todo a los más jóvenes.

¿Es la imagen que España necesita?

¿Qué imagen de país estamos creando? ¿Nos ayuda a vender España? ¿Favorece al turismo? ¿Creerá el turista que aquí todo es “jauja”, a la vista de lo que ocurre en estadios (“circos romanos” del siglo XXI) como el Camp Nou o el Santiago Bernabeu?

Como dijo mi más apreciado maestro en la universidad: “Alfonso, hay gente para todo. El secreto reside en saber dónde están y llegar hasta ellos con el producto y el mensaje adecuados”. Pero no todo vale, también aprendí eso. Todavía hay a quienes nos quedan escrúpulos, frente a quienes defienden que todo esto es parte del atractivo del fútbol. ¡Qué horror! No nos sonrojemos entonces cuando veamos a turistas propios y extraños hacer burradas con cualquier excusa: cuando se está de vacaciones todo vale…como en el fútbol. Al menos en estos días están de huelga los futbolistas: desintoxiquémonos un poquitín. Aprovechemos, porque será por poco tiempo: éste es el gran somnífero nacional.

 

4 1
1 comentarios.
  • 1Antonio Jesús Arjona Ilundain.27/08/2011 0:08:40Más comentarios del lector
    El fútbol lamentablemente es un negocio, pero el problema no está ni mucho menos en el derby Madrid - Barsa o viceversa, sino por ejemplo en el escándalo de Stamford Brige cuando el Barsa tenía que ganar por narices para estar en la final de la champion y compró al albitro, el cual no pitó 5 penaltis descarados a favor del Chealse. A final, solo con decir que le den por c... a los ingleses era mas que suficiente para justificar la victoria robada, sin ser conscientes que el Reino Unido es uno de nuestros principales mercados emisores hacia nuestro país. Este detalle como el que acabo de escribir es lo que da una mala imagen de España como deporte, no exclusivamente un Real Madrid - Barsa que dentro de lo que se robe, queda finalmente en casa.

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
AvatarAccederRegistrarse
noticia 130190_destinos-turisticos-deporte-imagen-difundimos.html 3 75708 00