Video-reportaje

La Barceloneta: zona cero del turismo masivo en Barcelona

Los vecinos se movilizan para protestar contra los pisos turísticos y el incivismo

La Barceloneta es un barrio de toda la vida situado junto al mar en la ciudad de Barcelona. Pero en los últimos años, y gracias al atractivo de la playa, esta zona ha visto alterada su tranquilidad y se ha convertido en una nueva meca del turismo, lo que ha disparado los alquileres. De hecho, el barrio dispone de un hotel de 27 habitaciones, pero en cambio hay cerca de 600 pisos turísticos, según denuncian los vecinos, que se han movilizado para denunciar esta situación. Pero los problemas de este barrio tampoco son un caso aislado, teniendo en cuenta que hoy en día el turismo preocupa más que el paro a los vecinos de Barcelona.

Protesta vecinal

Este sábado, unos 200 vecinos del barrio de la Barceloneta protestaron en la playa contra la proliferación de pisos turísticos y actitudes incívicas en esta zona de la ciudad.

Los vecinos, ataviados con camisetas amarillas con el lema "La Barceloneta no se vende", han realizado una cadena humana a orillas del mar y han desplegado pancartas con inscripciones como "Por la abolición de los pisos turísticos", "Nos quedamos en casa, basta de especuladores" o "Ni un verano más como este". Ver también Airbnb retirará más de 1.000 pisos ilegales en Barcelona.

La Plataforma en Defensa de la Barceloneta ha convocado la concentración para pedir a la administración que "ponga remedio a la expulsión de vecinos del barrio por la proliferación de pisos turísticos" y "actúe con firmeza" ante el incivismo de algunos turistas, que a base de "gritos, peleas y actitudes desafiantes" están provocando la "degradación del barrio", ha explicado la entidad en un comunicado.

Amenazas a los vecinos

Según el presidente de la Asociación de Vecinos de la Barceloneta, Manel Martínez, "entran en las escaleras de vecinos, rompen puertas, gritan y amenazan a los vecinos".

Otros problemas asociados a la masificación turística son la aparición de turistas durmiendo en plena calle o en la playa, en tiendas de campaña y hamacas, así como la "expulsión" de vecinos del barrio por la "especulación inmobiliaria".

"Por cada piso turístico, desaparece una familia", ha denunciado Sebastián Huguet, de la Plataforma en Defensa de la Barceloneta.

Cabe recordar que el turismo se ha situado por primera vez como el problema más grave de Barcelona según opinan los vecinos de la ciudad (19% de respuestas espontáneas), por delante del paro y las condiciones de trabajo (12,4 %), tal como refleja una encuesta municipal elaborada por el Ayuntamiento.

En primer término, el barrio de la Barceloneta.En primer término, el barrio de la Barceloneta.

Valoraciones del sector a raíz de las protestas vecinales

Por su parte, Enrique Alcántara, presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos (APARTUR) de Barcelona, hace la siguiente reflexión a raíz de la manifestación vecinal de este sábado: “En la Barceloneta hay 50 pisos turísticos legales, que son los mismos que hace 11 años. El número de ilegales además se ha reducido mucho. Creo que la protesta debe ser por otros motivos que tienen más que ver con el hecho de que la Barceloneta se ha convertido en el barrio más atractivo de Barcelona para vivir. Y sin un programa de vivienda social en condiciones, esto genera tensiones”.

En cambio, el Gremio de Hoteles de Barcelona considera que "en la Barceloneta hay un problema muy concreto que no tiene nada que ver con los hoteles. Allí sólo hay un establecimiento, con solo 28 habitaciones. Es decir, el problema de la Barceloneta no son los hoteles y los vecinos lo saben perfectamente. Porque allí el foco del problema está en los pisos turísticos ilegales", según han manifestado fuentes de dicha entidad a este medio.

En este sentido, añademos las mismas fuentes, "la Barceloneta es un caso flagrante de los pisos turísticos ilegales y de cómo afectan a la convivencia con los vecinos. Por eso reclamamos, desde hace años, que se tomen medidas oportunas para erradicar los pisos turísticos ilegales. De hecho, consideramos que los pisos turísticos solo puedan ir a edificios completos, porque esta actividad choca con la actividad del edificio, que es la de vivienda habitual".

Dos personas duermen el sábado por la mañana en la playa de la Barceloneta, junto a unas pancartas de protesta colocadas por los vecinos.Dos personas duermen el sábado por la mañana en la playa de la Barceloneta, junto a unas pancartas de protesta colocadas por los vecinos.

La oferta de alojamiento no reglado supera a la reglada en Barcelona

De hecho, el director general del Gremio de Hoteles de Barcelona, Manel Casals, considera que el movimiento de rechazo al turismo que se está produciendo en Barcelona "no es diferente" de lo que ocurre en otras ciudades como París, Londres, Amsterdam, Nueva York, Roma o Berlín, un fenómeno que "en la mayoría de los casos" es consecuencia de la aparición de los pisos turísticos ilegales, cuya actividad tiene un efecto directo en la convivencia ciudadana y el mercado de la vivienda.

En el caso de Barcelona, ha apuntado Casals, el movimiento contra el turismo aparece a partir del año 2010, "cuando arranca con fuerza el tema de los pisos turísticos ilegales" a raíz de la eclosión de la actividad de plataformas como Airbnb o Homeaway. Ver también Airbnb tiene un problema... y lo sabe.

Actualmente, según las cifras que baraja el Gremio, Barcelona tiene una oferta de alojamiento turístico de 70.000 camas en hoteles y 120.000 en pisos turísticos legales e ilegales. Ver también Barcelona: ningún hotel nuevo a partir de 2019 así como Los hoteleros piden frenar los “abusos” del alquiler turístico por la vía judicial.

"Este crecimiento desmesurado, incontrolado y seguramente incontrolable es lo que nos ha llevado a esta situación", ha manifestado Manel Casals, quien se muestra de acuerdo con la política iniciada por el Gobierno municipal en la lucha contra los pisos ilegales, "cosa que no está haciendo la Generalitat".

Y es que el Gobierno catalán, añade el director del Gremio de Hoteles, pretende legalizar mediante decreto el alquiler de habitaciones en pisos particulares, una medida que, en su opinión, sería "un error muy grande" y supondría "tropezar dos veces con la misma piedra". Ver también Fuerte oposición a la futura regulación de viviendas turísticas en Cataluña.

En este sentido, el presidente de la Confederación Empresarial de Hotelería y Restauración de Cataluña, ConfeCat, Joan Molas, apuntaba recientemente: “Nos preocupa que las medidas propuestas en este Decreto, en lugar de ayudar a solucionar los problemas de convivencia que hemos vivido este último año, especialmente destacados en la ciudad de Barcelona, ayudarán a agravarlos".

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.