Pierde la batalla judicial frente a sus tripulantes de Bélgica en los tribunales de la UE

Ryanair no podrá aplicar la ley irlandesa a sus TCP en otras bases europeas

Ryanair ha perdido este jueves una batalla judicial en la Unión Europea por imponer las leyes laborales irlandesas favorables a sus negocios a los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) basados en otros países comunitarios, en un caso que tiene implicaciones en el sector de las líneas aéreas de bajo coste. No es la primera vez que la low cost enfrenta este tipo de causas judiciales. En 2013, un tribunal de la comuna francesa de Aix En Provence le impuso una multa por no pagar en el país los impuestos de sus empleados de la base de Marsella (ver: Multa de 8 M € a Ryanair por violar la legislación laboral en Francia).

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), con sede en Luxemburgo, según recoge la agencia británica Reuters, se ha pronunciado a favor de la tripulación de cabina de su base en el Aeropuerto de Charleroi en Bélgica. Los empleados demandaron a la aerolínea aérea ante una corte local, al considerar que la ley belga les era más favorable.

Ryanair alegó que el derecho irlandés se aplicaba a sus contratos irlandeses, pero la normativa europea establece que el trabajador puede elegir la legislación del país de base si la considera más beneficiosa a sus intereses.

Ryanair no podrá aplicar la ley irlandesa a sus TCP en otras bases europeasRyanair no podrá aplicar la ley irlandesa a sus TCP en otras bases europeas

"El Tribunal señala, en primer lugar, que, en lo que se refiere a los litigios relacionados con los contratos de trabajo, las normas europeas relativas a la competencia tienen por objeto proteger a la parte más débil", dijo el TJUE en un comunicado. "Esas normas permiten, entre otras cosas, a un empleado demandar a su empleador ante los tribunales que considera más cercanos a estos intereses", agregó.

La decisión será un alivio para todos sus tripulantes de cabina en Europa que no están seguros de cuáles leyes se aplican a ellos.

Los tripulantes de la base belga tenían contratos laborales redactados de conformidad con la legislación irlandesa, según los cuales, su trabajo debía considerarse como realizado en Irlanda, ya que trabajaban en aeronaves matriculadas en Irlanda, si bien el Aeropuerto de Charleroi en Bélgica fue designado como su base, lo que significa que comienzan y terminan su jornada allí y tenían que residir a una hora de ese aeropuerto.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.