Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Comercial Hotelera Gran Canaria8/04/2015 17:04:55

Sin duda alguna debemos tener en cuenta Turquía como competidor, sobre todo porque la calidad buenísima y completa en cuanto a instalaciones. Hoteles con parques acuáticos, instalaciones maravillosas en las playas, cada hotel ofrece de 8 a 10 restaurantes, miniclubs con grupos de todas las edades, campos de golf maravillosos. Las instalaciones en las playas las podríamos mejorar mucho en España y apunto mucho a "mi isla" Gran Canaria. Las playas son públicas (en Turquía también) pero debemos ofrecer lo que demandan los diferentes segmentos de clientes, zonas de familias, zonas de lujo, zonas chill out, En mi humilde opinión muy fácil de conseguir, dividiendo la playa en zonas, creando competencia y regulando quien puede ofrecer que tipo de servicio a que precio, en vez de darle toda la playa a un proveedor. Con esto y algo menos de limitaciones de "Costas", seríamos mucho más competitivos. No hay que olvidar, que nuestro clima es mejor que el de Turquía, ofrecemos mucho más fuera de los hoteles: paseos marítimos, tiendas, ciudades y paisajes a visitar, todo eso no lo tiene Turquía. También ofrecemos más seguridad y somos más profesionales sirviendo y nuestra gastronomía en si es mejor. Lo que pasa es que allí los camareros dominan bien los idiomas de los clientes (mejor que en España) y en Turquía los hoteles ofrecen una amplia oferta de restaurantes temáticos en sus hoteles. Hay que tener en cuenta esa competencia, sobre todo porque su sobre-oferta y su falta del mercado ruso baja los precios en Turquía, pero debemos aprovechar más nuestras fuerzas. España es muy atractiva por su oferta fuera de los hoteles, debemos potenciarla aún más para afrontar esa fuerte competencia.

30 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Miguel Angel Campo Seoane10/04/2015 11:04:44

Desde hace muchos años pienso, que los problemas turísticos de España, nunca han sido sus competidores, si no la falta de análisis de los gestores del turismo español, para haber sacado provecho de sus innumerables puntos fuertes, al haberse conformado en todo momento, con una visión cortoplacista de nuestro turismo, sin haber sido capaces de aprovechar las grandes oportunidades que nos han ofrecido los mercados, el devenir de las crisis políticas y nuestra posición geográfica, a lo largo de la segunda mitad del pasado siglo, por lo que nuestro temor no debieran constituirlo nuestros competidores, para centrarnos en lo que se está demostrando verdaderamente importante, nuestra falta de capacidad para enfrentarnos a los mismos, en el momento en que las circunstancias políticas o económicas puedan dar el más mínimo cambio.

Como se señala en el comentario anterior, en España las playas son públicas, pero un exceso de limitaciones por parte de costas y de un gran número de ayuntamientos, las han convertido en negocio privado de los adjudicatarios de los servicios que permiten montar en las mismas, en lugar de centros de atracción turística vinculados a las empresas ubicadas en su entorno natural, sin entrar esas instituciones en el fondo del asunto, dejando desprotegido el medio natural, que en gran número de destinos turísticos, ha convertido su primera línea de playa, en una pantalla de hormigón que degrada su imagen.

Si bien ofrecemos mucho más fuera de los hoteles, anulamos tan importante punto fuerte de nuestro país, como elemento diferenciador, introduciendo la modalidad todo incluido, nacida en países en los que la seguridad y falta de infraestructuras y servicios fuera de los grandes resorts turísticos, justificó su implantación.

Mientras que los hoteles de Turquía y otros muchos nuevos destinos emergentes, realizan una oferta amplia de servicios con restaurantes y bares temáticos, servicios de spa y wellness, o centros deportivos, la mayor parte de nuestros hoteles reducen su oferta directa, externalizando parte de los servicios que se supone debieran formar parte de su oferta, en una estrategia low cost, incompatible con la calidad que debiera ser consustancial a una oferta hotelera cada vez más competitiva.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.