Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Makele22/05/2006 9:05:00

Es una agradable noticia leer este estudio, pues parece que por fin en Baleares, se han dado cuenta que ya tienen lo más caro. Tienen las infraestructuras, los edificios, el personal adecuado, el destino conocido y asentado en las preferencias de los turoperadores...
La apuesta de Iberostar de abrir más hoteles en las islas, a petición de un importante touroperador ya da a pensar que la respuesta a nuestras necesidades turísticas no está en el Caribe. Tenemos nuestro propio Caribe aquí, en Baleares, a solo un par de horas de vuelo desde Alemania.
Otra cosa a destacar es el equipamiento de las habitaciones. Sigo encontrando camas desvencijadas, soy vendedor de colchones para hotel, y el pasado año tuve que competir con un fabricante que "recicla" colchones viejos, a un precio mínimo. Está claro que esto es un parche, que permite ahorrar 10 euros por colchón. Esto es una muestra de la política de explotación anticuada que todavía se emplea en la Isla. El cliente busca calidad. Cuando cadenas como Starwood promocionan la extraordinaria calidad de sus colchones con la inclusión de una referencia en su página web a la "Heavenly bed", aún en España seguimos escatimando el céntimo, a la espera de un buen resultado final en las explotaciones. Si, al cabo de diez años, se descontara el coste de la actualización de las instalaciones a la parte proporcional de los resultados anuales, quizá estos no serían tan bondadosos. Porque, un cliente alojado en un establecimiento el último año antes de reformar, probablemente, no va a quedar satisfecho. Y estos son los clientes que no vuelven.
Ciertamente, las políticas de los diversos Gobiernos Autonómicos, son bastante parcas a la hora de establecer subvenciones a los establecimientos. Soy partidario de que se debe marcar con normativas el nivel minimo de confort en un establecimiento hotelero, pero tambien subvencionar para alcanzar este nivel. E incluso, veo esto prioritario a la celebración de grandes Ferias de Turismo, donde se promocionan los destinos, pero a un coste muy alto a fondo perdido. Ir a una Feria de Turismo es importante, pero solo si despues los resultados acompañan. Debemos luchar por estar seguros de que los clientes quedan satisfechos de las instalaciones Hoteleras, pero estableciendo un marco igualitario para la competitividad. De nada sirve vender habitaciones a precios infimos, si el cliente se queja igual que si hubiera pagado tres euros más. No es una Ecotasa, es una Turitasa, y ha de revertir directamente en el establecimiento hotelero.

00 Más comentarios del lector Responder

Makele22/05/2006 9:05:00

Es una agradable noticia leer este estudio, pues parece que por fin en Baleares, se han dado cuenta que ya tienen lo más caro. Tienen las infraestructuras, los edificios, el personal adecuado, el destino conocido y asentado en las preferencias de los turoperadores...
La apuesta de Iberostar de abrir más hoteles en las islas, a petición de un importante touroperador ya da a pensar que la respuesta a nuestras necesidades turísticas no está en el Caribe. Tenemos nuestro propio Caribe aquí, en Baleares, a solo un par de horas de vuelo desde Alemania.
Otra cosa a destacar es el equipamiento de las habitaciones. Sigo encontrando camas desvencijadas, soy vendedor de colchones para hotel, y el pasado año tuve que competir con un fabricante que "recicla" colchones viejos, a un precio mínimo. Está claro que esto es un parche, que permite ahorrar 10 euros por colchón. Esto es una muestra de la política de explotación anticuada que todavía se emplea en la Isla. El cliente busca calidad. Cuando cadenas como Starwood promocionan la extraordinaria calidad de sus colchones con la inclusión de una referencia en su página web a la "Heavenly bed", aún en España seguimos escatimando el céntimo, a la espera de un buen resultado final en las explotaciones. Si, al cabo de diez años, se descontara el coste de la actualización de las instalaciones a la parte proporcional de los resultados anuales, quizá estos no serían tan bondadosos. Porque, un cliente alojado en un establecimiento el último año antes de reformar, probablemente, no va a quedar satisfecho. Y estos son los clientes que no vuelven.
Ciertamente, las políticas de los diversos Gobiernos Autonómicos, son bastante parcas a la hora de establecer subvenciones a los establecimientos. Soy partidario de que se debe marcar con normativas el nivel minimo de confort en un establecimiento hotelero, pero tambien subvencionar para alcanzar este nivel. E incluso, veo esto prioritario a la celebración de grandes Ferias de Turismo, donde se promocionan los destinos, pero a un coste muy alto a fondo perdido. Ir a una Feria de Turismo es importante, pero solo si despues los resultados acompañan. Debemos luchar por estar seguros de que los clientes quedan satisfechos de las instalaciones Hoteleras, pero estableciendo un marco igualitario para la competitividad. De nada sirve vender habitaciones a precios infimos, si el cliente se queja igual que si hubiera pagado tres euros más. No es una Ecotasa, es una Turitasa, y ha de revertir directamente en el establecimiento hotelero.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.