Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Carlos Gómez Piqueras13/03/2007 17:03:00

Sin duda hace falta analizar el informe con un cierto rigor antes de emitir un juicio, pero no me parece un resultado sorprendente.
Con independencia de nuestra competitividad turística, el problema de fondo viene -y no es nuevo- de nuestra falta de competitividad como país en general. Para empezar nuestro sistema educativo, donde -por ejemplo- el aprendizaje de idiomas sigue siendo una asignatura drámaticamente pendiente, sin que ninguna Administración lo solucione y donde el fracaso escolar desperdicia el posible talento de miles de futuros profesionales; para seguir con nuestro desprecio por el bien común (la limpieza es cosa de los ayuntamientos...), los alarmantes casos de corrupción urbanística, la falta "real" de sensibilidad medioambiental y, tal vez en primer lugar, la inseguridad especialmente grave en muchos puntos estratégicamente vitales de nuestra geografía turística.
Desde Felipe II o antes hemos tenido una proverbial habilidad para fundirnos las gallinas de los huevos de oro, desde la plata y el oro de las Américas a las divisas turísticas. Derrochamos todos y sufrimos a unos administradores públicos extremadamente ineficientes.
Sólo desde un cambio profundo en los valores, en la educación y en la formación, en una mayor autoexigencia como ciudadanos y una mayor exigencia a nuestros dirigentes, podremos mirar con más optimismo al futuro.
Mientras tanto nuestros administradores públicos tratarán de maquillar la realidad con datos cuantitativos, cuanto más espectaculares mejor, lo cualitativo es discreto y no forma parte del discurso político.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.