Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Joan Gou8/06/2007 1:06:00

Si analizamos el comportamiento del individuo por un espacio de tiempo relativamente corto, y su comportamiento social entre el anterior y el actual, nos daremos cuenta del cambio tan radical sufrido por la sociedad.

Hace apenas cincuenta años, el pobre era pobre, y el rico era rico, hasta ahí, no hay diferencias con la actualidad, solo ha variado el comportamiento de las personas en su interrelación social en función de la cultura y el espacio que ocupaban.

¿Donde están las diferencias?,
El pobre sabia que lo era y que difícilmente tendría acceso a la riqueza, a menos que se produjera un milagro, en el caso de no producirse rezaba para alcanzar el fin lejano por no decir imposible, se resignaba y aceptaba lo que la vida le había deparado, la primera etapa es de aceptación de status, queda la religión como refugio de mis deseos, y expongo mis deseos a base de plegarias, que casi nunca se cumplirán, se que no tengo acceso a lujos, con lo cual no me preocupa.

Hay un principio de aceptación y resignación además el conocimiento de que existe un estadio diferente, pero que no me corresponde.

Se democratiza la sociedad, y con ella las aspiraciones del individuo, tiene opciones de tener lo que desea y no hace falta rezar, lo que hace poco era imposible ya es asequible, utilizara medios y esfuerzos para conseguirlo.

Etapa de consumo, cambian los patrones sociales nuevamente, menos horas de trabajo y mas salario, mas tiempo libre, deseos de conocer lo que la televisión enseña.

Se crea una nueva clase, (mal llamada clase media), que tiene opciones a alcanzar aquel estadio lejano, que cada día esta mas cerca de sus posibilidades, cada día consume mas (a diferencia de la etapa primitiva, que solo consumía lo que el no era capaz de producir, siempre y cuando la economía se lo pudiera permitir) incluso artículos o bienes que no necesita.

Clasificación empresarial de los consumidores en segmentos de mercado, conocimiento de hábitos de consumo, publicidad para informarle de que hay productos que también puede comprar, políticas de ajustes entre demanda y oferta, de mercado local a mercado global.

Nuevas tecnologías, ¿y que pasa? El tiempo se acelera, todo se destruye muy rápido, el consumo es banal, los ciclos de vida se acortan, creemos que lo sabemos todo acerca de los consumidores y de los mercados, aplicamos políticas para satisfacerles, forzamos el consumo, creamos necesidades, el lujo esta al alcance de cualquiera.

Achacamos todo este proceso a la irrupción de Internet, y parte de responsabilidad tendrá evidentemente, pero no toda.

La gran evolución social en aspectos culturales, de formación, en conocimientos, junto a la rapidez de los elementos de sustitución han propiciado que el ser humano se adapte, sin voluntad, nadie le pide opinión acerca de su voluntad, sencillamente esta instalado en la barca social y se deja llevar por la corriente, estamos subidos a la barca todos los que tenemos la suerte de vivir en los países ricos, apretados, sin conocer el rumbo, rió abajo, a velocidad de vértigo, todos tenemos dudas de hacia donde nos dirigimos, algunos pregonan el fin del planeta con el cambio climático como antaño los que pregonaban el fin del mundo, la diferencia estriba en que antes la gente hacia procesiones de fe y rezaba para evitar la profecía, hoy compramos cuota de contaminación para seguir produciendo, sin embargo a esta sociedad en la que vivimos, la llamamos la sociedad del bienestar (menuda paradoja).

Me esperan un montón de empresas que desean que cumpla mi edad de jubilación porque dispondré de mas renta, el sector ocio ya empieza a cortejar mi cuenta corriente
Sin embargo mis hijos me dicen que desean que viva muchos años, pero no es verdad, quieren que me muera para quedarse con la casa, y así resuelven un problema muy actual además de escaquearse de pagar la residencia y tener que visitarme.

La barca cada vez es mas veloz, ya no se divisa horizonte que prevea una parada, nadie sabe a ciencia cierta, si acabaremos en el mar con una penetración dura pero relajante una vez alcanzada, o por el contrario rió abajo hallaremos un salto.

Todos nos observamos, sabemos que el pensamiento es compartido pero nadie lo expresa, todos tenemos miedo ante la incertidumbre, unos dicen, que vamos muy bien y que todo saldrá bien, pero no tienen ni idea, como yo, son los optimistas del grupo.

Pero la mente de cualquier "Pringao" esta pensando, "si pillo una rama, salto", el problema es que estamos muy lejos de la orilla y el rió cada vez es mas ancho.

En cualquier caso, ante la imposibilidad de cambiar el rumbo de la nave, os deseo a todos un feliz viaje, si acaba bien, podremos contar a las generaciones futuras, nuestras vivencias, convertirnos en prescriptores de esta apasionante y emocionante experiencia, (que según los expertos del momento, les dirán que es lo que andan buscando) pero me da pena que la mayor parte de mi vida transcurra tan deprisa que no les podré dar detalles.

Un fuerte abrazo a todos y nos vemos al final, acabe como acabe, lo realmente cierto es que acabaremos juntos.

00 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Carlos Gomez Piqueras8/06/2007 16:06:00

En los coletazos del Mayo del 68, las paredes del metro de Madrid se llenaron de pintadas del tipo "que paren el mundo que me apeo". Y, tal vez como dice Joan, "si pillo una rama salto"...

Es una realidad que la percepción que tenmso más o menos todos es que estamos en una especie de barca de montaña rusa, a un ritmo que desde luego no nos da tiempo mirar a nuestro entorno y tomar aire. Lo que antes duraba miles de años dura ahora menos que un diskette de 5" o un telex (viejas reliquias que los jóvenes oyen con asombro... He hecho la prueba, cuando a mi hijo de 20 años, estudiante de Ingeniería Informática le he preguntado sobre las mismas... Sobre el telex ¿Un qué?! y sobre el disco de 5" me ha contestado "un disco así" de gordo?, señalando con sus dedos el grosor de un libro con admiración)

Si, efectivamente, aquellas gasolineras con surtidores de color rojo han pasado a ser supermercados. Los bancos, llenos de funcionarios, a puntos de venta... hasta de viajes.

¿Y los hoteles? ¿Y las Residencias de Mayores? ¿Y las urbanizaciones de la costa mediterránea española? Serán igual en 10 años que los actuales? Cuando un hotel hace poco se queria diferenciar porque tenía un SPA, qué le ocurre ahora...

Nuestros futuros clientes serán bastante más mayores, pero ¿Dónde se alojarán? En los miles de alojamientos alegales que estamos construyendo sin apenas servicios y que se quedarán obsoletos en poco tiempo, o en nuevos complejos, llenos de servicios de valor añadido: atención a personas dependientes o con alguna discapacidad, salud, deporte y belleza, telecomunicaciones avanzadas, formación para mayores, transportes adaptados, ocio para todos...

¿Seguiremos llenando la costa de "esqueletos" como hace años, en un magnífico compra - venta y chalaneo del suelo o construimos el Turismo Residencial del Futuro? Una sociedad de servicios avanzada y sostenible ¿O una sucesión de pelotazos inmobiliarios?

Claro que, podemos lavar la cara con una moratoria hotelera (un chollo para la cama ilegal ye l contubernio político) o, por el contrario, analizar modelos de éxito, donde dentros unos pocos años, nos encontremos juntos, tal vez jugando relajadamente una partida de golf, en un entorno cuidado y que de trabajo a quienes, con su cotización, nos permitan disfuitar de una merecida jubilación.

Igual, si lo hacemos medianamente bien, podremos compartir un entorno agradable con nuestros hijos y nietos, en lugar de que "nos aparquen" en una Residencia antesala del otro barrio. Claro, que si pego tres o cuatro pelotazos me apeo de España y me marcho a algún país "mas verde". Es otra opción.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.