Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Telmo Paéz22/08/2007 10:08:00

Este país no mima el turismo porque hace años que cayó en la desidia y la dejadez. Ejemplos de esto hay millones. No hay más que ver como te atiende un taxista, la empleada en check-in del aeropuerto, el camarero del hotel en el desayuno, la cajera del supermercado en la zona turística, etc. Lo peor es que siempre he pensado que el auge de destinos competidores nos haría poner las pilas, pero desgraciadamente no es así, vamos a peor... Hay que iniciar desde ya una política de concienciación en los ciudadanos y el sector, seria y a largo plazo, y una política de educación en los colegios, empezando desde el jardín de infancia, con asignaturas concretas relacionadas en su totalidad y de forma parcial con el sector turístico. Es increíble que esto no exista.
Saludos,

00 Más comentarios del lector Responder

Jesús Felipe Gallego22/08/2007 12:08:00

Todo lo que se está planteando acerca del escenario actual del turismo español y de los problemas que tiene se difumina cuando llegan las cifras, unas buenas y otras no tan buenas.
Las empresas turísticas, como empresas de servicios, donde la persona es la clave, son cada vez más complejas en una sociedad donde "hemos ido aprendiendo" en los últimos años que el "Estado del bienestar" es una panacea que nos llega a todos por arte de magia.
España es un pais que se ha modernizado en lás últimas décadas gracias a las cuantiosas inyecciones de dinero de la Unión Europea. Hoy contamos con buenas infraestructuras, las ciudades más importantes se han renovado, muchos pueblos han mejorado su fisonomía de pasado, nuestra historia y culturas siempre están presentes y la gastronomía ha alcanzado la gloria. Somos una nación muy madura, turísticamente, pero también conocemos que "hacemos aguas" en algunos aspectos muy importantes.
Desde el punto de vista empresarial, el turismo cuenta con una mayoría importantísima de pequeñas empresas. Grandes empresas, muy pocas y, medianas, tampoco son tantas.
Los cambios que se han producido en la última década han sido de tal naturaleza que muchas de estas empresas les cuesta coger el ritmo por muchas razones. Ponerse al día, no es fácil, unas veces por falta de conocimiento, otras son económicas y a esto se le suma el tema de "las manos", es decir el de los recursos humanos.
Por muchas palabras inventadas o reinventadas que se utilicen o utilicemos, al final nos encontramos con el mismo tema, la dejadez que ha habido, la comodidad de la sociedad, la fragmentación de un Estado donde cada cual campa a sus aires "vendiendo su moto correspondiente" y unos servicios turísticos cuyo "servicio deja mucho que desear".
Solo nos salva, de momento, el propio pais y su modernidad actual. Ya sabemos que somos mejores que otros de la competencia y que algunos de los que pueden competir tienen muchos problemas.
Estamos en una especie de "callejón sin salida" del que solo se podrá salir si hay una verdadera reflexión sobre lo que está sucediendo y de las medidas que hay que tomar que van más allá de lo estrictamente turístico.
Hemos bajado de nivel de educación, todo es guay, colega y tío, el esfuerzo cansa y aburre, cada parte del reino busca su diferenciación, sin importarle un pito lo del vecino, hay quienes se blindan linguisticamente y ya no sabes donde te encuentras y a nuestros niños no se les enseñan las cuatro lenguas oficiales del Estado porque una, no es suficiente. De lo contrario cuando estén en edad laboral y se les aplique la movilidad geográfica deberán ponerse a estudiar catalán, gallego o euskera.
Un pais que es la octava potencia económica mundial está perdiendo su gran oportunidad, la de hacerse fuerte en todas sus estructuras como una nación que va al futuro a toda máquina.
Aquí los temas más importantes son si Gallardón quiere presentarse a diputado si la ministra de los ferrocarriles dimite o el presidente del gobierno pasa de los langostinos de Sanlúcar a la sidra asturiana en sus merecidas vacaciones.
Lo del turismo es algo muy serio y seguimos sin sembrar para el futuro.
Veremos que nos ofrecen nuestros políticos en septiembre, además de inflarnos a consignas para las próximas elecciones......yo les daría un descanso y les ofrecería, durante un año, un hotel en Torremolinos, un restaurante de menús del día en Badajoz, una cafetería en las Ramblas de Barcelona o una agencia de viajes en León, quizás, la experiencia les ayudaría a conocer la realidad.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.