Comentarios 3

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Jordi Aparicio21/05/2008 16:05:00

Para exempleado de Spanair, el poema que citas es de Martin Niemöller.

Y ya que dices que los directivos de SAS tratan mal a tus compañeros, copio artículo de hispanidad.com, abril 2008.:

Las uvas están verdes, dijeron Gonzalo y Gerardo.

Dice Gonzalo Pascual que Marsans no va a acudir a la puja por Spanair. Y esto es bello e instructivo, tanto como la fábula de la zorra que, cuando vio que no podía alcanzar las uvas de la parra, se dijo que no merecían la pena porque "estaban verdes".
La verdad es que la escandinava SAS está hasta el gorro de todo el dinero que la pareja de Marsans, Gerardo Díaz, presidente de la CEOE; y el precitado Pascual, por lo que, cuando pusieron en venta Spanair advirtieron que estaban dispuestos a venderlo a cualquiera... salvo a Pascual y Díaz.
La intervención de Díaz en el Foro ABC dio mucho más de sí. Por ejemplo, el presidente de la patronal no dijo que había que gasear a lo obreros, lo cual es bello e instructivo. Pero considera muy peligroso que el salario mínimo, hoy en algo más de 600 euros brutos al mes, acabe en 2012 en 800 euros brutos mensuales por ocho horas de trabajo diario, por lo que, de seguro, los proletarios se darán a la vida muelle, al lujo y quien lo trujo.
Y es lo que no entiendo. Porque si se trata de reactivar la economía, no vendría mal que los trabajadores por cuenta ajena no perdieran posibilidad de compra, incluso de comprarse una vivienda, bien necesario que ha paralizado el sector inmobiliario, aumentando las listas del paro y reduciendo el consumo. Es decir, que un empresario como Díaz debería estar pidiendo al Gobierno que aumente aún más los salarios y las pensiones mínimas, por aquello de activar la demanda privada.
Al tiempo, considera Díaz que el Gobierno ZP no es valiente. Si lo fuera, además de reducir el salario mínimo, debería darle muchos contratos a las grandes empresas, entre otras cosas un plan prever para el turismo que, sólo por casualidad, es el negocio en el que se mueven los hombres G, conocidos en casa como Gerardo y Gonzalo.
Esto de hacer negocios con el dinero de los demás es la historia misma de la pareja. Hasta el mismo Marsans se lo compraron por 1 peseta al Estado para hacerle el favor, previa aportación de subvenciones y favores públicos (sobre todo carga de trabajo) de reflotar la compañía. Y esto es bello e instructivo, porque Díaz y Pascual demuestran que con regalos públicos, subvenciones públicas y gestión privada, no sólo se consigue reflotar empresas sino enriquecer a los susodichos gestores por sus patrióticos esfuerzos.
Y esto es bello e instructivo, pero la gloriosa jornada no terminó. Al plato le faltaba un hervor, con el doble nombre de prensa amordazada y Aerolíneas Argentinas. Toca mañana.


Resumía yo en la anterior edición el espíritu de los "hombres G", es decir de los dueños de Marsans, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán: hombres muy capaces... capaces de hacer fortuna con dinero público.
Y es que hay un momento en el que a todo gestor público le apetece librarse de un muerto al precio que sea, porque lo que distingue al gestor público del emprendedor privado es que el público trabaja con fondos públicos, como su mismo nombre indica, es decir, trabaja con el dinero de los demás.
Desde los tiempos de Carlos Arias Navarro, nadie como los "hombre G" para sacarle al Estado todo lo tangible: la ciencia de trasportes, empresa en crisis regaladas, subvenciones para reflotar la regalada empresa en crisis y defensa frente a los pérfidos sindicatos (qué malos que son los sindicatos). Y esto con la izquierda y con la derecha, O sea, que, además, son dos empresarios de lo más pluralista.
El arquetipo de esta profunda gestión empresarial llevada a cabo por los "hombres G" es Aerolíneas Argentinas (ARSA). La SEPI les regala la aerolínea de bandera argentina, lo que les posibilita que el Estado argentino les subvencione los viajes de cabotaje en régimen de cuasi monopolio y, de postre, los españoles regalamos a Marsans 760 millones de euros para echarles una mano en el difícil proceso de gestión.
Y esto es bello e instructivo, porque cinco años después, el tal proceso está en un Juzgado madrileño, con el presidente de la patronal española y su noble socio acusados de desvío de fondos públicos, estafa procesal y delito fiscal. Algo más que adecuados, porque el informe solicitado por la juez a la Agencia Tributaria concluye que Díaz y Pascual defraudaron al fisco español -o sea, a usted y a mí- la bonita cantidad de 100 millones de euros. A eso hay que añadir que el juez argentino ha remitido a su colega española el informe sobre el concurso de acreedores de ARSA, donde se dice que nuestros héroes manipularon el concurso de acreedores de ARSA, es decir, que al delito fiscal hay que añadirle la estafa procesal. Queda el desvío de fondos públicos: estamos en ello.
Bello a la par que instructivo. En cualquier país, digamos normal, si el Fisco le dice al presidente de la patronal que ha defraudado 100 millones de euros, la dimisión sería inmediata. En España no. Y no sólo eso, sino que, además, el informe de la Agencia Tributaria ha sido publicado por Hispanidad y por algún otro medio de Internet... y por nadie más. Periodistas de diarios económicos y de información general -verbigracia, el más vendido de España, El País, el líder de la prensa económica, Expansión... aunque hay más- tienen en su poder el informe del Fisco, y no han dicho esa boca es mía, ni el director de ABC, Ángel Expósito, qué pena, se atrevió a sacar el tema durante la comparecencia de Gerardo Díaz Ferrán en el casino de Madrid, el pasado miércoles 23. Es decir, que los "hombres G" de Marsans cuentan con total impunidad mediática, quizás porque sus aerolíneas y sus operadores turísticos, se anuncian con profusión en los medios. Es la ley de la mordaza. Y esto es bello e instructivo.
En cualquier caso, no lo duden: la culpa de la crisis no la tienen los empresarios privados con dinero público: la tienen los perceptores del salario mínimo interprofesional: mucho derrochador es lo que hay.
¿A que es bello e instructivo?

00 Más comentarios del lector Responder

exempleado@spanair.com23/05/2008 9:05:00

Creo que te equivocas y asi piensa tambien Igor Iglesia (LICENCIADO EN LINGUISTICA)

igoriglesias.wordpress.com

El poema es de BELTOR BRECHT.

Por lo demas me ha encantado tu comentario y como sufri en mis carnes a los G , no me queda más que decir que ni los de SAS , ni los G , en este mundo o robas o no eres nadie ....

Ni siquiera me atrevo a dar mi nombre para evitar represalias

00 Más comentarios del lector Responder

exempleado@spanair.es21/05/2008 13:05:00

A pesar de no trabajar para SPANAIR desde hace casi 3 años , me apena mucho la falta de respeto con la que los Directivos de SAS están tratando a mis ex-compañeros , realmente creo que deberiais hacer algo...

YA LO DECIA BELTOR BRECHT (perdon por la ortografia)
Primero vinieron a por los comunistas,
y yo no los defendí, porque yo no era comunista.
Después vinieron a por los judíos,
y yo no los defendí, porque yo no era judío.
Entonces vinieron a por los católicos,
y yo no los defendí, porque yo no era católico.
Finalmente vinieron a por mí,
y para entonces, ya no quedaba nadie para defenderme .....

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.