Comentarios 3

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Oscar6/07/2009 10:07:00

Enhorabuena. Y hablo desde la posición de trabajador de hotel.
La herramienta del precio es útil, pero no la única. Igual que no podemos cuantificar el coste de una cálida acogida, del cariño al tratar a un huesped, de la comprensión cuando un cliente ha tenido un problema fuera del establecimiento, tampoco el impacto de una mala impresión, de la falta de capacidad de fidelización, de los comentarios a conocidos, familiares... Nuestro producto son, en gran medida las emociones y es en ello en lo que debemos poner énfasis, de cara al cliente externo y también al interno.
Si no lo hacemos, efectivamente veremos como se refleja en la cuenta de resultados de manera desastrosa.
Saludos

00 Más comentarios del lector Responder

Ernesto6/07/2009 12:07:00

Enhorabuena Joan, ahora mismo me voy a sumar a tu blog.
Soy hotelero, trabajo en hoteles de medianas y pequeñas cadenas, desde hace más de 12 años.
Y he de decirte que tienes toda la razón, además tu forma de redactarlo es amena, didáctica, muy clara y muy concreta.
El sector está anquilosado, vetusto, oxidado, apalancado y sobre todo malformado.
El think Tank no existe.
La burbuja inmobiliaria nos ha arrastrado, ya que todos los constructores decidieron hace unos años ser hoteleros, eso sí, aplicando la filosofía del ladrillo.
Ahora el ladrillo se ha pegado el gran castañazo y detrás va el turismo, porque quieren ganar ahora con los hoteles lo que no ganan con las promociones.
Lo que pasa es que los ladrillos son una cosa y los clientes otra muy distinta.
Gracias de nuevo por tu artículo.

00 Más comentarios del lector Responder

Joan Gou i Campamar6/07/2009 17:07:00

Gracias Ernesto y Oscar,
Ernesto, el problema viene de lejos, no son los unicos actores que han enturbiado el escenario en las ultimas funciones, (alguno habra que tambien), el sector padece de males endemicos que vienen desde los incios, y que por mas que los vociferemos, no salimos del atolladero.
No se trata de tener razón ni recetas, solo es necesario que el sector se llene de lideres (vengan de donde vengan) orientados al mercado, los procesos cambiaran automaticamente.
Oscar, tu posicionamiento mas que respetable seria correcto en una situacion de mucha demanda, "pongo precio a lo que tengo", el problema es que el mercado pide zapatos y nosotros les queremos vender calcetines, se parece mucho pero no es lo mismo, y muchos siguen emperrados en publicar que ofrecen los mejores calcetines del mundo, pero los clientes quieren zapatos y algunos ante la insistencia acaban poniendose un calcetin que es lo mas parecido a un zapato, pero no nos engañemos, seguiran buscando quien les ofrezca zapatos, por mas economicos que vendamos los calcetines (espero que con este ejemplo textil se comprenda mejor), y a ver si de una vez por todqs empezamos a entender que nadie entra a comprar emociones, ni vivencias, las personas quieren disfrutar de las vacaciones, dejemos ya de hacer interpretaciones subjetivas e interesadas.
Ofrece un buen producto y un inmejorable servicio y veras como todo funciona, siempre que este orientado al mercado, no a costes como se viene efectuando.
Un cordial saludo a ambos y gracias por vuestra aportacion.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.