Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Luis Ibarretxe24/09/2009 15:09:00

Excelente Artículo de Juan y comentario de http://www.hotel-innovador.com.

Solo añádo 2 cosas:

1-En las empresas estamos llenos de "buenos administradores" y de "malos líderes", y las gentes siguen y se comprometen solo con los lideres, los administradores pasan, no dejan huellas...

2-Viví una experiencia personal hace décadas cuando en un trabajo intenso de agricultura tropical tuve que cumplir las ordenes de los Jefes (militares) con independencia del factor clima, etc. Resultado baja productividad...Al año siguiente nos dejaron organizarnos a nosotros mismos y logramos mas que triplicar los resultados, con acento en el compañerismo y humanidad, al paso que como jovenes también nos divertíamos.

00 Más comentarios del lector Responder

www.hotel-innovador.com23/09/2009 9:09:00

"Cuando hay dinero de por medio es muy difícil la libertad" dijo Torrente de Ballester. Y las empresas se organizaron en torno a la Burocracia para hacer más dinero. Cuando los entornos son estables la burocracia es una forma muy eficiente de estructura y de control. Pero los trabajadores están limitados, y su libertad acotada en el manual de servicios que dice cómo tienen que trabajar. "Cíñase al manual, y no piense más de lo establecido pues la dirección ya lo ha hecho por usted. Nuestro sistema asegurará la calidad y la eficacia de su trabajo…" El dinero, y aquella forma de gestión para maximizar el dinero hoy, a costa de mañana, reprimió la libertad, porque este objetivo entraba en contradicción con el que apostaba por las personas.

La falta de libertad trajo mediocridad en nuestro sector turístico porque el talento no se potencia sin ella. Como dijo Albert Camus, "libertad no es más que la oportunidad para ser mejor". Y en servicio, que mejor que la libertad porque sólo hay posibilidad real de mejora y más valor al cliente, a través del mejor criterio, conocimiento, pasión y buen hacer que cada uno de los empleados pudiera aplicar. Al final no hay servicio excelente sino operaciones que se acercan a tal excelencia, porque todos los trabajadores participan del análisis y las decisiones junto con los directivos. Pero la libertad sólo es posible cuando existe el liderazgo adecuado, ya que consiste en liderar, a saber, hacer mejores a los demás, en lugar de administrar personas y recursos. Confianza y humildad son dos ingredientes muy importantes para que los directivos y jefes puedan sentirse cómodos cediendo "poder". ¿Tenemos estos directivos?

Pero ya no tenemos entornos estables como hace poco. La opulencia se disipó. Hoy, ya no se abre un hotel y se garantiza un 70% de ocupación a un precio medio tan alto. Así que, aquella burocracia mecánica es ahora una barrera. Y las respuestas a estos problemas, ya no están en aquellas personas que decían cómo se tiene que trabajar. De repente, empezamos a ver que el camino pasa por pensar más, pero el mejor conocimiento llega por la suma del talento de más individuos. El talento y la creatividad vienen con la libertad.

Abrazo Juan, y gracias por sacar este tema que es clave.

info@hotel-innovador.com

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.