Nota de prensa remitida

Healthia Certification incrementa la facturación de tu hotel más de un 10%

Departamento de Comunicación RV EDIPRESS

Hoteles y alojamientos

03 de Marzo del 2017

Un estudio realizado entre octubre de 2015 y diciembre de 2016 sobre más de 9.000 menús expedidos por un hotel de cuatro estrellas de Barcelona confirma que ofrecer propuestas saludables a los huéspedes contribuye a aumentar la rentabilidad del establecimiento

Ofrecer platos saludables que mejoren el patrón alimentario, además de abaratar hasta un 20% los costes de la materia prima, consigue hacer crecer la facturación del restaurante por encima de los dos dígitos, según acaba de confirmar un reciente estudio realizado por un céntrico hotel de cuatro estrellas de Barcelona. Desde que comenzó a poner en práctica los requisitos de Healthia Certification, el primer y único sello internacional de alimentación saludable dirigido al sector turístico, el establecimiento ha conseguido diferenciar su imagen y alinearse con la que hoy día es, según la consultora Nielsen y muchos otros observatorios internacionales, la gran tendencia de consumo a nivel mundial en la restauración: la alimentación saludable.

En efecto: el impacto de la ingesta alimentaria en la salud se ha convertido en la gran tendencia a nivel mundial de 2017, muy especialmente tras la consolidación de un consumidor superinformado, según constata la consultora Nielsen en ‘Global ingredient and out-of-home dining trends 2016’. Es decir, los consumidores comienzan a valorar cada vez más que los alimentos poco saludables incrementan el riesgo de padecer determinadas enfermedades, mientras los saludables contribuyen a prevenirlas.

Sobre este particular, hasta un 70% de los encuestados –subraya Nielsen– reconocen tomar decisiones dietéticas para prevenir o ahuyentar patologías tales como el sobrepeso, la obesidad, la hipercolesterolemia, la diabetes o la hipertensión. Esta tendencia, si bien tiene un alcance planetario, se manifiesta especialmente en Europa –un 44% de los habitantes del Viejo Continente afirman limitar la cantidad de grasa, sal o azúcar en su alimentación diaria– y se relaciona con una serie de movimientos convergentes, como el auge del vegetarianismo y el deseo de sectores cada vez más amplios de la población de llevar a cabo una alimentación sostenible que privilegie los productos locales y contribuya a mejorar la salud del planeta.

Simplemente un dato: según recoge Nielsen en otro informe titulado ‘Healthy eating trends around the World 2015’, entre ocho y nueve personas de cada diez se declaran partidarias de pagar más por una alimentación saludable. Paradójicamente, “los consumidores jóvenes (y con menos recursos) son los que están dispuestos a pagar un plus que garantice ciertos atributos de salud”, resalta el documento.

Pero no acaban ahí las ventajas. En la práctica, según el estudio realizado por Healthia Certification, privilegiar las verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y frutas, tiene un impacto positivo en la rentabilidad del establecimiento, en tanto los alimentos de origen vegetal, incluso aunque sean de gran calidad, suelen resultar más económicos que los de procedencia animal. Así, “el coste de la materia prima para un menú puede llegar a ser hasta un 20% más bajo”, cuantifica el documento.

En total, sobre una oferta del 34% de platos saludables en el menú de mediodía del restaurante, los clientes del hotel certificado por Healthia eligieron más del 41% de los platos servidos identificados como saludables. “Lejos de lo que pudiera parecer –prosigue el informe–, es en los platos principales (o segundos platos) donde se ha encontrado una mayor diferencia. Para una oferta donde el 35% de los platos principales eran Healthia, éstos representaron un 51% de los platos principales vendidos”.

Es más, incluso en los meses de invierno, dónde el cuidado de la dieta no es tan evidente, los clientes continuaron eligiendo opciones saludables. En concreto, “para una oferta del 37% de platos saludables, los clientes escogieron hasta un 45% de ellos durante los meses más fríos”, puede leerse en el documento.

Otra conclusión es que cuanto mayor es el conocimiento por parte del cliente de la existencia de opciones saludables, mayor resulta la venta. Asimismo, a una mayor oferta de platos saludables, mayor es la venta de los mismos.

Pese a que los resultados del informe no pueden considerarse sorprendentes en vista de que hasta un 60% de los altos directivos de la industria alimentaria coinciden en señalar que la tendencia saludable será clave para el crecimiento del sector en los próximos años, hasta la fecha muy pocos estudios habían medido de manera tan pormenorizada el impacto de comer saludablemente en la cuenta de resultados del restaurante de un hotel.

En comparación con lo sucedido en el otoño 2015, la alimentación saludable va ganando terreno en los hoteles, como parece probar el hecho de que el diferencial de platos saludables creciera siete puntos porcentuales en relación al ejercicio anterior, un incremento que fue todavía superior en los platos principales (segundos platos), que pasaron de crecer nueve puntos porcentuales en 2015 a hacerlo un 14% a finales de 2016, según recoge el estudio realizado en el restaurante de este hotel de cuatro estrellas de Barcelona.

El progresivo aumento de personas con sobrepeso u obesidad a nivel mundial acaecido en los últimos años, el afianzamiento de una nueva conciencia ecológica en los consumidores y la evidencia de que abusamos de la sal, el azúcar, las grasas, las proteínas animales y los alimentos procesados, llevó en su momento a Healthia Certification a crear el primer sello acreditativo dirigido al sector hotelero a nivel mundial. Su objetivo es dar cauce a esta demanda a partir de un sello de calidad que garantiza que un hotel ofrece una alimentación saludable en todos sus puntos de restauración, lo que no deja de ser un plus de excelencia para los establecimientos certificados y un imán irresistible para cada vez más consumidores.