Diario 5540 26.03.2019 | 01:25
Hosteltur: Noticias de turismo
Pornoteca Tubes

Pornoteca Tubes

Nombre de usuario: noelia76 Sectores: Empresas tecnológicas País: España Provincia: Barcelona

Se fue a limpiar y a arreglar cosas. Me fui a la habitación y me puse a trabajar con el portátil. Quería despejar mi cabeza, para distraerme y no pensar en ella, porque mi rabo estaba guerrero. Hizo un descanso para tomarse un café y me pregunto si quería tomar algo, de nuevo fuimos a la cocina y tomamos un café. Nada más acabar me dijo que iba a preparar todo y que me tenía que duchar, que todo el fin de semana sin ducharme no era higiénico. Era como un día igual a los anteriores, solo había una diferencia, que llevaba una camiseta. El lavarme se desarrolló en el mismo orden, lo último el rabo. Pero esta vez en un momento dado, puse mi mano sobre la mano en la que ella tenía la esponja y la apreté contra mi rabo, marcándole el ritmo, ella giro la cabeza para un lado y con voz temblorosa me dijo, “no por favor eso no, no seas así, por favor” pero sentía perfectamente como ella había abierto un poco más su mano abarcando el grosor de mi rabo. Hubo un momento que casi me caigo y esta vez no fue fingido, ella se asustó y me hizo salir, me puso el albornoz y se salió.

Luego entro para ayudarme a ir a mi habitación. Me cambio el pijama y me ayudo a ponérmelo. Me hablaba nerviosa y con rapidez, “estás loco, no ves lo que podía haber pasado, imagínate que te hubieras resbalado y caído, yo no podría levantarte, habría tenido que llamar a alguien, no ves que podía haber sido un desastre, luego me sentiría culpable” no paraba de hablar, agarre su mano, esta vez sin esponja y la puse sobre mi duro rabo. Se quedo callada. Quería quitar la mano y aunque hacia fuerza, me daba que no la suficiente. Con mi otra mano acaricié su pelo y solté la mano que agarraba la suya, Cecilia siguio tocándome suavemente. No me miraba ni a mí ni a mi rabo, tenía gacha la cabeza y poco a poco fui notando la presión de su mano sobre mi rabo. Lo apretaba con fuerza y subía y baja su mano de forma lenta pero intensa.

Su respiración iba en aumento y su mano cogía el mismo ritmo. En algunos momentos parecía como enfadada, hacía unos ruidos guturales indescriptibles, que parecían de disgusto y daba unos apretones a mi rabo, que nadie me había hecho nunca. Era como una paja, salvaje, violenta, algo ruda en momentos. Pero que estaba logrando ponerme tremendamente cachondo. Con cierta suavidad pero con mucha decisión, agarré su pelo y moví mi mano para obligarla a levantar la cabeza, me costó y por eso tuve que ser un poco más determinante. Una vez que alzo la cabeza, sus ojos brillantes de mirada intensa se clavaron en mi rabo, que lo tenía muy cerca de su cara. Se puso a menármelo con la misma fuerza, pero con más velocidad. Mi rabo estaba casi amoratado de lo fuerte que lo agarraba y la cabeza de mi rabo parecía haber crecido.

Me tenía al borde de la locura, quise que acercara su boca a mi rabo para que me lo comiera, pero ahí si se mantuvo firme y quien afloje fui yo. Vi cómo se mordía el labio inferior, como ahora agarra el rabo con las dos manos y lo que hacía. Cuando le avise de que me corría, ella sonrió y no sé cómo lo hizo, pero estaba queriendo correrme y no podía. Hasta que ella soltó una de las manos y la corrida fue algo anormal, nunca me corrí tanto ni de esa manera. Se mancho todo, incluso la frente de ella y su pelo. Cuando creí que todo se había acabado y sin esperármelo, se lanzó con su boca a mi rabo, atrapando mi capullo y succionándolo, fue tremendo, que placer que me dio. Lo inesperado fue su reacción, le cayeron unas lágrimas, se tapó la cara con sus dos manos y salió a toda velocidad de mi habitación. Se metió en uno de los baños y me acerque para tranquilizarla.

Me tuve que callar y no decir nada porque la oí llorar. El remordimiento que me dio fue grande, pero también es verdad que me duro poco. Salió vestida con su ropa y me miro con cara desconsolada y me dijo de carrerilla, “me marcho y no volveré. Te pido que si te preguntan qué digas que era mucho trabajo para mí y que he decidido dejarlo, no podría volver porque me muero de ver porno español online vergüenza” agarre su cara con mis dos manos y con mucha suavidad, “Cecilia, no seas chiquilla. Ha pasado y eso ya no podemos borrarlo. Me comprometo a que no volveré a intentarlo. Quédate, me entristecería mucho el que por esto te fueses” y ella hora con voz más tranquila y suave me decía, “es que no sé cómo puede haber pasado, es que no lo sé. Nunca he sido infiel a mi marido, siempre nos hemos contado todo y ahora no sé qué hacer” le cogí de la mano y fuimos a sentarnos. “Mira ha sucedido porque somos personas, tenemos sentimientos y necesidades. Si se lo quieres contar a tu marido tu misma. Yo desde luego no se lo contare a nadie y se te consuela, tampoco ha sido una infidelidad, has estado a punto” se lo decía para consolarla y darle una disculpa.

Me miro incrédula y con un esbozo de sonrisa me pregunto, “¿Para ti entonces que es una infidelidad? ¿Qué más es necesario?” y con toda mi cara le respondí, “si no lo hemos hecho entero pues nada, si ni te he tocado” movía la cabeza mostrando no estar muy convencida y me soltó, “Vale, imagínate que continúo viniendo a trabajar, ¿Esto serás capaz de olvidarlo? ¿Todo sería igual que antes de haber ocurrido?” mi respuesta la dejo sin palabras. “Ni de coña lo voy a olvidar, que nadie ha sido tan buena como tu haciéndolo y no puede ser ya igual, no quiero decir que lo vaya a intentar que ya te he dicho que no volveré ni a intentarlo, ni a insinuarlo ni nada, pero lo que si habrá será por mi parte más confianza hacia ti” al final me dijo que podíamos intentarlo y ver si todo volvía a su normalidad. Antes de irse me pregunto si se le notaba, no pude aguantarme una gran risotada y ella se fue con una sonrisa y llamándome tonto.

Los siguientes días no me sobrepase con ella y no permití que me ayudara a lavarme. Ella tampoco insistió. Me quitaron todo lo de la pierna y solo me costó un poco el primer día, luego andaba con alguna pequeña molestia pero sin muletas. Una de las llamadas de Gregorio para una consulta, me recordó lo de venir a comer o a cenar algún día, como pude me escabullí con una falsa excusa. Hasta que un día al llegar a casa estaba Cecilia terminando de hacer cosas y me pidió de por favor que aceptara la invitación de su marido. Delante de ella llamé a su marido y le dije, “Oye Gregorio, mañana he logrado hacerme un hueco y si te viene bien acepto esa invitación” se puso muy contento y así quedamos. Al día siguiente fui directamente a su casa, que aunque me escape un poco antes, era una tarde para comer. Al llegar a la casa olía muy bien la comida. Gregorio iba en silla de ruedas y de tanto hablar éramos ya como amigos. La comida fue el que más hablo, se metía con su mujer en plan gracioso y también con alguna broma subida de tono, que provocaba el enrojecimiento de su cara. Lo que si me di cuenta de que fumaba mucho, incluso comiendo. Se él acabo el tabaco y le pidió a su mujer, que miro en un cajón y vio que no le quedaba. El poniendo las manos como si rezara y en plan simpático le pidió a su mujer que fuera al estanco. Con mala cara ella se fue y nada más cerrarse la puerta. Se saco un paquete de tabaco entero se encendió un cigarro.

Mi situación con Juan Carlos y su mujer sería la de buenos amigos y no rebasaría ninguna línea con su mujer. Por eso la mejor forma de quitármelos de la cabeza era enfrascándome en mi trabajo, mis estudios, pero sin descuidar como hasta ahora mi vida sexual, que mucho de lo que paso fue por eso, porque llevaba varios meses sin follar y eso aunque parezca que no, nubla el raciocinio. Ese día me pidieron que como era el primero que llegaba, fuera yo quien entrevistara a la mujer que nos había dicho la mujer del portero. Pues bien, ese día al poco de llegar a mi casa, me estaba preparando un bocadillo porque no me dio tiempo a comer nada y llamaron a la puerta, era el portero con dos mujeres. El portero Laureano de más de 55 años, descuidado físicamente, me presento a las dos mujeres, Begoña su mujer de menos de 50 o al borde de los 50, más alta que su marido y eso que llevaba calzado plano, delgada y con voluminosas tetas, estaba francamente bien, aunque vestía muy discreta. Luego me presento a Cecilia de la misma edad más o menos que su amiga Begoña, más baja que ella, con cara triste, más descuidada en su forma de vestir, que llevaba ropa como 2 o 3 tallas más grande.

Vieron la casa y luego pasamos a la cocina, donde se veía mi bocadillo encima de la mesa. La mujer del portero me dijo que eso no era una forma sana de comer y no sé porque, me vi dándoles explicaciones del porque lo del bocadillo. Nos sentamos a hablar de las condiciones y luego se marcharon, con mi compromiso de decirle algo por la noche cuando hablara con todos. Aunque podía haber decidido porque me dijeron que así lo hiciera. Me quede pensando en la mujer del portero, pero rápidamente me la saque de la cabeza recordando lo que me había dicho a mí mismo, nada de compañeras de trabajo, ni parejas de amigos ni de vecinas, en las vecinas incluía a la mujer del portero.

Acababa de dar el primer bocado al bocadillo cuando sonó el timbre de nuevo. Eran el portero y su mujer. Entraron como Pedro por su casa. Nos volvimos a sentar y entre los dos me contaron las vicisitudes por las que pasaba su amiga. Resumiendo, su marido antes le daba a la priva, se pegó un leñazo con una moto y quedo en silla de ruedas, volviéndose taciturno, pero buena persona. Habían quedado en una situación no muy boyante y ella se dedicaba a limpiar casas, los de la anterior se habían ido a vivir a otro sitio y andaba buscando nueva casa por el vecindario, para estar cerca de su casa. Me la pusieron cumlouder porno por las nubes de lo buena que era limpiando y al final les dije que sí, que podía empezar mañana. Quedamos en que empezaría a las 9 o 9,30 de la mañana y si le quedaba algo lo haría por la tarde.

Los días pasaban y la casa estaba inmaculada, todos estábamos muy contentos. Una de esas tardes que llegué pronto me encontré a Cecilia limpiando. Nos dimos las buenas tardes y le pregunte que como era que estaba a esa hora ahí. Había tenido que llevar a su marido a una revisión y por eso estaba. Me fui a quitar la chaqueta y la corbata, cuando regrese me quede alucinado. Llevaba puesta una bata azul clarita y se la vi agachada y menudas piernas y menudo culo, estaba hermosa pero quitaba el sentido y si no que se lo pregunten a mi rabo. Eso si la cara seguía estando llena de tristeza. Desde ese día se me pasaban “malos” pensamientos por la cabeza, pero acabe desechándolos, además era bastante difícil por nuestros horarios. Un fin de semana nos fuimos a jugar un partido de futbol con amigos de mis compañeros de piso y la fatalidad ¿o no? hicieron que me hicieran una falta dejándome el tobillo en algo parecido a una morcilla o a una sobrasada y también me vendaron una de las muñecas, pero me dijeron que en 3 o 4 días yo mismo me lo podía quitar, que no había sido nada, solo una torcedura sin importancia. El caso que en urgencias me dieron dos semanas de baja y moviéndome lo menos posible y con la pata en alto.

Mientras me inmovilizaban el tobillo, me vino a la cabeza Cecilia y me entro un perverso cosquilleo en el rabo. Me tocaba moverme con muletas. Recordaba que de pequeño alguna vez me hubiera gustado, tonterías de niño, ahora me venía fatal. Y llego el lunes. Cuando se fueron mis amigos, me levante como pude y me lave bien lavado, incluido los bajos que lo hice en el bidet. Luego me volví a la cama. Oí unas llaves abriendo la puerta y nada más cerrarse la puerta Cecilia dijo, “Señor Pelayo, ¿Esta despierto?” lo primero que hice fue “regañarla” de nuevo, diciéndole, “Cecilia se lo dije el otro día, no me llame de usted y hoy le digo sexmex.xxx que si lo vuelve a hacer le tendré que dar unos azotes” después de decir lo de los azotes me mordí literalmente la lengua, me había pasado. Entonces ella me pidió disculpas y me pregunto por lo que me había pasado, me ayudo a levantarme y me acompaño a la cocina para desayunar.

Me pidió disculpas pero que iba a ponerse la bata. Se quito esa horrenda ropa que llevaba, digo horrenda porque le quedaba fatal. Mientras se cambiaba me preguntaba que me gustaba desayunar y si era de café o de cola cao. Le dije que me gustaba más el cola cao. Me dijo que ahora me lo preparaba y cuando lo fue a hacer le insistí en que ella desayunara conmigo, se resistió pero al final cedió. Como le pregunte por si conocía a alguien que pidiera ayudarme en el aseo, ella sin pizca de malicia, se ofreció, que ya estaba acostumbrada con su marido y no me cobraría. Me negué con la boca pequeña y ella insistió. Al final cedi pero con el compromiso que me tendría que cobrar algo. Cuando se sentó conmigo inicie una conversación para saber más de ella y tantearla.

Ella llamo a su marido como si yo no estuviera y le dijo que me había empeñado en hablar con él, ella le respondía que no sabía el motivo, el caso que ella dijo espera que voy donde esta él. Hizo un poco de tiempo, no mucho y me paso el móvil. Nos presentamos y su voz era de una persona abatida. Le explique la proposición que le hacía. Le explique cuál era mi trabajo y que me habían salido muchos compromisos de eso, de llevar cuentas de negocios, no podía por falta de tiempo y por ciertas incompatibilidades menores. Le expliqué que no quería quedar mal con algunas de esas personas y estaba buscando alguien de confianza y que aunque no le conocía que pensé en él. Para que no se montara ninguna película rara, le dije, “Pero una cosa te quede clara, esto no es ninguna limosna ni nada de eso, yo te consigo algo y luego te lo tienes que currar tú, porque si no te mandaran a segar, eso tenlo claro” oír eso fue como si le fuera un chute de positivismo, porque me dijo que lo podía intentar. Acabo dándome las gracias y diciéndome “Ya me había dicho mi mujer que además de guapo se te veía una buena persona”

Esa misma mañana hable con uno que día sí y día también me daba la paliza para que le echara una mano, le llame y le convencí. No era mucho lo que pagaba pero algo era algo. Le dije que su mujer pasaría por la tarde a recoger todo. Su cara se ilumino por momentos. Y me decía como lo había logrado y le dije la verdad, porque estuvimos hablando de su trabajo muy similar al mío y su cabeza estaba perfecta. Nos entendimos desde el primer minuto. Ella me dijo que se iba a poner a limpiar que al final se le iba a pasar el tiempo. Yo dije que me iba a la cama, que me dolía la pierna y era verdad, que la pondría en alto. Cecilia quiso ayudarme y le dije que me apañaba yo, le pedí la silla de mi ordenador que llevaba ruedas, me senté en ella y así me desplace. Cuando lo hacia ella me dijo, “Cuando quieras te ayudo en el baño, solo avísame” mi respuesta fue, “Dentro de un rato, ah y gracias por el piropo” ella me miro extrañada y sin entender, “¿Qué piropo?” y sonriéndola le respondí, “El que me ha dicho tu marido, que te parecía guapo” ella se puso con la cara muy colorada y no supo responder.

porno tubes mas conocidos pornhub

En mi cama y solo de pensar que lleva casi 7 años sin follar o eso imaginaba yo, debía de ser el no va más. No sabía cómo enfocarlo, pero imaginaba muchas cosas y muchas situaciones, cada cual más increíble o peregrina. Sobre las 12 entro en mi habitación y me despertó porque estaba medio adormilado. Me dijo que tenía el baño preparado. Me levanté como pude y fuimos al baño, la veía xvideos como si me quisiera decir algo y no se decidía. Me hizo meterme en la ducha, que me diera la vuelta dándole la espalda. Luego me hizo levantar la pierna mala y me puso una bolsa de la basura, enrollo esparadrapo y dijo que así no se me mojaría nada. Se notaba que sabía de eso. Una vez que estuve así, me ayudo a quitarme la parte de arriba. Luego me dijo que me agarrara a la barra de seguridad que tenía la ducha.

A continuación me bajo los pantalones del pijama y me quede en pelotas, eso sí, enseñando solo el culo. En ese momento como si no tuviera importancia y de forma segura me dijo, “Oye lo que dijo mi marido de guapo es incorrecto, que no dije eso, dije que eras majo, pero refiriéndome a simpático, que no haya confusiones” y mi replica fue en plan gracioso pero provocando, “Así que no estoy bien, que soy feo, pues vaya” y ella se puso nerviosa, porque no sabía cómo salir de ese entuerto. Me reí y le dije que tranquila que era por meterme con ella. Me echo agua por la cabeza y la espalda, me enjabono bien y me paso mi esponja por todos los sitios, pero solo por la parte de atrás. Como tocaba la parte de delante, le dije que ya lo hacía yo e hice el amago, como también fingí casi una caída. Ella me dijo, “Venga no seas tonto, si es como si fueras mi hijo. Además no me voy a asustar una vez vista una vista todas” lo dijo en plan chulesco.

Me gire tranquilamente y con mucha discreción la observaba. Empezó por la parte de arriba, me lavo bien la cabeza, luego axilas, pecho, abdomen, se saltó mi rabo y se fue a mis piernas. Hasta ese momento estaba yo estaba en relax total. Todo cambió radicalmente cuando toco mi rabo. Fue como si soltara un seguro y un muelle saltase, el rabo se pegó a mi tripa. Vi los ojos de ella como se abrieron, pero en todo momento disimulo y yo lo único que dije fue, “Perdón, que corté, no sé cómo ha pasado, perdón de verdad” ella ahora como compadeciéndose de mí, me dijo, “tranquilo es normal, no te preocupes” y como si nada siguio lavándome, al final me soltó, “No sabía que los hombres os depilabais, nunca me lo imagine, es llamativo” y como me dio pie le respondí, “pues como todas las mujeres, también lo lleváis depilado” y me dijo, “¿Todas? no y bueno, ni es el sitio ni el momento para hablar de esto” igual que me abrió la puerta la cerro y de golpe. Eso si me dio un buen repaso con la esponja a mi rabo, si llega a continuar un poco más, hubiéramos tenido un pequeño incidente inevitable.

Me había dejado cachondo como un burro. Una vez que me vestí. Estuvimos hablando de todo un poco, fui conociendo más cosas de ella. Pero no dio pie a hablar de nada íntimo. Que antes salían todos las noches del fin se semana, que bailaban mucho, comidas y cenas. Que tenían dos hijos mellizos chico y chica, que están de erasmus. Me enseño fotos en su móvil de sus hijos, de su marido y me di cuenta de que ella estaba super bien. Se lo dije y ya de paso recalqué lo mal que le quedaba el vestuario que llevaba y recordé a otra mujer en un caso parecido. Al final la convencí para que el próximo día viniera de otra manera. Pasamos esa semana prácticamente igual, pocas cosas sucedieron distintas y cuando ella se iba yo me hacia un par de pajas a su salud. Había cambiado su forma de vestir pero tampoco mucho. El viernes le dije que si el lunes no llegaba más cambiada no la dejaría entrar y nos despedimos riéndonos.

El sábado y domingo recibí varias llamadas de Gregorio el marido de Cecilia, se le veía más dinámico, todas las llamadas eran por pegas que le surgían y entre los dos las solucionábamos. Cada vez que hablábamos me insistía que en el momento que pudiera andar tenía que ir a cenar a su casa un día. Ese fin de semana se presentaba largo Cesar y Mariano no estarían y suponía que Santiago y Willy estarían todo el tiempo perdidos. Pero no habían venido sus novias. El sábado comerían allí y me las presentarían. La novia de Santiago era Conchi de su misma edad, menos de 1,60, menudita, buen tipo, poco pecho y un culo interesante, respingón y lo más llamativo cara de niña buena con mirada de viciosa, lo que más me ponía en una mujer. La novia de Willy era japonesa, joven pero no sabría calcular su edad de las actrices xxx, era más alta que él, bastante más. Se llamaba Madoka que me dijeron que significaba mujer pacifica, sosegada y tranquila. A eso le añadiría tímida. Pero tenía un morbazo bestial. Desde el primer momento pensé que era mucha mujer para Willy y que no sabía llevarla. Porque ella era muy servicial y el a todo lo que ella decía le contestaba que sí, poniendo ella a la cara.

Tuvimos varias discusiones acaloradas pero de buen rollo entre nosotros, el que siempre perdía en ellas era Willy, mucho musculo pero poca personalidad. Llegamos a la noche y ellas se iban a quedar a dormir, la impresión que tenía que si no fueran las novias de mis amigos, seguro que follaría con ellas, se lo notaba o era que yo estaba más salido que el pico de una plancha. Me tenían las dos super empalmado. Ambas parejas se fueron a sus dormitorios y yo me quede en el salón, que era en el único sitio que había televisión. Antes de la media hora salió Conchi hacia el aseo, salía con una camiseta de Santiago que le hacía de vestido corto, su mirada era lujuriosa y no dejo de mirarme descaradamente. Al volver a la habitación, se paró detrás de mí y con voz bajita me dijo al oído “sabes que tarde o temprano acabaremos follando y solo espero que dures más que Santi y que el bulto que tenías antes sea tan prometedor como parecía” y luego me dio un leve mordisco en el lóbulo de mi oreja, se fue a la habitación y antes de meterse en ella, se levantó la camiseta dejando ver ese culo que era más bonito de lo que yo había pensado. Luego salió Willy hablando el solo entre dientes y se sentó en uno de los sillones, como le vi ofuscado le pregunté.

Se quedo más ofuscado y debió de pensar que era un degenerado. Me fui a dormir y me levanté el primero. Me puse a desayunar y oí venir a alguien. Era la japonesa. Venia totalmente aseada y vestida. Nada de salir como salió la noche anterior Conchi, ella venia impecable. Detrás venia Willy que dijo que bajaba a por churros diciendo que ya volvería. Seguía de mala leche. Madoka era una tentación, pero quería quitármela de la cabeza porque podría ser un gran problema. Pero soy “débil” y aun a sabiendas de que se podía montar un gran follón y tener que irme del piso, me decidí a arriesgarme. Los latidos fueron en aumento, la boca se me secaba. Le pedí si me podía echar un poco de leche del tiempo y ella se acercó a ponérmela, con mucha habilidad moví mi tazón, provocando que la leche me cayera encima. Controlándolo pero de “malas” maneras, le dije, “te libras porque no eres mi novia, que si no te daría unos buenos azotes en tu culo”, aquí venia el momento, me mandaba a la mierda y había follón con mi amigo, o no me mandaba a la mierda y era buena señal.

Sus ojos brillaron y no sabía el motivo, hasta que se disculpó casi haciendo una reverencia y se puso a limpiarme el pantalón del pijama donde había caído la leche. Al momento mi rabo ya estaba erguido y ella lo noto perfectamente, porque un pantalón de pijama no es un pantalón vaquero. Toqueteo un poco con el trapo que limpiaba y se levantó. Me puse de pie como pude y le dije serio, “¿Ya está? Pero que te has creído” me miro compungida y como no decía nada, le dije que me acompañara, no quería que nadie nos oyera. Entramos en mi habitación. Como no podía me senté en el borde de xnxx español. Me acomode y di dos golpes fuertes con mi mano en la cama para que se tumbara pero se fue a sentar y le dije, “NO, NO, de sentarte nada, te he hecho venir para darte tu merecido castigo por tírame la leche, túmbate boca abajo” cuando vi lo que hizo, comprendí que era una sumisa redomada, porque según se fue a tumbar, se levantó la falda dejando el culo a mi disposición.

Llevaba unas bragas bonitas pero grandes, las coloque metiéndolas entre sus nalgas y quedo un culo blanquísimo sin nada de estorbo. Le di el primer azote y ni se movió, luego un segundo, un tercero y así hasta un décimo, cada vez más fuerte y si se movía ligeramente ahora, soltaba leves y cortos gemidos, difíciles de escuchar porque mordía las sabanas y mi rabo estaba a tope. Lo saqué y le dije, “Ahora zorrita a chupar” y ella de un sumiso alucinante obedeció y empezó a hacer una mamada muy peculiar. Hasta que oímos a Santiago hablar a voces. Aunque ella ni se inmuto, le dije que lo dejara y que se fuera sin hacer ruido al baño. Ella me dejo atónito cuando se fue con un corto “gracias” era delirante, había sospechado que era sumisa pero no a que extremo. Me acerque a la cocina y estaban la parejita, ninguno de ellos arreglado y Conchi enseñando más de lo que debía, además de marcársele los pezones debajo de la misma camiseta de la noche anterior. Le dije como se había ido cabreado Willy y no les sorprendió. Cuando su novia se fue a ducharse, Santiago me conto más.

Se fue a limpiar y a arreglar cosas. Me fui a la habitación y me puse a trabajar con el portátil. Quería despejar mi cabeza, para distraerme y no pensar en ella, porque mi rabo estaba guerrero. Hizo un descanso para tomarse un café y me pregunto si quería tomar algo, de nuevo fuimos a la cocina y tomamos un café. Nada más acabar me dijo que iba a preparar todo y que me tenía que duchar, que todo el fin de semana sin ducharme no era higiénico. Era como un día igual a los anteriores, solo había una diferencia, que llevaba una camiseta. El lavarme se desarrolló en el mismo orden, lo último el rabo. Pero esta vez en un momento dado, puse mi mano fakings sobre la mano en la que ella tenía la esponja y la apreté contra mi rabo, marcándole el ritmo, ella giro la cabeza para un lado y con voz temblorosa me dijo, “no por favor eso no, no seas así, por favor” pero sentía perfectamente como ella había abierto un poco más su mano abarcando el grosor de mi rabo. Hubo un momento que casi me caigo y esta vez no fue fingido, ella se asustó y me hizo salir, me puso el albornoz y se salió.

Luego entro para ayudarme a ir a mi habitación. Me cambio el pijama y me ayudo a ponérmelo. Me hablaba nerviosa y con rapidez, “estás loco, no ves lo que podía haber pasado, imagínate que te hubieras resbalado y caído, yo no podría levantarte, habría tenido que llamar a alguien, no ves que podía haber sido un desastre, luego me sentiría culpable” no paraba de hablar, agarre su mano, esta vez sin esponja y la puse sobre mi duro rabo. Se quedo callada. Quería quitar la mano y aunque hacia fuerza, me daba que no la suficiente. Con mi otra mano acaricié su pelo y solté la mano que agarraba la suya, Cecilia siguio tocándome suavemente. No me miraba ni a mí ni a mi rabo, tenía gacha la cabeza y poco a poco fui notando la presión de su mano sobre mi rabo. Lo apretaba con fuerza y subía y baja su mano de forma lenta pero intensa.

Su respiración iba en aumento y su mano cogía el mismo ritmo. En algunos momentos parecía como enfadada, hacía unos ruidos guturales indescriptibles, que parecían de disgusto y daba unos apretones a mi rabo, que nadie me había hecho nunca. Era como una paja, salvaje, violenta, algo ruda en momentos. Pero que estaba logrando ponerme tremendamente cachondo. Con cierta suavidad pero con mucha decisión, agarré su pelo y moví mi mano para obligarla a levantar la cabeza, me costó y por eso tuve que ser un poco más determinante. Una vez que alzo la cabeza, sus ojos brillantes de mirada intensa se clavaron en mi rabo, que lo tenía muy cerca de su cara. Se puso a menármelo con la misma fuerza, pero con más velocidad. Mi rabo estaba casi amoratado de lo fuerte que lo agarraba y la cabeza de mi rabo parecía haber crecido.

Me tenía al borde de la locura, quise que acercara su boca a mi rabo para que me lo comiera, pero ahí si se mantuvo firme y quien afloje fui yo. Vi cómo se mordía el labio inferior, como ahora agarra el rabo con las dos manos y lo que hacía. Cuando le avise de que me corría, ella sonrió y no sé cómo lo hizo, pero estaba queriendo correrme y no podía. Hasta que ella soltó una de las manos y la corrida fue algo anormal, nunca me corrí tanto ni de esa manera. Se mancho todo, incluso la frente de ella y su pelo. Cuando creí que todo se había acabado y sin esperármelo, se lanzó con su boca a mi rabo, atrapando mi capullo y succionándolo brunoymaria.com, fue tremendo, que placer que me dio. Lo inesperado fue su reacción, le cayeron unas lágrimas, se tapó la cara con sus dos manos y salió a toda velocidad de mi habitación. Se metió en uno de los baños y me acerque para tranquilizarla.

Me tuve que callar y no decir nada porque la oí llorar. El remordimiento que me dio fue grande, pero también es verdad que me duro poco. Salió vestida con su ropa y me miro con cara desconsolada y me dijo de carrerilla, “me marcho y no volveré. Te pido que si te preguntan qué digas que era mucho trabajo para mí y que he decidido dejarlo, no podría volver porque me muero de vergüenza” agarre su cara con mis dos manos y con mucha suavidad, “Cecilia, no seas chiquilla. Ha pasado y eso ya no podemos borrarlo. Me comprometo a que no volveré a intentarlo. Quédate, me entristecería mucho el que por esto te fueses” y ella hora con voz más tranquila y suave me decía, “es que no sé cómo puede haber pasado, es que no lo sé. Nunca he sido infiel a mi marido, siempre nos hemos contado todo y ahora no sé qué hacer” le cogí de la mano y fuimos a sentarnos. “Mira ha sucedido porque somos personas, tenemos sentimientos y necesidades. Si se lo quieres contar a tu marido tu misma. Yo desde luego no se lo contare a nadie y se te consuela, tampoco ha sido una infidelidad, has estado a punto” se lo decía para consolarla y darle una disculpa.

Me miro incrédula y con un esbozo de sonrisa me pregunto, “¿Para ti entonces que es una infidelidad? ¿Qué más es necesario?” y con toda mi cara le respondí, “si no lo hemos hecho entero pues nada, si ni te he tocado” movía la cabeza mostrando no estar muy convencida y me soltó, “Vale, imagínate que continúo viniendo a trabajar, ¿Esto serás capaz de olvidarlo? ¿Todo sería igual que antes de haber ocurrido?” mi respuesta la dejo sin palabras. “Ni de coña lo voy a olvidar, que nadie ha sido tan buena como tu haciéndolo y no puede ser ya igual, no quiero decir que lo vaya a intentar que ya te he dicho que no volveré ni a intentarlo, ni a insinuarlo ni nada, pero lo que si habrá será por mi parte más confianza hacia ti” al final me dijo que podíamos intentarlo y ver si todo volvía a su normalidad. Antes de irse me pregunto si se le notaba, no pude aguantarme una gran risotada y ella se fue con una sonrisa y llamándome tonto.

Los siguientes días no me sobrepase con ella y no permití que me ayudara a lavarme. Ella tampoco insistió. Me quitaron todo lo de la pierna y solo me costó un poco el primer día, luego andaba con alguna pequeña molestia pero sin muletas. Una de las llamadas de Gregorio para una consulta, me recordó lo de venir a comer o a cenar algún día, como pude me escabullí con una falsa excusa. Hasta que un día al llegar a casa estaba Cecilia terminando de hacer cosas y me pidió de por favor que aceptara la invitación de su marido. Delante de ella llamé a su marido y le dije, “Oye Gregorio, mañana he logrado hacerme un hueco y si te viene bien acepto esa invitación” se puso muy contento y así quedamos. Al día siguiente fui directamente a su casa, que aunque me escape un poco antes, era una tarde para comer. Al llegar a la casa olía muy bien la comida. Gregorio iba en silla de ruedas y de tanto hablar éramos ya como amigos. La comida fue el que más hablo, se metía con su mujer en plan gracioso y también con alguna broma subida de tono, que provocaba el enrojecimiento de su cara. Lo que si me di cuenta de que fumaba mucho, incluso comiendo. Se él acabo el tabaco y le pidió a su mujer, que miro en un cajón y vio que no le quedaba. El poniendo las manos como si rezara y en plan simpático le pidió a su mujer que fuera al estanco. Con mala cara ella se fue y nada más cerrarse la puerta. Se saco un paquete de tabaco entero se encendió un cigarro.

Pues no había más que decir. Esta madurita me estaba poniendo cada vez más cachondo. Estaba convencido de que quería pero tenía tantos prejuicios o una educación tan estricta que le hacía decir que no, lo que alimentaba en mi muchas más ganas y más después de oír a su marido lo caliente que decía que era y esos 7 años en blanco. Por la noche recibí una llamada de Cecilia lo cual me extraño mucho, me dijo, “escucha por favor que no tengo mucho tiempo, que he bajado la basura y he aprovechado para llamarte. Gregoria se ha enfadado mucho por anular la cena, aunque no le he dicho, que te lo había contado ni que habíamos hablado de ello. Te pido dos favores, que vengas a la cena y que me jures que no intentaras nada. Así él se quedará tranquilo, porque me dice que por lo menos cenemos y que vea si cambio de opinión. ¿Me lo juras?” todo lo había dicho de retahíla sin respirar, mi contestación, “Vale iré a la cena y lo único que te puedo jurar, es que no iré con la intención de hacer nada, es más, en cuanto acabe la cena me marchare” note su alivio, como se relajaba su respiración y me dio las gracias.

cta que le hacía decir que no, lo que alimentaba en mi muchas más ganas y más después de oír a su marido lo caliente que decía que era y esos 7 años en blanco. Por la noche recibí una llamada de Cecilia lo cual me extraño mucho, me dijo, “escucha por favor que no tengo mucho tiempo, que he bajado la basura y he aprovechado para llamarte. Gregoria se ha enfadado mucho por anular la cena, aunque no le he dicho, que te lo había contado ni que habíamos hablado de ello. Te pido dos favores, que vengas a la cena y que me jures que no intentaras nada. Así él se quedará tranquilo, porque me dice que por lo menos cenemos y que vea si cambio de opinión. ¿Me lo juras?” todo lo había dicho de retahíla sin respirar, mi contestación, “Vale iré a la cena y lo único que te puedo jurar, es que no iré con la intención de hacer nada, es más, en cuanto acabe la cena me marchare” note su alivio, como se relajaba su respiración y me dio las gracias.

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.