La Secretaría (ministerio) de Transportes de Estados Unidos junto a la Agencia Federal de Aviación (FAA) ha anunciado la apertura de una investigación a fondo sobre la seguridad del Boeing 787 Dreamliner, en la que colaborará estrechamente el fabricante Boeing que se manifiesta "confiado" en su producto, pese a que la semana pasada fueran reportados cinco incidentes con sendos aparatos de su nuevo modelo estrella que han motivado la decisión. Este domingo, otro de estos aviones de la aerolínea japonesa Japan Airlines (JAL) ha registrado por segunda vez una fuga de combustible.

El secretario de Transporte de EEUU, Ray LaHood; el director de la FAA, Michael Huerta; y el presidente de la división de aviones comerciales de Boeing, Ray Conner, dieron los detalles de la inspección en una conferencia de prensa el viernes.

La revisión que el gobierno hará de los 787 de Boeing tras los incidentes de últimos días supondrá una “inspección a fondo” tanto del diseño de la aeronave como de los procesos de producción, según indicó LaHood, agregando que “la seguridad es nuestra prioridad, por lo que asumimos esta responsabilidad como la más seria”.

El Boeing 787 ya registró un incedndio y problemas técnicos durante sus vuelos de prueba.
El Boeing 787 ya registró un incedndio y problemas técnicos durante sus vuelos de prueba.

Huerta explicó que un grupo de expertos “evaluará todos los sistemas críticos” en el avión. “Es una nueva aeronave con muchas innovaciones y muy avanzado tecnológicamente. Por ello, desde el primer día trabajamos al lado de Boeing para asegurarnos que era seguro y seguimos creyendo que lo es”, matizó.

“Se pondrá el énfasis en los sistemas eléctricos del avión, así como en los procesos de interacción entre estos sistemas y los mecánicos”, continuó el director de la FAA.

A pesar de estar anunciando una investigación, tanto LaHood como el director de la FAA señalaron que mantienen “su confianza” en el B787 y el primero aseguró incluso que “no tendría ninguna reserva” en volar en un avión de este modelo.

Incidentes en serie

La intervención del gobierno estadounidense se produce después de que el lunes, una batería de litio de un 787 de Japan Airlines que se encontraba parado en el aeropuerto de Boston, sin nadie a bordo, se incendiara, mientras que al día siguiente, el vuelo de otro 787 fue retrasado al encontrársele una fuga de combustible.

El miércoles, la aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) canceló un vuelo doméstico de otro Boeing 787 por “problemas con los frenos”, según la compañía.

Finalmente, el viernes en Japón tuvieron lugar los dos incidentes más recientes: Japan Airlines canceló otro de sus vuelos operado por un avión 787 por la rotura del vidrio de la cabina de los pilotos y otro fue retrasado por presentar un escape de aceite. Ambos aviones completaron posteriormente sus vuelos sin más problemas.

No son, sin embargo, los primeros. El pasado 4 de diciembre, un vuelo de Houston a Newark, Nueva Jersey, de United Airlines -por el momento, la única compañía estadounidense que utiliza los Dreamliners- efectuó un aterrizaje de emergencia por un fallo en sus generadores de energía. El 13 de diciembre, Qatar Airways dijo que había hecho aterrizar uno de sus tres aviones 787 debido al mismo problema experimentado por el de United. Y el 17 del mismo mes, según ha admitido United, otro de sus B787 había tenido inconvenientes eléctricos.

La serie de incidentes de la semana pasada se inició en un Boeing 787 de Japan Airlines, en el Aeropuerto de Boston.
La serie de incidentes de la semana pasada se inició en un Boeing 787 de Japan Airlines, en el Aeropuerto de Boston.

Las dos compañías japonesas, ANA y JAL, que iniciaron una inspección propia de sus respectivas flotas de este modelo, han encargado 111 aviones del modelo Boeing 787. La construcción de un tercio de ellos fue confiada a empresas niponas.

 “Nos pondremos a disposición del gobierno para esta revisión”, señaló el presidente de la división de aviones comerciales de Boeing, rechazando que los incidentes que se han registrado pudieran ser achacados a “prisas en la producción” o debido a la subcontratación. Agregó que esos incidentes “no eran en absoluto excepcionales tratándose de un nuevo avión. Todos los nuevos aviones comerciales presentan, al principio, problemas similares”, explicó Conner,  

Por su parte, el vicepresidente de la división e ingeniero en jefe del programa 787, Mike Sinnett, insistió en el respaldo de la empresa al Boeing 787 y a "su concepto", reiterando que en todo nuevo programa, surgen problemas durante el primer y el segundo año de uso. "En amplia medida, el 787 tiene un comportamiento similar al que presentó el B777 cuando entró en servicio" en 1995, según observó. El 787 ya presentó incendios y problemas técnicos durante sus vuelos de prueba.

Hace 15 meses, en septiembre de 2011, ANA recibió con tres años de retraso el primer Boeing 787 Dreamliner, un aparato fabricado en un 50% con materiales compuestos que lo hacen más ligero y eficiente en el gasto de combustible. Actualmente, tiene 54 compañías, entre ellas, la española Air Europa, son clientes del B787.

69 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
AccederRegistrarse
noticia 127420_investigacion-al-boeing-787-cinco-incidentes-semana.html 3 84878 00