El incremento de la demanda en los mercados emisores europeos y la compleja coyuntura geopolítica hacen prever una temporada 2011 satisfactoria para los hoteles españoles. Sin embargo, ¿qué medidas a medio y largo plazo favorecerán ocupaciones por encima de la media? Un debate en la Comunidad Hosteltur apunta que los hoteles que sean "garantía de entretenimiento" tendrán sin duda más clientes.

Complejo de vacaciones Club Mac, resort Todo Incluido en Mallorca.
Complejo de vacaciones Club Mac, resort Todo Incluido en Mallorca.

En 2011, los segmentos con mayor proyección en mercados emisores como Alemania serán los cruceros, el All Inclusive y el turismo urbano, según se apuntó durante la feria turística ITB de Berlín que tuvo lugar a principios de marzo. "La fidelización es la clave del nuevo ciclo en el que nos encontramos", explicó Manuel Butler, director de la Oficina Española de Turismo (OET) en Berlín.

De hecho, en la ITB se supo también que numerosos hoteles de las playas de Turquía ya tienen vendidas el 90% de sus plazas para el verano. "Turquía tiene establecimientos espectaculares, con grandes habitaciones, piscinas enormes, servicios de All Inclusive y Ultra All Inclusive... Y todo esto a un precio de venta al público que no es mucho más barato que en España para el consumidor. Aunque el coste laboral allí es otro, claro", explicaba Manuel Morales, vicepresidente de contratación de hoteles del turoperador alemán Rewe, en un debate organizado por la OET.
 
Ahora bien, Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera española Cehat, apuntó en el mismo debate que "Alemania nos está pidiendo All Inclusive en todas partes, pero encerrar clientes en un resort nos puede convertir en un commodity. Hay muchas personas que buscan el valor añadido de España".

El mismo debate ha saltado también a la Comunidad Hosteltur, gracias a un post escrito por Ignacio Gil, consejero delegado de la empresa de animación Acttiv Leisure Projects. "No vendemos camas, ni medias pensiones, ni Todo Incluido... Vendemos interacción con el cliente, alegría, descanso, cultura, participación, gastronomía, medio ambiente, seguridad, salud, fantasía. Experiencias. Imposibles de realizar sin la mediación de las personas y el entorno".

Aunque según apunta Irving Ribot, director de animación de Med Playa Hoteles, "muy pocos ejemplos veo de hoteles o cadenas hoteleras con actitud pro-activa hacia el ocio en sus propias instalaciones. Casi diría que nos hemos acostumbrado a ser un servicio cama-comedor-bar y el resto de necesidades que el cliente se busque la vida como pueda".

¿Entonces el auge del todo incluido es porque es un producto de precio cerrado que gusta a los consumidores o es porque es un producto que garantiza el entretenimiento?

Desfile de trajes de baño organizado en el hotel W de Barcelona.
Desfile de trajes de baño organizado en el hotel W de Barcelona.

El concepto "garantía de entretenimiento" no es nuevo. Salvador Antón, profesor de la Universidad Rovira i Virgili, en sus trabajos y libros que analizan las razones del éxito de los parques temáticos, ya se había referido con anterioridad a esta fórmula vinculada a la industria turística.

De hecho, podríamos preguntarnos por qué en 2011 los segmentos con mayor proyección serán los cruceros, el All Inclusive y el turismo urbano. ¿Sólo por precio? ¿No será que los consumidores quieren también estar seguros de que vivirán experiencias diferentes a las de unas vacaciones convencionales?

"Creo que sí: si los hoteles son garantía de entretenimiento tendrán más clientes. Pero, sobre todo, si este entretenimiento los diferencia con respecto a su competencia, este posicionamiento puede ser un factor de decisión", dice Irene Andrés, Community Manager de Acttiv. Y pone como ejemplo el Club La Santa de Lanzarote.

Y en este sentido, Irving Ribot expone "otro ejemplo palpable de que un sistema de entretenimiento y ocio para Todo Incluido, bien gestionado, puede funcionar y ayudar a formar un producto bueno bajo cualquier circunstancia. ¿Quién imaginaría que en Benidorm, con tanta oferta de ocio sobretodo para británicos, un hotel vendería T.I. y tendría con tanto éxito? Nadie en su sano juicio lo haría pero el ejemplo está ahí, nuestro Hotel Flamingo Oasis en Benidorm".

Ignacio Gil apunta otro ejemplo: Club Mac en Mallorca. En cualquier caso, añade, "la mayor presencia del cliente en el establecimiento debería suponer una mejor oferta de ocio a todos los niveles pero, lamentablemente, no siempre es así. En muchos casos el concepto T.I. se ha desvirtuado a unos niveles casi patéticos y los precios que se manejan dan para bastante poco con lo que lo primero que se sacrifica es, justamente, el ocio y el entretenimiento".

"Si los hoteles fueran garantía de entretenimiento y éste se ajusta a las expectativas del cliente, sin duda, mejorarían sus niveles de ocupación. Se trata de un trabajo que requiere de una estrategia, disciplina y recursos", concluye Gil.

8 1

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
AccederRegistrarse
noticia 151300_tendrian-clientes-hoteles-si-fueran-garantia-entretenimiento.html 3 73395 00