Indonesia: Asciende a 190 el número de muertos y 300 heridos en el atentado de Bali

Al menos 190 personas murieron y otras 300 resultaron heridas en el atentado con coche-bomba perpetrado la noche del sábado en la isla turística indonesia de Bali, según un nuevo balance facilitado por los servicios de socorro.

Al menos 190 personas murieron y otras 300 resultaron heridas en el atentado con coche-bomba perpetrado la noche del sábado en la isla turística indonesia de Bali, según un nuevo balance facilitado por los servicios de socorro. Según fuentes de los servicios de socorro en Denpasar, capital de la provincia de Bali, del total de muertos, 188 personas perecieron durante la explosión que destruyó una discoteca y un restaurante en un barrio frecuentado por turistas extranjeros. Los otros dos, turistas de nacionalidad australiana, fallecieron hoy, uno de ellos en el hospital y el otro cuando estaba siendo trasladado por el Ejército australiano desde Bali hasta Darwin (norte de Australia). Las autoridades han confirmado oficialmente que al menos 13 de las víctimas mortales son turistas australianos, otros 110 turistas de esta nacionalidad se encuentran heridos y 220 desaparecidos. Por su parte, las autoridades de Nueva Zelanda revelaron que dos ciudadanos de ese país se cree se encontraban en la discoteca de Kuta el sábado por la noche en el momento del siniestro, y aún no han podido ser localizados. Los aeropuertos de Darwin, en el norte, y de Perth, en el oeste, estuvieron repletos el domingo de familiares de australianos que resultaron heridos, o ilesos, en el atentado que fueron evacuados a su país en vuelos especiales. Las emisoras de televisión ofrecieron constantemente imágenes de la llegada a esos aeropuertos de los heridos de distinta consideración, donde se produjeron escenas muy emotivas. Las autoridades indicaron que algunos de los afectados se encuentran en condiciones de extrema gravedad. La mayoría de los heridos fueron trasladados directamente, nada más aterrizar los aviones, a las unidades de quemados de los hospitales. Algunos de los testigos que regresaron a Australia relataron que en Bali los heridos se amontonan en los pasillos de los hospitales, que no cuentan con unidades de quemados ni con los medios necesarios para atenderles debidamente. Australianos que resultaron ilesos, y que también llegaron en distintos vuelos a lo largo del domingo, han empezado a ofrecer sus testimonios a los oficiales de la policía y de los servicios secretos, que esperan ayudar a esclarecer las claves de este ataque terrorista, el más grave de los registrados en los últimos años en Indonesia. Los testigos dijeron también que en el aeropuerto internacional de Bali, Ngurah Rai, se agolpan numerosos turistas extranjeros que esperan para embarcar en un vuelo que les lleve de vuelta a casa, aunque otros muchos siguen vagando por las calles de Kuta y no han decidido si permanecer en la ciudad o volver de inmediato a sus países. Mientras, el primer ministro australiano, John Howard, ha pedido a Indonesia que acepte toda la ayuda internacional necesaria para enfrentarse al problema, y ha convocado una reunión del Comité de Seguridad Nacional para decidir cómo revisar el nivel de seguridad de sus embajadas en todo el mundo. Las autoridades australianas ratificaron que el ataque puede ser obra del grupo terrorista Jemaah Islamiya, considerado el brazo de Al Qaeda en el Sureste Asiático. Por otra parte, la isla de Bali, principal destino turístico de Indonesia, es el primer enclave de la expansión de Sol Meliá fuera de España, pues cuando esa empresa decidió expandirse en 1987, posó su mirada sobre Indonesia, concretamente sobre la isla de Bali, con un tamaño ligeramente superior al de la isla balear de Mallorca. La primera empresa hotelera de España, Latinoamérica y Caribe abría las puertas del Bali Sol, a un paso de la playa de Nusa Dua, al sur de la isla. Su ubicación es estratégica tanto por el paraje como por sus conexiones. A diez kilómetros del aeropuerto nacional, a 35 de la capital administrativa de la isla –Denpasar-, y a sólo doce minutos del principal núcleo comercial: Kuta. Después de esta experiencia inicial, Sol Meliá se implantó en el norte, en la localidad de Lovina, y en Benoa. En este último paraje se eleva el Meliá Benoa, un cinco estrellas situado junto a la playa de Tanjung. La compañía mallorquina, única empresa hotelera española con intereses en Indonesia, cuenta con un total de siete establecimientos a lo largo de su geografía. Este país se ha convertido en el trampolín para esparcirse por todo el continente asiático. Fuentes de la cadena hotelera explicaron ayer a DIARIO de MALLORCA que la firma continuará apostando por Asia, y por Bali en concreto, pese al atentado terrorista que arrasó el centro de Kuta. "El turismo es una industria muy sensible a este tipo de sucesos, pero también la gente se olvida de ellos con relativa facilidad", señalaron las mismas fuentes. Asimismo subrayaron que es un lugar caracterizado por la calma y, por tanto, no existen razones para que hechos como el suscitado el sábado vuelvan a repetirse. En los últimos años la inestabilidad política, social y económica que sacudió a Indonesia había respetado a su pequeña isla. Era el oasis en mitad del caos nacional. Su población, de mayoría hindú, ha sido determinante para suministrar un sosiego del que era ajeno el resto del Estado. La caída de Suharto, la convulsa presidencia de Abdurrahman Wahid y los conflictos separatistas resonaban en la lejanía. Pese a las vacilaciones del país, el pasado año más de dos millones y medio de turistas visitaron Indonesia, un porcentaje que se encuentra un punto por debajo de la cifra registrada en 2000. Ante el atentado terrorista en la isla de Bali, el mayor operador turístico mundial, el consorcio alemán TUI, anunció ayer la suspensión de sus vuelos a Indonesia previstos para los próximos días. Bali es un destino muy requerido por los turistas europeos, señaló un portavoz de la compañía en Hannover. A través de TUI viajaron el año pasado 10.000 turistas a la isla indonesia. Ninguno de los 200 viajeros de TUI que actualmente están en Bali habrían sufrido las consecuencias del ataque, dijo el portavoz de la empresa. TUI organizó el año pasado viajes para un total de 22 millones de clientes de 15 países europeos. La agencia de viajes Thomas Cook informó por su parte en Fráncfort que un turista alemán que se trasladó a Bali contratando un paquete turístico de esa empresa ha resultado herido, en tanto que otro se considera desaparecido. Por su parte, la embajada de España en Indonesia recomienda a los turistas españoles que tienen planeado pasar sus vacaciones en Bali que se abstengan de hacerlo de momento. (Información redactada por HOSTELTUR a partir de despachos de agencias llegaos a nuestra redacción y otras informaciones tomadas de la prensa diaria.) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.