El Patronato consensua con el sector el nuevo sistema

La Alhambra cede ante las agencias y modificará su sistema de entradas


El Patronato de la Alhambra y el Generalife modificará este año su actual sistema de distribución de entradas con una nueva normativa, consensuada con el sector, que permitirá a las empresas autorizadas vender los pases reservados con hasta tres meses de antelación en un único canal. Cabe recordar que CEAV criticó el actual sistema.

Así lo ha adelantado el director del Patronato, Reynaldo Fernández, después de que la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) criticara el sistema de gestión de entradas y lo considerara un "obstáculo" para el crecimiento turístico andaluz que ha provocado que Granada salga de algunos circuitos de visitas.

Fernández ha detallado que se cambiará la normativa tras un diálogo con el sector turístico, con el que se ha consensuado el nuevo método, que estará operativo a principios de otoño y antes de que se inicie el curso académico. El director de la Alhambra ha abogado, desde su visión como historiador, por analizar los actuales datos para comprender las necesidades de conservación del monumento, el más visitado del país.

Ha explicado que actualmente hay 400 empresas autorizadas para solicitar las entradas, una cifra que se incrementa con dos nuevas firmas cada semana, lo que unido al limitado aforo de la Alhambra provocaría que si todas solicitan pases para el mismo día pudieran adquirir un máximo de siete, "y si crecen a ese ritmo, menos".

El director de la Alhambra ha invitado al sector a reflexionar sobre la sostenibilidad de un crecimiento "tan exponencial" y debatir sobre los problemas de fondo del monumento, que ha considerado residen en saber cómo compaginar el aspecto turístico y el crecimiento en ciudades sensibles como Granada, Córdoba o Sevilla.

El nuevo modelo permitirá solicitar las entradas para ponerlas a la venta con tres meses de antelación y abonarlas hasta en siete días, una ampliación de plazo ya que actualmente las empresas distribuidoras deben pagarlas en plazos inferiores, incluso de un máximo de doce horas, lo que con frecuencia provocaba la pérdida de entradas.

Además, se articulará un único canal para la distribución, una de las demandas del sector, para controlar un aforo que es limitado por cuestiones de conservación pero también por la vigilancia de la Unesco al tratarse de un bien Patrimonio de la Humanidad.

Fernández ha descartado la petición del sector de reducir el tiempo de las visitas para poder incrementar la cantidad de turnos y ha recalcado que no es viable ni la "visita exprés ni el maratón" para conocer los palacios.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.