Un post de Arturo Crosby

¿Por qué el turismo rural sigue vendiendo camas...?

... Si los clientes compran productos y experiencias

¿Qué es lo que venden los alojamientos rurales? Se sabe que la cama no juega ningún papel prioritario y sin embargo basta con observar webs, folletos promocionales y demás material publicitario para comprobar que es la cama (concepto de alojamiento) lo que se utiliza como principal motivación de viaje. ¿Cuándo va a cambiar este concepto? Es lo que se pregunta Arturo Crosby en este post, ¿Por qué siguen vendiendo camas si el cliente compra experiencias?

¿Por qué el turismo rural sigue vendiendo camas...?¿Por qué el turismo rural sigue vendiendo camas...?

Es evidente, que si se aplica la ley del mercado o la del sentido común, seria una incongruencia seguir vendiendo o mas bien tratando de vender algo, que la demanda no busca.

Se han puesto a pensar y ya no menciono reflexionar, sobre lo que realmente un cliente de turismo rural (y en general de turismo) busca, le motiva viajar, quiere o desearía encontrarse, cuando viaja a un lugar turístico?

Pues tengan seguridad, que muy pocos, están pensando en una cama o una habitación de un alojamiento turístico, salvo aquellos, que tengan una singularidad, tal, que prácticamente sea un alojamiento casi endémico, cuestión muy difícil y dudosa, en el tiempo, al menos esa singularidad, pueda durar más de unos meses (por lo que dejaría ser endémico)

Ayer precisamente, hablando con un equipo creativo y de comunicación, me comentaban que estaban asombrados de este sector, que todavía utiliza conceptos y técnicas, completamente trasnochadas, por no decir primitivas o caducas. No comprendían, como en promoción y publicidad, se insiste en vender algo que no se busca, como es en los alojamientos, las camas.

Ya dije en editoriales pasadas, que basta con calcular como un visitante gasta sus 24 horas de estadía, en un sitio objetivo. ¿Qué porcentaje de esas horas, esta realmente en la cama? ¿Cómo se valora, en función de su prioridad o importancia? ¿Cuánto pagaría de mas o de menos, por una cama determinada, dentro del coste de un producto turístico? En definitiva, ¿qué valor o rol, juega este elemento, en el proceso de decisión de la compra?

Creo que las respuestas, son bien conocidas, por cualquier profesional, técnico, empresario,…del sector, pero tomando la última pregunta, se sabe que no juega ningún papel prioritario y sin embargo basta con observar webs, folletos promocionales y demás material publicitario, para comprobar que es la cama (concepto de alojamiento) lo que se utiliza, como principal motivación de viaje, ya que es lo que suele ofrecerse y destacarse, de diferentes maneras o formatos.

Todavía recuerdo, el ruido de fondo, que solía o quizás suele producirse, en muchos turistas, cuando viajan por el medio rural: “aburrimiento”. Si, suena fuerte e incluso desagradable y por supuesto palabra que debería estar prohibida, pero no se han preguntado alguna vez, porque la estancia en estos destinos, es tan corta y sin embargo en otros (urbanos, sol y playa, etc…) es mucho más larga?

El precio no es el factor determinante, decir  que no hay nada que hacer, sería casi un síntoma de ignorancia, la hospitalidad o atención, tampoco, porque suele ser incluso mejor que en otras ofertas turísticas….Pues sería bueno reflexionar y replantearse, los fallos en el proceso de “producción y comunicación”, ya que a diferencia de otros sectores productivos, en este, a lo máximo que se ha llegado es a definir algún producto turístico y la verdad, solo en algunas ofertas.

Ya se que la experiencia es una palabra de moda, y ahora en turismo, pero es mas un palabra que un hecho, porque esta vacía de contenido y se sigue ofreciendo lo mismo.

Déjenme terminar con un ejemplo. Se sabe que el turismo internacional, podría duplicar la ocupación anual de los destinos rurales, naturales,….pero de verdad se imaginan que un cliente, pueda hacer 1.000 o 3.000 km, desde su punto de origen, motivados por la cama que se les ofrezca?

Y cuando menciono cama, es en el sentido genérico “ el dormir en una alojamiento turístico”. Hace años, se decía, que poca gente con capacidad de compra, preguntaba por los cuartos de baño, si eran compartidos, si tenían agua caliente, etc…porque era algo esperado y porque nadie de este mercado, necesitaba una cama o un baño, porque no lo tuviese en su casa. Pues ¿por qué comprar algo que ya tiene uno?

Quizás no sea el mejor ejemplo, pero creo que es una caricatura sencilla, de uno de los principales errores que se cometen en el proceso productivo y mas aun en el de comunicación turística.

Un cordial saludo

 

Comentarios 8

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

ino19/07/2011 9:07:14

No estoy de acuerdo en parte de tu escrito.

Creo que el Turismo Rural ofrece mucho mas q el Turismo de Costa,porque puede atraer a microsegmentos muy variados y por supuesto la Cama,tambien es importante,porque dentro de la demanda hay una parte que quiere eso.

No es cierto que la ocupacion del Turismo Rural sea tan baja,creo que es normal ya que muchas veces se personalizan demasiado los datos o estos estan adulterados.

Turismo Internacional? la baja ocupacion de Turistas de otros paises tiene mucho que ver con un problema de destinos,si no saben que existe dificilmente pueden llegar,cuando hay una buena promocion llegan.

El problema es mas de la Administracion que de los Alojamientos,crear un destino y darlo a conocer es mision suya.Sobre todo porque implica actuar sobre los territorios y claro esta,esa no es mision nuestra.

Y por supuesto la dispersion del sector,el bajo numero de "camas" ese es un problema de dificil resolucion.

Esta comprobado que un pequeño complejo de entre 20 o 30 camas bien gestionado obtiene un buen resultado.Nada que envidiar al Turismo de Costas.

La razon,que puede disponer de mayor atencion que una casa rural atendida en momentos libres.

Quizas porque el Turista que quiere "andar solo" es poco y todos queremos ser bien atendidos,algo que en casas rurales de pequeña dimension o con sus propietarios viviendo a 1000km es imposible.

Mal que le pese a muchos el modelo ideal es el que se parece al maximo al modelo que los Turistas estan acostumbrados ya que el Turista Rural como tal no es "especie unica".

Saludos Arturo y animo que sobreviviremos!

00 Más comentarios del lector Responder

Ignacio Montojo19/07/2011 10:07:45

No estoy de acuerdo. Esa apreciación del baño o de la cama es asumida por el cliente de hotel como algo que debería estar superado. Sin embargo, si se siguen vendiendo camas arraposas y baños antiguos y sucios, estos elementos pasan a convertirse en elementos de diferenciación, y por tanto objeto de foto y publicidad. Personalmente como cliente busco estos dos factores en las fotos cuando tengo que elegir.

00 Más comentarios del lector Responder

Grupo HRP La Alberca, Salamanca19/07/2011 10:07:49

Desde La Alberca, Salamanca, el grupo hostelero HRP quiere compartir experiencias con todos vosotros. Nuestra comunicación online 2.0 es "VIVE LA ALBERCA CON NOSOTROS". No promocionamos directamente nuestros establecimientos sino que intentamos crear una comunidad interesada en nuestro entorno, la Sierra de Francia, y que pueda contarnos cómo ha disfrutado en él durante su estancia.
Os invitamos a que nos conozcáis. Un saludo a todos.

00 Más comentarios del lector Responder

Maribel Lozano19/07/2011 12:07:40

Estoy de acuerdo contigo, pero piensa que también hay viajeros que lo que quieren es simplemente desconectar, descansar, no hacer nada. Buscan la tranquilidad de estos destinos y esos alojamientos rurales acogedores y maravillosos.

00 Más comentarios del lector Responder

JAVIER CAMACHO19/07/2011 13:07:41

Muchas gracias por esta aportacion tan intersente, reflexiva como dices y clara sobre los mercados y como sus propietarios quieren irrumpir en ellos, como ya se sabe obsoletos al 100 % en ideas y en investigacion

00 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Severino19/07/2011 13:07:47

Ante las primeras reacciones, voy a romper una lanza a favor de este post de Arturo Crosby.

Cuando en el año 2005 nacía la Fundación Ecoagroturismo, y un año más tarde su portal Ecotur, http://www.ecotur.es, el lema era “otro turismo rural es posible”. Ahora que parece popularizarse, ya debemos pensar que “otro turismo rural es NECESARIO”.

Por aquel entonces, y ante el insostenible crecimiento de la oferta, el monotema de la mayoría de las organizaciones del sector se centraba, por un lado en la clasificación estandarizada en torno al tamaño de las camas y de los baños, y por otro en la estrategia obsesiva de diferenciar entre “hay camas legales” y “hay camas ilegales”. En definitiva, diferenciar unas camas de otras para posicionarse ante la pretendida demanda turística de alojamientos rurales, en vez de preguntarse a sí mismo ¿por qué el viajero no distingue entre camas legales e ilegales? Después de recurrir al inicio de la crisis a la misma política de la industria convencional con el low cost en el precio las camas, ahora mismo se percibe un inmenso vació en cuanto a alternativas frente a la crisis.

Con la lectura positiva de este post, realzaría la convergencia entre algunos expertos como Arturo Crosby, y una parte minoritaria del sector como la que se fue aglutinando en torno a nuestro Proyecto de Ecotur.es, y que se vertebró en base a criterios más allá de ese “hay camas (legales o ilegales)”

¿Cuáles son esos conceptos? Por encima de todo el COMPROMISO ÉTICO. Si las multinacionales turísticas se plantean de cara a su cliente lo que llaman RSE, ¿cómo un emprendedor de turismo rural no se plantea mínimamente, cuál es su papel en el medio rural? Al menos que viva a 1000 km. como dice Ino.
¿Cuál es su impacto social, cultural, ambiental y económico de la actividad que está ejerciendo en un medio sensible a esos factores, y en una actividad generalmente artesana, de pequeña escala, donde la relación con el viajero es muchísimo más directa e intensa que en el turismo convencional, así como su papel de mediador con el medio en el que interactúa?
De este compromiso nacen naturalmente los demás (social, ambiental, cultural,…) que deben condicionar y aportar contenido a su oferta de alojamiento.

La situación actual de crisis está poniendo en evidencia el papel secundario de la “cama”, pero no nos debemos dejar engañar por el señuelo de la nueva moda de la “experiencia” como también comenta Arturo, porque esa experiencia sin los criterios anteriormente citados, es mero marketing sin contenido y por lo tanto más de lo mismo.

00 Más comentarios del lector Responder

José Eladio González19/07/2011 17:07:00

Realmente no sé si una gran parte de clientes, se fija o nó en lo confortable o bonita que puede ser la cama cuando la ponemos en las fotos de nuestras webs, creo que es una información más y tan importantes como las demás. Esta semana he estado en Mallorca, en una zona de playa. Observo a la gente (mayoría de alemanes, ingleses, rusos, algún español) todo el día tumbados, quemados por el sol, los de la pulsera del TI no sueltan el vaso, muy pocos leyendo ( ni siquiera un periódico). ¿Qué se les ha vendido a esta gente?: ¡¡El sol y el no hacer nada ¡¡ Creo estamos hablando de dos tipos de clientes totalmente diferentes. Quizás el viajero de turismo rural, es más esforzado, le gusta la naturaleza, ver cosas, pregunta, se mueve por las comarcas, aprecia la decoración de tu establecimiento...¡¡ a mí me gusta más ¡¡

00 Más comentarios del lector Responder

Usuario

Genaro Gallego19/07/2011 18:07:29

Pues bajo la ignorancia a la que estoy sometido por ser promotor y propietario de alojamientos rurales, dejo mi breve opinión:

Creo, en primer lugar que la mayoría de los alojamientos rurales, ojalá fueran todos, venden y ofrecen más sensaciones, experiencias, actividades, emociones, acciones, que cualquier hotel que no esté en una zona turística por excelencia, y siempre claro está y como refleja Ino, con la dificultad de hacerlo individualmente y para un número pequeños de clientes, por la dispersión.
Me gustaría saber cuántos hoteles pequeños de costa, me refiero a 15 – 20 habitaciones comparados a complejos rurales de la misma ocupación ofrecen más actividades, experiencias, acciones, sensaciones, emociones, propias que estos últimos.
Achacarle aburrimiento al turismo rural, me parece o bien que el cliente que opina esto, estando seguro que hay muchos que así lo dicen, es muy cómodo y no está echo para lo que ofrece el turismo rural actividades, experiencias, acciones, sensaciones, emociones, ya que muchas de estas, están vinculadas a un pequeño o algo más que pequeño esfuerzo físico, no todas pues muchas son iguales a las que ofertan el turismo de costa, y eso si, suelen ser actividades más individuales y menos colectivas, se suele tratar al cliente más como personas y menos como “turista”, no se le suele coger meter en un bus y dárselo todo mascado, recogerlo en la puerta de su habitación y decirle hoy es miércoles y te toca hacer esta actividad…
Es fácil estar en una zona costera, donde existen 4 hoteles y cientos de viviendas vacacionales, donde surgen empresas de actividades ya de por sí y en la que cualquier gerente con dos dedos de vista contratará para sus meses fuertes, o bien, realizará por propia o asociativa iniciativa.
Si proporcionalmente, no pido más pues sería algo impensable pedir que se dedicará más, por las dificultades antes expuestas y mucho más a las que nos vemos sometidos, que nuestras administraciones invirtieran en promoción interior y exterior, lo mismo que dedican al turismo de costa, otro gallo nos cantaría, es muy fácil culpar al ignorante gerente de un establecimiento rural de aburrido, sieso y anticuado.
Un saludo

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.