Diario 5541 26.03.2019 | 17:51
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El llamado belga tiene el apoyo de Francia, Suecia, Luxemburgo y los Países Bajos.

Bélgica propone un impuesto verde europeo a la aviación comercial

7 marzo, 2019
  • El llamado belga está fundamentado en estudios que afirman que las emisiones de CO2 de los aviones habrían incrementado un 21%
  • Bélgica sostiene que un sistema de precios europeo justo para el transporte aéreo debería aplicar el principio de que quien contamina, paga
  • La propuesta belga fue apoyada por Francia, Suecia, Luxemburgo y los Países Bajos

Bélgica ha propuesto la introducción de un impuesto europeo a la aviación comercial basado en su impacto ambiental, durante una reunión del Consejo de Ministros Europeos de Medio Ambiente este martes. El llamado belga, fundamentado en estudios que afirman que las emisiones de CO2 de los aviones habrían incrementado un 21%, fue apoyado por Francia, Suecia, Luxemburgo y los Países Bajos.

"Estamos convencidos de que la Unión Europea debe desempeñar un papel de liderazgo en la fijación de tasas justas y correctas al transporte aéreo en función de su impacto en el medio ambiente", dijo el Ministro de Valonia, Jean-Luc Crucke, hablando en nombre de Bélgica.

Según Crucke, los estudios muestran que las emisiones de CO2 de los aviones aumentan constantemente y que se habrían incrementado un 21% solo en los últimos tres años. "Bélgica ha solicitado la inclusión de este punto en la agenda porque serán necesarios esfuerzos adicionales", dijo el ministro liberal. "Tenemos que evitar que los otros sectores económicos de la UE tengan que compensar las emisiones de la aviación".

Foto: Agencia rusa Ria Novosti.

También recordó que hasta la fecha no había impuestos sobre el combustible o el IVA en los boletos de avión.

"Un sistema de precios europeo justo para el transporte aéreo debería aplicar el principio de que quien contamina, paga, y restablecer la competencia justa con otros medios de transporte", agregó.

Durante la reunión, Crucke formalmente pidió al presidente rumano que incluyera el tema en la agenda del próximo Consejo de Medio Ambiente, que se celebrará en junio, para que pueda ser debatido en su totalidad.

Por ahora, el Ejecutivo europeo está estudiando el tema y presentará propuestas de instrumentos sobre la materia. El llamado de Bélgica fue apoyado por Francia, Suecia, Luxemburgo y los Países Bajos. Ningún país se opuso abiertamente a la propuesta, según The Brussels Times.

"Todas las puertas están abiertas, y no he oído hablar de ningún cierre", enfatizó Crucke, y agregó que, si los Estados miembros de la UE no llegaron a un acuerdo sobre el tema, podría haber una más sólida cooperación entre algunos de ellos, aunque era demasiado pronto para cualquier predicción.



Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.