Diario 5329 21.07.2018 | 21:48
Hosteltur: Noticias de turismo
Hay comunidades en las que se aplican hasta cuatro normas distintas

El caos normativo del alquiler turístico

18 junio, 2018
  • En España hay 17 normativas diferentes para regular el fenómeno del alquiler turístico
  • Palma se convertirá en la primera ciudad de España en prohibir el alquiler turístico en todos los pisos a partir de julio
  • El Parlamento valenciano ha reducido de 60 a 45 días el plazo máximo anual para considerar un alquiler como vivienda turística

En España falta una regulación específica del fenómeno del alquiler a corto plazo como manifestación de la llamada economía colaborativa. A día de hoy hay 17 normativas diferentes, una por cada comunidad autónoma, a las que hay que sumar las disposiciones municipales.

La declaración responsable de la actividad -cuya falta está considera como infracción muy grave- y su registro en la administración para dar fe del comienzo de la misma es el punto común que comparten las 17 regulaciones. También lo es no exigir una estancia mínima. La única que contemplaba ese requisito era la Comunidad de Madrid (cinco días), pero el Tribunal Superior de Justicia lo anuló por considerarlo una restricción de la competencia.

El caos normativo del alquiler turísticoEl caos normativo del alquiler turístico

A partir de ahí pocas similitudes más, por no coincidir no lo hacen ni a la hora de diferenciar entre vivienda turística y apartamento vacacional en el caso de que distingan entre ambas modalidades. Unas obligan a obtener el visto bueno de la comunidad de vecinos para ejercer el alquiler turístico (Baleares y Cataluña, por ejemplo), otras establecen una estancia máxima como es el caso de la Comunidad Valenciana o Madrid, mientras que otras prohíben el alquiler de habitaciones.

En vista de esta maraña legislativa, ¿cuál es la solución para armonizar la regulación del alquiler turístico? Para Tolo Gomila, presidente de Fevitur, hay que establecer en la Ley de Arrendamientos Urbanos qué es una VUT (vivienda de uso turístico), es decir, discernir dónde está el límite entre economía colaborativa y actividad turística.

El reportaje completo se puede ver y descargar desde este enlace

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Avatar usuario Ignacio Montojo hace 1 mes
El problema es que se ha intentado regular como no económica una actividad que si lo es, permitiendo a particulares ser empresarios, sin serlos. Más de lo mismo. Señores, el que quiera ganar dinero con sus apartamentos que se haga empresario y actúe como tal. Y el que tenga un apartamento y le quiera sacar rendimiento, pues a la LAU, que para eso está o, si no, que se lo alquile a las empresas de gestión y que estas se conviertan en empresarios turísticos y no meros prestadores de un servicio -outsourcing-, sin responsabilidad alguna sobre los inmuebles. Entonces si estaremos hablando de competitividad.