Diario 5402 16.10.2018 | 12:33
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Ester Mascaró

España no es Portugal... pero ¿se le parece?

¿Puede el turismo marcar la diferencia con Portugal? 12 abril, 2011

Para los anglosajones España forma parte del grupo de países apodados PIGS, y siguiendo la lógica del acrónimo, debería ser el último país en necesitar el rescate de la Unión Europea. España no es Portugal, ni Irlanda, ni Grecia..., ¿puede tener un destino diferente? Ester Mascaró plantea en este post, a raíz de un análisis del diario 20 Minutos, "¿Puede el turismo marcar la diferencia con Portugal?".

Una pregunta pasa de vez en cuando por nuestra mente: ¿Será España la siguiente en necesitar el rescate de Europa? Los países despectivamente apodados PIGS por los anglosajones (Portugal, Irlanda, Grecia y Spain) han ido cayendo en la ruina económica y de reputación uno tras otro, y del feo acrónimo ya solamente queda España sin rescatar. ¿Cumpliremos la teoría del domino o como defiende la ministra Salgado, no necesitaremos rescate alguno?

Un interesante análisis publicado ayer domingo en 20 Minutos refleja de forma resumida pero muy clara lo que le ha ocurrido a la economía portuguesa y las diferencias y similitudes con España.

A nivel internacional las opiniones no coinciden, y mientras unos defienden las medidas llevadas a cabo por el Gobierno y las califican de "valientes", como el Financial Times, otros como The Guardian, señalan que, y lo copio literalmente porque me parece muy interesante: "... no hay razones para creer que la dinámica experimentada hasta ahora en la eurozona vaya a hacer una excepción con España. En este sentido, se cumplirían tres de los cinco pasos típicos: 1) Se detecta que un país tiene problemas con los mercados financieros, 2) el país insiste en que no tiene problemas ni con su déficit, ni con su tasa de crecimiento, ni con sus bancos, 3) las agencias rebajan la calificación de la deuda del país, 4) el país admite que su déficit es peor de lo que esperaba, acaba rindiéndose a la presión de los mercados y pide ayuda, y 5) la UE le rescata y asegura que será el último país en tener que ser rescatado".

Suena terrorífico. Las consecuencias serían nefastas para España y también para Europa, según los expertos, a causa del tamaño de la economía española y por lo tanto, del tamaño del rescate requerido.

La tasa de desempleo española (20,5%) duplica a la portuguesa, sin embargo, la economía portuguesa ha crecido muy poco en los últimos 10 años (no tuvieron burbuja inmobiliaria ni para bien ni para mal); la tasa de ahorro es muy baja; entre 1998 y 2008 emigraron de Portugal 700.000 personas; la deuda pública supera el 92%; sufre un progresivo deterioro de la competitividad; sus exportaciones son muy débiles y en general, la economía portuguesa depende en gran medida de la española: España es su principal cliente y su principal proveedor..., así que la crisis en España ha tenido algo que ver también en la caída de la economía portuguesa. El círculo podría cerrarse ahora con el hecho de que los bancos españoles acumulan una gran parte de la deuda pública y la privada de Portugal, unos 79.000 millones de euros, que sin embargo según publicaba Cinco Días serían asumibles porque significan tan sólo el 2,1% de sus activos.

¿Qué nos diferencia de Portugal?

"Entre las diferencias existentes entre las economías de Portugal y España destaca el hecho de que, si bien ambos países tienen como ejes el turismo y la dependencia de divisas externas, en España la industria y los sectores privados no vinculados a este sector son más productivos, exportan más y están más internacionalizados.

El ritmo de crecimiento, por otra parte, es muy distinto: Aunque a trancas y barrancas, la economía española podría estar empezando a salir de la recesión, mientras que Portugal volvió a entrar oficialmente en ella este año (su economía caerá el 1,3%, según el banco emisor del país).

A favor de España juega también el hecho de que nuestra economía es demasiado grande como para dejarla caer, o demasiado cara para ser rescatada, teniendo en cuenta, además, todo el dinero que Bruselas ha destinado ya a los países que han solicitado ayuda (cerca de 300.000 millones de euros). El proyecto comunitario correría un grave riesgo".

Aunque en este artículo parezca que el turismo y la dependencia de divisas externas son un factor que nos hace parecidos a Portugal, me parece, desde mi desconocimiento, que el sector turístico español no tiene mucho que ver con el portugués ni a nivel de volumen ni de competitividad internacional, y hablo de España como destino pero también de las empresas turísticas españolas y su capacidad de generar riqueza. Desde mi desconocimiento, pienso que el turismo puede ser un importante factor de diferenciación, porque en España sí que puede actuar como motor que reactive la economía generando empleo, consumo, ingresos, movimiento de dinero, inversiones...

Os recomiendo la lectura del artículo de 20 Minutos porque para los profanos en economía es muy esclarecedor. Y me interesa saber si opináis que el turismo puede efectivamente marcar la diferencia con Portugal y hasta qué punto.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.