Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

El turismo en los países del Océano Indico no volverá a cifras pre-tsunami hasta el invierno de 2006

12 diciembre, 2005
El turismo en Tailandia, Maldivas, Sri Lanka e Indonesia, países afectados por el tsunami del 26 de diciembre de 2004, no volverá a las cifras anteriores a la catástrofe hasta la temporada de invierno de 2006-2007, en contra de las primeras estimaciones, que apuntaban a diciembre de 2005.
El turismo en Tailandia, Maldivas, Sri Lanka e Indonesia, países afectados por el tsunami del 26 de diciembre de 2004, no volverá a las cifras anteriores a la catástrofe hasta la temporada de invierno de 2006-2007, en contra de las primeras estimaciones, que apuntaban a diciembre de 2005. En declaraciones a EFE, la analista de la Organización Mundial del Turismo (OMT) Deborah Luhrman achacó la lentitud del proceso de recuperación a la reducción de la capacidad aérea -esencial por tratarse de destinos isleños-, especialmente en el segmento de vuelos chárter. Muchas compañías chárter, como Monarch Air, Air Europa, Euro Fly, Transavia o My Travel, "aún no han visto suficientes signos de recuperación de la demanda para plantearse el regreso a la región", indicó Luhrman. En Sri Lanka, el número de pasajeros transportados por compañías chárter descendió un 78,2% durante los primeros nueve meses de 2005 en relación al mismo período del año anterior, frente a un aumento del 10,4% registrado por las aerolíneas de vuelos regulares que operan ese destino. Según Luhrman, el servicio aéreo y la capacidad hotelera se mantienen todavía un 20% por debajo de la que tenían antes del tsunami en toda la zona afectada, con 6.000 habitaciones menos en la región del Mar de Andaman en Tailandia, 400 en Sri Lanka y más de 3.000 camas fuera del mercado en Maldivas. Los destinos turísticos de Indonesia no han sido alcanzados por la catástrofe. Sin embargo, en su opinión, el ambiente es "bastante optimista" de cara a las próximas vacaciones navideñas, ya que las reservas apuntan a una ocupación superior al 90%, incluso en la isla indonesa de Bali, donde la ocupación cayó por debajo del 30% en octubre pasado, como consecuencia de un atentado terrorista. Tailandia finalizará el presente ejercicio con 11,5 millones de turistas, un 2% menos que en 2004, a lo que ha contribuido la pérdida de un 60% de turistas, entre enero y agosto, en sus zonas más turísticas: Phuket, Khao Lak (Phang Nga) y Phi Phi (Krabi), las dos últimas destruidas casi por completo por el tsunami, De las 2.000 habitaciones con las que contaba Phi Phi y 6.000 en Khao Lak, están operativas sólo 400 y 500 respectivamente y, además, las obras de reconstrucción se encuentran paradas por el gobierno, que ha incluido ambos destinos en el programa de "Area Designada a la Administración del Turismo Sostenible" (DASTA). A pesar de que el impacto provocado por la tragedia en esas dos áreas continuará visible hasta 2007, el touroperador Thompson ha reservado ya habitaciones en Khao Lak para comienzos de noviembre de 2006 y TUI está considerando volver a partir de la temporada de invierno de 2006-2007. Por su parte, Sri Lank basa el futuro de su turismo en los mercados emisores vecinos, dado un espectacular crecimiento, durante los nueve primeros meses del año, del volumen de turistas procedentes de Singapur (un 81%), Taiwán (un 72,7%), Australia (un 35,2%) o China (un 6,6%), frente a descensos del 35,7% de holandeses, el 27,5% de rusos o el 45,6% de italianos. La reconstrucción de la planta hotelera de Sri Lanka, que está cerca de finalizar, también ha sufrido un parón a causa de una controvertida ley que ampliaba a 100 metros la zona de protección litoral, distancia que, finalmente, ha sido reducida a 25-30 metros a mediados de octubre pasado. Maldivas, pese a la vuelta a sus índices habituales en cuanto a ocupación y precios, gracias al desvío de turistas de Bali y El Caribe (a causa del terrorismo y huracanes), así como a una especial campaña de promoción, que costó 2 millones de dólares, finalizará el año con un 37,7% de turistas menos que en 2004. La capacidad aérea está un 15% por debajo de la del año anterior y el alto coste del combustible, un 22% más que en países vecinos como Sri Lanka o India, obstaculiza el proceso de recuperación del transporte aéreo. Indonesia prevé perder este año un 5,3% de turistas respecto a 2004, por lo que el gobierno ha ajustado de 6 a 5 millones la cifra que pretendía alcanzar en 2005 y de 7 a 6 millones, el objetivo para 2006. La isla de Bali, que aglutina el 40% del total de las llegadas a Indonesia, recibía 5.000 turistas al día hasta el atentado de octubre, cuando su número cayó hasta 1.600, destacando el crecimiento del número de viajeros procedentes del Reino Unido, un 58,9%; Malasia, un 33,8%; Holanda, un 29,9%, y Alemania, un 15,3%, entre otros países.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.