Diario 5324 17.07.2018 | 02:35
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Los hoteleros europeos temen el liderazgo español en la ISO turística

21 julio, 2006

El director general del ICTE, Eduardo Moreno, es el presidente del Comité Técnico ISO 228, encargado de la elaboración de las normas básicas de calidad que deberán sentar las bases de la futura normativa ISO del Sector Turístico y Servicios Relacionados. Se trata de un proyecto a largo plazo que por el momento ha chocado con un fuerte rechazo por parte de varios países, entre los que destacan Alemania, Italia, Francia y Bélgica, además de asociaciones empresariales como HOTREC y la Asociación Internacional de Hoteles y Restaurantes (IH&RA). Negativas por desconocimiento En opinión de Moreno este rechazo deriva de "una mala interpretación de lo que es un proceso de estandarización y cierto temor de algunos países cuyo nivel de exigencia actual no es tan alto como el de nuestra industria". Ramón Estalella, vicepresidente del TC 228 y representante de España en los organismos internacionales junto a Joan Gaspart, ha explicado a HOSTELTUR que lo único que se ha pretendido ha sido exportar el sistema de calidad que ha triunfado en España a nivel europeo e internacional. Esto ha sido mal recibido por las patronales europeas, que consideran peligrosa la creación de normas de cumplimiento voluntario, como lo son las Q y las ISO, puesto que a la larga pueden convertirse en obligatorias, lo que supondría a su vez un importante gasto para plantas poco preparadas o con estándares de calidad más laxos. Miedo a un liderazgo español En opinión de Estalella, lo que se esconde detrás de esta oposición es un rechazo a que sea España quien lidere el proceso de estandarización, ya que sus normas de calidad han sido propuestas como base para redactar la normativa internacional. Este es el caso de Francia, que tras dos años de negativas acaba de presentar su propia normativa de calidad. Un sistema que ahora el ICTE denuncia puesto que ha adoptado también la Q, como España, lo que puede llevar a la confusión del consumidor. Se trata de un sistema de estandarización similar al español, ha explicado Eduardo Moreno a HOSTELTUR, pero con diferentes normas por lo que no debería tener la misma marca para evitar equiparaciones. Estalella considera también que esta negativa es muy perjudicial puesto que la normalización de los estándares de calidad llegará al sector turístico y si no lo hace de la mano del sector empresarial, como se propone ahora, lo hará de la mano de los consumidores, lo que seguro acarreará más gastos y dificultades al profesional. En la actualidad ya están propuestas normas en diversos subsectores como el buceo, balnearios y talasoterapia y turismo de acción. Laura Malone (hoteles@hosteltur.com) 

Más sobre Innovación