Diario 5324 16.07.2018 | 22:09
Hosteltur: Noticias de turismo

Un presunto cliente estafa a los hoteles pidiendo que le envíen información a una línea 906

19 enero, 2001
Numerosos establecimientos hoteleros de Navarra, al igual que otros muchos localizados por toda España, vienen sufriendo periódicamente un intento de estafa por una persona que pide que se utilice un teléfono con el prefijo 906 camuflado. En todos los casos, el estafador solicita el envío de información o confirmación de reservas falsas a una línea 906 solapada que es muy costosa para quien llama y que reporta importantes beneficios.
Numerosos establecimientos hoteleros de Navarra, al igual que otros muchos localizados por toda España, vienen sufriendo periódicamente un intento de estafa por una persona que pide que se utilice un teléfono con el prefijo 906 camuflado. En todos los casos, el estafador solicita el envío de información o confirmación de reservas falsas a una línea 906 solapada que es muy costosa para quien llama y que reporta importantes beneficios. El intento de estafa fue inicialmente detectado por el Gremio de Hoteles de Barcelona, que informó de los hechos a la Federación Española de Hostelería y ésta lo advirtió a las asociaciones autonómicas y a todos los asociados. El autor de este fraude, que no se identifica, solicita en todos los casos que se le envíe amplia información o se le confirme una falsa reserva a un fax con el número 90 64-28-551 que es en realidad una línea 906 camuflada. El estafador, que suele usar los nombres falsos de John Woodgate, Carmen Gilera y otras simplemente como Ángel, efectúa su consulta o reserva por medio de un fax múltiple enviado por ordenador, sin número de identificación. Las solicitudes de información suelen llegar a los establecimientos hoteleros unas veces en castellano y otras en inglés, y en el fax se ruega a los hoteles que "me avisen lo antes posible si tienen dos habitaciones dobles para los días 21 y 22 de enero al fax 90 642-8551". Las comunicaciones a un teléfono 906 son, como se sabe, muy caras y es la persona que llama la que paga la llamada. El coste de este tipo de comunicaciones se reparte en determinado porcentaje entre la compañía telefónica y el titular de la línea, que obtiene así pingües beneficios de forma fraudulenta. (Diario de Noticias)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.