Diario 5324 16.07.2018 | 09:17
Hosteltur: Noticias de turismo

Decretado el estado de emergencia en el archipiélago de las Galápagos a causa del derrame de carburante

24 enero, 2001
El Gobierno de Ecuador decretó el lunes por la noche el estado de emergencia en el archipiélago de las Galápagos, afectado por un derrame de carburante, según informó Alfredo Negrete, secretario de Comunicaciones de la Presidencia, quien añadió que las primeras víctimas del suceso fueron cuatro pelícanos.
El Gobierno de Ecuador decretó el lunes por la noche el estado de emergencia en el archipiélago de las Galápagos, afectado por un derrame de carburante, según informó Alfredo Negrete, secretario de Comunicaciones de la Presidencia, quien añadió que las primeras víctimas del suceso fueron cuatro pelícanos. El buque ecuatoriano "Jessica", que encalló el pasado martes frente a la isla de San Cristóbal, derramó 600 toneladas de carburante. Negrete explicó que a través de la declaración del estado de emergencia se movilizarán recursos económicos y humanos suficientes para hacer frente a la situación que se vive en el archipiélago, ubicado a unos 1000 kilómetros de las costas ecuatorianas en el oceáno Pacífico, y que esta amenazado con una catástrofe ecológica. La decisión de decretar el estado de emergencia fue tomada por el presidente de la República, Gustavo Noboa, tras realizar en el Palacio de Carondelet, sede del Gobierno, un balance de la crisis que provocó el encallamiento del "Jéssica". Negrete informó que el Gobierno ha determinado que la "principal prioridad" en la actualidad se centra en superar la emergencia que se vive en las Galápagos y reveló que ya recibió asistencia técnica por parte de un grupo de guardacostas de Estados Unidos, que llegó el pasado domingo por la noche a la zona del desastre. También indicó que "se nos ha anunciado ayuda de todo el mundo" y mencionó que países como Francia, Alemania, y Japón, así como el estado de Alaska (Estados Unidos) han anunciado que enviarán equipos para ayudar a solucionar la crisis. Unas 600 toneladas de carburante que se derramaron del buque averiado flotaban en la tarde del lunes en aguas del Pacífico y aunque algunas manchas alcanzaron las playas de la isla Santa Fe, al noroeste de la isla San Cristóbal, en esa zona no se registró daño en animal alguno. (Europa Press).

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.