Diario 5354 21.08.2018 | 13:48
Hosteltur: Noticias de turismo

El presidente de SEPI dice que el problema de Aerolíneas no es suavizar el plan, sino las pérdidas que supone para España

7 junio, 2001
El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Pedro Ferreras, respondió al Gobierno argentino que el problema de Aerolíneas Argentinas no es que se suavice o no el plan de viabilidad propuesto por la Sociedad, sino las continuas pérdidas que la compañía supone para España si no se toman medidas para su saneamiento.
El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Pedro Ferreras, respondió al Gobierno argentino que el problema de Aerolíneas Argentinas no es que se suavice o no el plan de viabilidad propuesto por la Sociedad, sino las continuas pérdidas que la compañía supone para España si no se toman medidas para su saneamiento. En declaraciones en los pasillos del Congreso de los Diputados, Ferreras subrayó que la SEPI no entiende su plan de viabilidad como un ultimátum porque, de hecho, se presentó en mayo del año pasado y desde entonces se está negociando. El problema, dijo, es que un sindicato que representa a la quinta parte del total de la plantilla se niega a negociar. "No es que no seamos flexibles o seamos inflexibles en ese plan, es que se niegan a hablar de ello siquiera", aseguró. "El problema no es que se suavice el plan de saneamiento. Llevamos un año en el que creo que hemos sido muy flexibles. Llevamos un año siendo flexibles, negociando todas aquellas cuestiones y, además, pagando. En todo este conjunto, los únicos que pagan son los españoles a través de la SEPI, 617 millones de dólares, unos 110.000 millones de pesetas, que me parece que, para todos, es una espectacular cifra", añadió. En este sentido, recordó que la respuesta del sindicato de mecánicos ha sido que necesita ocho meses para presentar sus alternativas al plan, "lo que significa 240 millones de dólares, porque la compañía pierde 30 millones de dólares cada mes y eso no se le puede pedir a ningún accionista serio". "Lo que planteamos es que no podemos mandar más dinero en tanto no sea para poner en marcha ese plan de viabilidad. Dicho de otra manera, no podemos tener el grifo abierto y, al mismo tiempo, tener el desagüe destapado, porque entonces no sirve de nada, como no sirvió de nada el enviar 617 millones de dólares (el año pasado)", insistió. Por todo ello, volvió a exhortar a los sindicatos que se oponen al plan a que "entren en razón" y firmen los correspondientes acuerdos, "porque están jugando con el futuro de Aerolíneas y de todos sus trabajadores". "Estamos dispuestos a hacer frente a la responsabilidad que nos toca como accionistas de la compañía pero, al mismo tiempo, esa responsabilidad exige que se adopten las medidas necesarias para que no se vuelva a dar ese supuesto de pérdidas operativas fundamentales. La sociedad española no entendería que estuviéramos enviando esos dineros sin que se adopten las medidas para sanear la compañía", repitió. Ferreras no quiso precisar la cantidad de dinero que aportaría la SEPI a Aerolíneas en el caso de sacar adelante el plan -"estamos dispuestos a hacer la aportación que sea necesaria"- y volvió a advertir de que, si no se adoptan medidas rápidamente, la compañía entrará "en una situación de parálisis efectiva", ante la que la Administración argentina y los abogados tendrían que tomar las medidas legales que consideraran oportunas. "El problema no es que se suavice el plan de saneamiento. Llevamos un año en el que creo que hemos sido muy flexibles. Llevamos un año siendo flexibles, negociando todas aquellas cuestiones y, además, pagando. En todo este conjunto, los únicos que pagan son los españoles a través de la SEPI, 617 millones de dólares, unos 110.000 millones de pesetas, que me parece que, para todos, es una espectacular cifra", añadió. En este sentido, recordó que la respuesta del sindicato de mecánicos ha sido que necesita ocho meses para presentar sus alternativas al plan, "lo que significa 240 millones de dólares, porque la compañía pierde 30 millones de dólares cada mes y eso no se le puede pedir a ningún accionista serio". "Lo que planteamos es que no podemos mandar más dinero en tanto no sea para poner en marcha ese plan de viabilidad. Dicho de otra manera, no podemos tener el grifo abierto y, al mismo tiempo, tener el desagüe destapado, porque entonces no sirve de nada, como no sirvió de nada el enviar 617 millones de dólares (el año pasado)", insistió. Por todo ello, volvió a exhortar a los sindicatos que se oponen al plan a que "entren en razón" y firmen los correspondientes acuerdos, "porque están jugando con el futuro de Aerolíneas y de todos sus trabajadores". "Estamos dispuestos a hacer frente a la responsabilidad que nos toca como accionistas de la compañía pero, al mismo tiempo, esa responsabilidad exige que se adopten las medidas necesarias para que no se vuelva a dar ese supuesto de pérdidas operativas fundamentales. La sociedad española no entendería que estuviéramos enviando esos dineros sin que se adopten las medidas para sanear la compañía", repitió. Ferreras no quiso precisar la cantidad de dinero que aportaría la SEPI a Aerolíneas en el caso de sacar adelante el plan -"estamos dispuestos a hacer la aportación que sea necesaria"- y volvió a advertir de que, si no se adoptan medidas rápidamente, la compañía entrará "en una situación de parálisis efectiva", ante la que la Administración argentina y los abogados tendrían que tomar las medidas legales que consideraran oportunas.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.