Baleares ingresará unos 10.000 millones de pesetas anuales por la ecotasa, el doble de lo que recibe por tributos propios

La Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (Funcas), de España, señala en su último informe "Papeles de Economía Española" que Baleares ingresaría alrededor de 10.000 millones de pesetas anuales por la aplicación de la ecotasa, impuesto sobre la estancia en hoteles, que oscila entre los 0,25 y los 2 euros al día, lo que supone duplicar lo que actualmente recibe por tributos propios.

La Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (Funcas), de España, señala en su último informe "Papeles de Economía Española" que Baleares ingresaría alrededor de 10.000 millones de pesetas anuales por la aplicación de la ecotasa, impuesto sobre la estancia en hoteles, que oscila entre los 0,25 y los 2 euros al día, lo que supone duplicar lo que actualmente recibe por tributos propios. Funcas explica también que en el caso de aplicar la ecotasa balear a todo el territorio español, el Estado obtendría unos ingresos fiscales de unos 40.000 millones de pesetas anuales. Su distribución por comunidades autónomas muestra una gran variabilidad, beneficiándose de esta figura las zonas de mayor perfil turístico, especialmente Baleares, Canarias, Cataluña y Andalucía, que obtendrían más del 70 por ciento de la recaudación total, además de presentar una fuerte exportación del tributo hacia residentes en el extranjero. Para estas comunidades, salvo en el caso de Canarias por sus peculiaridades fiscales y Cataluña por el continuo desarrollo de sus tributos propios, un impuesto sobre las pernoctaciones turísticas supondría "un fuerte revulsivo" a sus ingresos propios. Aunque Funcas aboga por la aplicación de los impuestos ecológicos, señala que la 'ecotasa' balear plantea algunos problemas, entre los que destaca las "dudas" sobre la efectividad fiscal del impuesto, teniendo en cuenta la dimensión de la economía sumergida en el sector turístico y la dificultad de mantener un buen servicio de inspección si no se cuenta con el apoyo social necesario. Desde una perspectiva ambiental también surgen "interrogantes y reservas" sobre este nuevo impuesto, sobre todo, por la pretensión de equiparar un tributo sobre la actividad turística con una figura de naturaleza ambiental. Para las cajas, se trata de un tributo con más carácter recaudatorio que ecológico. Así, explica que el impuesto eco-turístico balear presenta un "vínculo difuso" con lo medioambiental, al no evaluar el daño ecológico generado no relacionarlo con un hecho imponible "bien motivado". "En consecuencia, el impuesto no lleva a una modificación de las conductas ambientalmente nocivas de los agentes", subraya. Funcas hace también especial hincapié en los efectos económicos que puede generar la aplicación de este impuesto. Así, señala que después de su introducción, cabe esperar un incremento en el precio del alojamiento y la consiguiente reducción del intercambio en el mercado, aunque indica que, en cualquier caso, no parece que pequeñas modificaciones en los precios lleven a alteraciones significativas en la demanda turística. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.