La crisis internacional adelanta el cierre de los hoteles en Baleares

La incertidumbre generalizada por los últimos acontecimientos terroristas en distintos países han conducido al cierre prematuro, en el día de ayer, de varios hoteles de Baleares «porque desgraciadamente se están cumpliendo los pronósticos negativos para el mes de octubre, aunque sea una situación coyuntural, lógica y poco alarmante», según declaraciones del presidente de la Federació Hotelera de Mallorca, Pere Cañellas.

La incertidumbre generalizada por los últimos acontecimientos terroristas en distintos países han conducido al cierre prematuro, en el día de ayer, de varios hoteles de Baleares «porque desgraciadamente se están cumpliendo los pronósticos negativos para el mes de octubre, aunque sea una situación coyuntural, lógica y poco alarmante», según declaraciones del presidente de la Federació Hotelera de Mallorca, Pere Cañellas. «Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Nueva York han bajado las ventas y eso ha conducido a determinados establecimientos hoteleros a cerrar antes del límite de la temporada. Hasta que no se normalice la situación no sabremos el impacto real en el sector», según Cañellas. Ignaci Esteva, vicepresidente de esta Federació Hotelera, aseguraba que «la crisis afecta a todos los destinos de largo alcance, como el Caribe o Canarias, y también a todo el contexto de las Baleares. No sufrimos tantas cancelaciones como en el Mediterráneo Occidental, pero tampoco recibimos tantas reservas como suele ser habitual». Esteva reafirmó la baja ocupación del mes de octubre, «aunque en julio y septiembre ha sido bastante buena, pero se han paralizado las ventas. Nunca habíamos vivido esta situación, anteriormente los conflictos bélicos estaban ubicados, ahora la gente tiene miedo a volar en avión y también asusta cualquier destino que se pueda elegir. Si el conflicto se asienta la temporada de invierno puede mejorar e incluso ser beneficiosa para nosotros el año que viene, porque las islas serían mejor opción que cualquier otro punto de destino, pero ojalá que se solvente todo lo mejor posible y con sentido común. Y esto no lo estoy diciendo como hotelero, sino como persona, porque asentar el conflicto no debe significar que estalle una guerra lejos y donde no moleste, sino que impere el sentido común». Hoteleros y agencias de viajes advertían ayer de las cancelaciones de reservas previas y de la falta de ventas de cara al puente del 12 de octubre. Luís Marín, presidente de la Federació de Comerç i Serveis Turístics (Fitur), reiteraba que «se acaba la temporada relativamente, la gente no viaja por la misma incertidumbre que todos tenemos. El 15 de octubre cerrarán más establecimientos que el año pasado y la verdad es que el sector se muestra preocupado ante la perspectiva de que la situación se prolongue». Víctor Fernández, gerente de la Federació d'Agències de Viatges de Balears (Aviba), también coincidía en que «estamos viviendo un gran retroceso, no sólo en las agencias sino en todos los factores que integran el contexto turístico, hoteles, compañías aéreas y touroperadores. Los clientes suelen esperar al último momento, pero tampoco se están produciendo ventas de última hora, ni se contabilizan las reservas acostumbradas para el puente del 1 de noviembre. Los nervios están más crispados en algunas empresas pequeñas, porque no todas aguantarán la crisis, pero esperemos que la situación sea algo temporal y que el conjunto del sector se estabilice pronto». Diferentes hoteleros de cadenas asentadas en el mercado turístico coinciden, por otra parte, en afirmar que «no se puede achacar del todo la bajada en la ocupación a la crisis internacional, sino al mes de octubre, que cada año desestabiliza el balance de la temporada. Basta con comparar las cifras obtenidas el año pasado a finales de temporada con las de este mes, no es un caso aislado, pero también depende mucho del tipo de clientes con los que trabaje habitualmente cada establecimiento, porque sí hay grupos concretos de turistas que han dejado de contratar». Muchos son los establecimientos que tienen ya cubierta la oferta de invierno, principalmente aquellos que enfocan su actividad a los grupos organizados de turistas del país y hacia el importante sector de la tercera edad que garantiza, según dicen, la ocupación en invierno. (BLANCA GARAU, diario El Mundo-El Día de Baleares, 08/10/01) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.