El Secretario de Turismo de España afirma que las reservas aéreas y hoteleras han caído hasta un 30 por ciento tras los atentados

El secretario español de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, afirmó ayer en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, que las reservas aéreas han caído entre un 20 y 30 por ciento, tras los atentados en Estados Unidos el pasado 11 de septiembre, mientras que las reservas en hoteles, principalmente en establecimientos de categorías superiores, registraron un descenso de hasta el 30 por ciento.

El secretario español de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, afirmó ayer en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, que las reservas aéreas han caído entre un 20 y 30 por ciento, tras los atentados en Estados Unidos el pasado 11 de septiembre, mientras que las reservas en hoteles, principalmente en establecimientos de categorías superiores, registraron un descenso de hasta el 30 por ciento. Costa destacó que también se han producido cancelaciones de congresos importantes, en alusión a la anulación, entre otros, de la convención de la Asociación de Agentes de Viajes de Estados Unidos (ASTA) que pensaba celebrarse entre el 6 y el 11 de noviembre en Sevilla. Si bien, el secretario de Estado aseguró que España podría verse beneficiada por un previsible desvío de turistas del Mediterráneo Oriental y Norte de África, cuya imagen de destinos "menos seguros" ha provocado caídas de reservas de hasta un 80 por ciento, dijo. Costa aseguró que los turoperadores consideran a España un destino "seguro" y, por lo tanto, capaz de absorber el turismo desviado hacia el Mediterráneo occidental. Asimismo, destacó que las cifras de entradas de turistas extranjeros a España hasta agosto, que reveló incrementos del 4 por ciento, permiten afirmar que se alcanzará el crecimiento anual del 3 por ciento previsto. "Este objetivo se ha conseguido a pesar de la situación de desaceleración de la economía internacional y de la previsión de caída del turismo a nivel internacional de, aproximadamente, un 1,5 por ciento", recalcó. Por otro lado, Costa criticó la subida "injustificada" de los precios de los billetes de avión por parte de las aerolíneas españolas tras los atentados terroristas en Estados Unidos; y consideró "contradictorio" que pidan una reducción de las tasas aeroportuarias para evitar repercusiones en los precios y, al mismo tiempo, decidan subir las tarifas, sin advertirlo en las reuniones que mantuvieron con la Administración turística la semana pasada. "Desde el Gobierno no nos gustaría que se utilizara la coyuntura surgida con los atentados en Estados Unidos del pasado 11 de septiembre para realizar un incremento de precios", afirmó Costa, quien señaló que el Gobierno está dispuesto a estudiar con las aerolíneas tanto el mantenimiento de estas tasas por el uso de los aeropuertos como otras medidas "razonables" que reviertan en la mejora de la competitividad del sector tales como las relacionadas con la seguridad social del personal de las compañías aéreas o las primas de seguros de riesgo. En este sentido, indicó que el incremento de los precios de los billetes aéreos no se explican por el aumento en los costes en seguridad, ya que estas inversiones han recaído fundamentalmente en Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) y en las Fuerzas de Seguridad del Estado, que son, dijo, los principales responsables en este campo. Asimismo, destacó que la subida de entre un 10 y 15 por ciento de las tasas aeroportuarias prevista en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) debe valorarse en comparación con las tarifas aeroportuarias de otros países europeos, superiores a las nacionales, según ha explicado en diversas ocasiones el director general de Aena, Pedro Argüelles. Respecto a la seguridad aeroportuaria y las previsibles repercusiones en el turismo, el secretario de Estado de Comercio y Turismo destacó que Aena y las aerolíneas están realizando "importantes esfuerzos" para situar al transporte aéreo español "en cabeza" en relación a los niveles de seguridad. Sobre la situación internacional creada tras los atentados terroristas en Washington y Nueva York, Costa afirmó que España podría verse favorecida por su imagen de destino seguro y por la caída de reservas en los destinos del Mediterráneo oriental y norte de África y añadió que la principal preocupación de la Administración turística reside en el descenso del mercado alemán (junto con el británico el principal mercado emisor de turistas a España) y en la consolidación en los mercados estadounidense y canadiense, ante los que se pretende "reaccionar con rapidez" cuando se recuperen. Asimismo, indicó que siguen siendo prioridades para 2002 la contención de precios y la mejora de la calidad. Respecto a esto último, afirmó que a finales de año estarán en marcha 56 Planes de Excelencia y Dinamización Turística, frente a los 25 Planes que existían en el 1999, lo que supone un inversión de 18.343 millones de pesetas (110 millones de euros). 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.