Diario 5353 19.08.2018 | 09:59
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de Vivi Hinojosa

Cómo crear una startup y no morir en el intento

La experiencia de Go Smart Machines, Trip Menú, Gennion, Mice in the Cloud, Fabulist Travel, Caeteris Paribus Solutions y Zizerones 5 octubre, 2015

Análisis/ La jornada ‘Promoviendo el emprendimiento digital en Turismo’, organizada por AMETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales), la iniciativa Watify, que cuenta con el apoyo de la Comisión Europea, el ITH (Instituto Tecnológico Hotelero) y la plataforma tecnológica del turismo Thinktur, ha reunido a nueve emprendedores para que compartieran sus comienzos. A algunos de ellos les he preguntado cuáles fueron las principales dificultades con las que se encontraron y cómo lograron superarlas. He aquí las claves para crear una startup y no morir en el intento.

Las respuestas de los emprendedores consultados pueden estructurarse en tres fases, según apunta José Manuel Rodríguez, socio co-fundador de Go Smart Machines, que ha desarrollado la aplicación Guestperience para interactuar con el hotel con la finalidad de gestionar sus promociones, servicios y eventos: “la idea, el arranque y la ecuación tiempo-éxito”.

En la primera fase el emprendedor se plantea “¿tiene nuestra idea recorrido para convertirse en un producto de éxito tanto desde el punto de vista técnico como comercial? La primera dificultad la resolvimos con una rápida investigación de mercado”, que además sirvió “para validar la visión común de futuro del equipo fundador; sin esto no hay coraje para seguir adelante”.

De hecho para Trip Menú, startup que ofrece la adquisición de bonos por anticipado para comidas y cenas que pueden canjearse en los restaurantes asociados, “la principal dificultad fue la validación de la idea inicial con el mercado para poder considerarla una oportunidad de negocio. Con un plan muy ambicioso pero sin recursos económicos tuvimos que ingeniar una serie de experimentos, tanto online como offline, que nos permitieran validar nuestras hipótesis, principalmente a nivel de estrategia de marketing y ventas. La metodología lean startup fue una de nuestras principales aliadas”, como explica su CEO y cofundador, Jordi Díaz Maiquez.

Y es que, según reconoce Francisco Cabrera, CEO de Gennion, que facilita una solución de virtualización de espacios físicos indoor y gestión de la experiencia de cliente, “una dificultad añadida es cuando tu producto es muy novedoso. En estos casos muchos clientes puede que lo consideren para un futuro hasta que el mercado esté maduro. En Gennion hicimos una gran labor de difusión de nuestra solución acercándonos sólo a grandes clientes que tuvieran la innovación en su ADN”.

“La mayor dificultad es el tener que pasar por tantos problemas y vivirlos en carne propia', según Daniel Pina. #shu#“La mayor dificultad es el tener que pasar por tantos problemas y vivirlos en carne propia", según Daniel Pina. Imagen Shutterstock

No en vano, añade, “cuando empiezas nadie conoce la empresa y aún menos tu producto. Para superar esta dificultad hay muchas fórmulas, nosotros empleamos varias: llegar a alianzas con empresas reputadas, formar parte de asociaciones de empresarios que te proporcionan más visibilidad para los mercados en los que de forma estratégica quieres orientar tu solución, participar en conferencias y eventos, y mostrar a los clientes potenciales el valor añadido que ofreces a su negocio por medio de pruebas piloto”.

En el caso de Mice in the Cloud, plataforma de reservas online de espacios para eventos que facilita la conexión entre oferta y demanda, se encontraron con dos dificultades, según su cofundador y CEO, Óscar García: “por un lado, el desarrollo tecnológico por parte de los hoteles en la gestión de salas de reuniones, por detrás del de las habitaciones; y por otro, el cambio cultural que representa el vender salas de reuniones 24 horas los siete días de la semana”. Para resolver ambas han “replicado su operativa lo más posible en nuestra herramienta para que el cambio no sea tan brusco”, además de “dedicar mucho tiempo y recursos a hablar con los responsables de salas en los hoteles para que se sientan cómodos con las oportunidades que abre nuestra herramienta”.

Estefanía Olmos, fundadora de Fabulist Travel, planificador online que ofrece un plan de viaje personalizado para cada familia, también cita entre “los retos que abordamos cuando dimos los primeros pasos, la búsqueda de partners, la validación del concepto y el desarrollo del sistema de recomendación”. Para afrontarlos han contado con el apoyo de “expertos del sector turístico que nos han aportado mucho conocimiento y atajos para llevar a cabo nuestros objetivos”; además de formar parte de “un ecosistema emprendedor que ha estado a nuestro servicio para resolver dudas, ofrecernos sus recomendaciones y darnos visibilidad”; sin olvidarse de su “equipo tenaz, dedicado, formado y muy motivado que ha podido hacer realidad lo que en sus inicios era sólo una idea”.

Búsqueda de partners y de financiación

Precisamente la fase del arranque viene definida, en palabras de José Manuel Rodríguez, por “cómo podemos arrancar el proyecto con las limitaciones existentes”, tanto de equipo como de financiación.

En este sentido Francisco Cabrera señala “la dificultad para encontrar gente que quiera unirse a tu proyecto, encontrar el talento adecuado, que crean en el proyecto y se comprometan con él. Cuando esto ocurre tienes que cambiar los modelos organizacionales convencionales, darles mucha autonomía y que sepan que son claves para el éxito del proyecto”.

Coincide así con Daniel Pina, fundador de Caeteris Paribus Solutions que ha creado la herramienta Philomarket, con la que se facilita la realización de pedidos de hostelería, poniendo a disposición del usuario una amplia oferta de proveedores de la zona. En su caso los problemas comenzaron cuando tuvieron que crecer en personal: “Hay gente muy buena, buenísima, pero conseguir que se involucren en el proyecto y se integren con el resto de compañeros en la empresa, al dinero que les puedes ofrecer...”.

Y aquí llega el siempre problemático tema de la financiación ya que, según el socio cofundador de Go Smart Machines, “como todo el mundo sabe, en España nadie apoya a emprendedores noveles, o apoyan cuando la idea ya está en su fase más avanzada”. La solución puede venir de Enisa (Impulso financiero a la pyme) o del programa Emprendetur, nombrado por José Manuel Rodríguez y por Francisco Cabrera.

Como asegura Rodríguez, “en una aventura emprendedora el dinero para arrancar nunca sobra; las inversiones necesarias son 24 veces más rápidas que la generación de ingresos”. Por su parte Cabrera admite que “se habla de emprender y apoyos al emprendimiento, pero es realmente difícil. Necesitas disponer de recursos financieros para aguantar el lanzamiento y arranque inicial, y te puede llevar más de un año hasta que comienzas a generar ingresos por ventas. En nuestro caso, los socios fundadores aportamos el capital necesario para poner en marcha el proyecto, acudimos a créditos bancarios y durante bastante tiempo ninguno de los socios cobraría hasta que no hubiese ingresos suficientes. En paralelo acudimos a Emprendetur para conseguir una línea de financiación que nos ha servido para desarrollar y mejorar nuestras soluciones al mercado”.

Ecuación tiempo-éxito

Pero lo más curioso es que uno de los hándicaps viene dado por la propia idiosincrasia del emprendedor, según indica Luis Noé, fundador de Zizerones, que ha lanzado al mercado Guidango, la primera plataforma online que permite a las empresas de tours y guías de turismo gestionar y centralizar toda la información de su negocio desde un único espacio: “hallar el equilibrio entre desarrollar el producto y conseguir los primeros usuarios. Es habitual que los emprendedores retrasemos el momento en el que ofrecemos nuestro producto a los clientes porque siempre pensamos que aún no está lo suficientemente bien para ser presentado. Es muy importante superar esta parálisis y llegar a los usuarios desde el minuto cero, primero a los más receptivos y después a todos los demás”.

Los emprendedores siempre se preguntan, como afirma José Manuel Rodríguez, “¿cómo podemos maximizar nuestras opciones de éxito en el tiempo? ¿Es el momento adecuado para lanzar este tipo de proyecto o necesita evolución temporal? Y por otro lado, ¿cómo podemos encontrar el término adecuado de tiempo dedicado al proyecto sin morir como progenitores ni matar a la criatura?”.

Este aspecto es altamente crítico, en su opinión, “para alguien que quiere emprender superados los 30 años de edad”, habitualmente con “ciertas cargas económicas, por lo que no puedes dejarlo todo por una probabilidad de éxito tan baja. Entonces descubrimos la figura del ‘emprendedor híbrido’ en unos estudios de la Universidad de Wisconsin que ilustraban cómo un emprendedor que es capaz de mantener su red de seguridad e ir dando los pasos adecuados en el tiempo, incrementa drásticamente las posibilidades de éxito de su proyecto. Y eso hicimos: mantuvimos nuestras actividades profesionales hasta entender que el mercado y el proyecto nos iban a demandar más tiempo. Esta parte es muy compleja y delicada”, en la que adquiere gran importancia “la gestión del tiempo”.

Para Daniel Pina es una sucesión de retos: “resueltos los de personal y finanzas te das cuenta que tu crecimiento no es el adecuado según tus planes, y eso que tratas de ser super conservador con tus previsiones. Y tienes que reinventarte a nivel de marketing, comunicación y por supuesto comercial. Entonces, nuevo problema: muévete rápido y ligero, que la gente empieza a entenderlo y a utilizarlo, lo que implicará copiarlo y en este mundo no hay copyright”.

A partir de ahí, concluye, “estamos seguros que habrá nuevos problemas y retos a los que enfrentarse. Ahora tenemos mucha más experiencia y somos capaces de entender parte del ‘idioma de las empresas’”. De hecho, “la mayor dificultad sería el tener que pasar por tantos problemas y vivirlos en carne propia. Como si fuera un proceso que se ha de pasar extremadamente duro, y que no todos pasamos. Resumido en una cita: “If you're going through hell, keep going”. Winston Churchill".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.