Tendencias

El turismo urbano vive un boom a escala global

Estandarización, competencia por precios y turismofobia, los riesgos

El auge del turismo urbano es un fenómeno imparable por todo el mundo, según muestran numerosos indicadores, entre ellos el Global Destination Cities Index de Mastercard. Las ciudades medianas también puedan aprovechar esta tendencia. Sin embargo, el éxito -mal gestionado- puede convertirse en un arma de doble filo.

El informe Global Destination Cities Index de Mastercard, con datos a partir del año 2009, muestra la evolución de 132 destinos urbanos en todo el mundo que cuentan con aeropuerto.

“En los últimos cinco años este índice ha mostrado un gran dinamismo, impulsado por la mejora de las infraestructuras, el aumento del poder adquisitivo especialmente entre las clases medias en expansión de los mercados emergentes y la aparente sed insaciable de cada vez mayor número de personas por visitar el mundo”, explica Mastercard.

De hecho, entre las 20 ciudades del mundo que reciben más turistas, las cuatro urbes que registraron los crecimientos más intensos durante el período 2009-2015 (aumentos de entre el 10% y el 15%) están situadas en Asia: Taipei, Tokio, Bangkok y Seul, gracias sobre todo al turismo emisor de China. La quinta es Estambul.

En cualquier caso, Londres, Nueva York y París encabezan el ránking mundial de las ciudades donde más gastan los turistas extranjeros, según el citado informe de Mastercard que incluye tanto el gasto en destino como el precio del billete de avión hasta el destino.

CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.

Otro dato revelador del índice Mastercard surge al comparar la evolución de la economía mundial con el ritmo de crecimiento en las llegadas de turistas internacionales (y su correspondiente gasto turístico) a estas 132 ciudades.

Así, desde el año 2009 ambos indicadores turísticos han registrado tasas de crecimiento superiores al aumento del PIB global, tal como muestra el siguiente gráfico.

CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.

“Esto es algo extraordinario teniendo en cuenta la incertidumbre económica que se apoderó del mundo tras la crisis financiera de 2008-2009”.

Además, recuerda Mastercard, debido a que la demanda viene de visitantes internacionales que llegan por avión, su gasto en el destino es equivalente a una exportación, lo que ayuda a impulsar las economías locales.

Cabe apuntar que Barcelona y Madrid figuran en el top 5 de las ciudades europeas por gasto de visitantes extranjeros, según dicho informe (siempre se incluye el gasto en destino y el precio del transporte aéreo).

A nivel mundial, ambos destinos urbanos están entre las 15 primeros, aunque en ellas se observa un descenso del gasto turístico.

En total, los turistas internacionales que visiten Barcelona en 2015 gastarán 12.639 millones de euros en sus viajes, lo que significará un descenso del 3,6% respecto al año anterior. En el caso de Madrid, el gasto alcanzará los 6.530 millones de euros, un 2,1% menos en tasa interanual.

Champions League en Europa

Aunque las ciudades asiáticas lideran el crecimiento del turismo urbano a nivel global, los destinos urbanos de Europa también se han visto beneficiados por esta tendencia.

De hecho, cabe recordar que cuatro de cada cinco viajes internacionales tienen lugar dentro de la misma región del mundo, según apunta la Organización Mundial del Turismo.

Así, un total de 44 ciudades europeas están compitiendo en la “Champions League” del turismo, según apunta el profesor Karl Wöber, de la Universidad Modul de Viena, uno de los máximos expertos de Europa en la medición de indicadores turísticos.

Karl Wöber, que participó en el foro internacional sobre turismo urbano organizado por la OMT en Barcelona, explicó que esas 44 ciudades tienen el denominador común de registrar más de 1,5 millones de pernoctaciones hoteleras al año.

Esta clasificación incluye varias ciudades españolas, entre ellas Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, Granada, Sevilla y Málaga.

Durante el período 2009-2013 numerosas ciudades europeas registraron un crecimiento en las pernoctaciones hoteleras superior al 6%. En el caso de España, tal aumento fue logrado por Barcelona, Valencia y Sevilla.

Ciudades medianas

Tras las 44 ciudades que competirían en la Champions League del turismo hay otro grupo de 71 destinos que Karl Wöber identifica como la “segunda división europea”.

Esta categoría se refiere a las urbes que registran entre medio millón y millón de pernoctaciones hoteleras y que son “destinos culturalmente y económicamente bien conocidos en Europa”.

En esta otra categoría aparecen 11 ciudades españolas: Santiago de Compostela, La Coruña, Gijón, Bilbao, San Sebastián, Tarragona, Zaragoza, Málaga, Córdoba, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.

En esta categoría también surgen oportunidades. Según explica Magda Antonioli, catedrática y directora del departamento de Economía del Turismo de la Universidad de Bocconi, los destinos con más posibilidades de éxito serán aquellas ciudades “concebidas como un todo, destinos boutique secundarios o terciarios”.

Antonioli, que participó en las jornadas Spain GTF, apunta que la clave del éxito residirá en ofrecer la opción de personalizar todos los elementos del destino, respondiendo asimismo a la creciente tendencia ‘bleisure’, ya que los viajes de negocios dejan de ser exclusivamente de trabajo para incorporar un importante componente de ocio (business + leisure)”.

Short break y low cost

En cualquier caso, y según la opinión de Karl Wöber, el turismo urbano está ganando importancia en los últimos años debido a una combinación de factores.

Entre ellos: una mayor movilidad (los vuelos low cost han sido claves); boom de la información; los productos de turismo urbano son “altamente estandarizables y listos para su adquisición”; el hecho de que las ciudades sean ideales para short-breaks; las mejoras experimentadas por los destinos urbanos en equipamientos culturales, limpieza, etc.

En la misma línea, y según apuntaba un informe elaborado por la empresa de estudios de mercado IPK para la feria turística ITB de Berlín, el segmento que ha vivido un auténtico boom es el turismo urbano, que ha aumentó un 58% durante el período 2010-2014 y en la actualidad ya representa el 20% de todos los viajes internacionales que se realizan en el mundo.

Sólo en 2013, los city trips realizados por viajeros europeos al extranjero aumentaron un 10%, frente a los viajes a destinos de sol y playa, que subieron un 6% (Fuente: IPK).

Estandarización y mayor competencia por precio

No obstante, la rentabilidad del turismo urbano – a pesar de su éxito- también se ve amenazada, según indica Karl Wöber.

Por ejemplo, el aumento de la estandarización y transparencia de productos y servicios lleva a niveles de competitividad más exigentes y por tanto a márgenes de beneficios menores.

De hecho, según apuntaba un reciente informe de Expedia sobre las tendencias de viaje en 2015, este año han tenido una gran demanda las escapadas low cost a destinos urbanos en el extranjero.

“En lo que a Europa se refiere, la tendencia muestra que Roma, París y Estambul son las ciudades preferidas de los turistas españoles en 2015.¿El denominador común? Unos clientes que cada vez demandan precios más ajustados”.

Riesgos sociales

Pero por otra parte, advierte Karl Wöber, el éxito turístico de un destino urbano puede ser un arma de doble filo: por un lado se genera más negocio, por el otro las aglomeraciones, atascos, ruidos, etc, pueden hacer los destinos menos sostenibles.

De ahí que las relaciones entre turistas, la propia industria y los residentes locales deban ser gestionadas con mayor atención. De lo contrario pueden generarse situaciones de turismofobia.

El análisis de Karl Wöber es compartido por Jordi Ficapal, director del Observatorio de Turismo Responsable de la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi (HTSI), Barcelona.

Ficapal llama la atención sobre “el coste enorme de revertir, si esto es realmente posible, los problemas causados por un turismo descontrolado que termina por “macdonalizar” o “disneyzar” el destino a costa de las formas de vida locales. Esto ya lo hemos visto a menudo en destinos de sol y playa”. ¿Ese riesgo sería extrapolable a destinos urbanos?

Ficapal considera que ya está pasando. “De hecho, el fenómeno de la conversión de un destino en un no-lugar turístico parece ahora amenazar algunas ciudades en las que se estarían dando procesos de gentrificación en algunos barrios debido a la presión del mercado de alquiler de apartamentos turísticos e, incluso, del mercado del alojamiento en red, en muchas ocasiones mal llamado turismo colaborativo”.

El turismo urbano del siglo XXI, en suma, tendrá que estar atento para no morir de éxito.

---

Este reportaje ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de octubre y puede descargarse como documento PDF.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.