Putin quiere que el Estado mantenga el control de las empresas estratégicas

Aeroflot y Ferrocarriles Rusos: privatización parcial para corregir el déficit presupuestario

El presidente ruso, Vladimir Putin, tiene previsto privatizar siete grandes empresas estatales estratégicas en un intento de tapar los 'agujeros' presupuestarios creados por el desplome de los ingresos provenientes del petróleo. Entre estos activos, se encuentra la línea aérea nacional de Rusia y la mayor del país, Aeroflot, y Ferrocarriles Rusos. La iniciativa ya fue anunciada por primera vez hace unos cinco años y ahora vuelve a plantear la venta de activos estatales, aunque sin perder el control sobre el capital.

En una reunión en el Kremlin con los responsables de algunas de las mayores empresas controladas por el Estado de Rusia, Putin hizo la advertencia de que el país debía mantener el control de las empresas estratégicas, privatizando sólo participaciones minoriarias en esas firmas, según informó la agencia británica de noticias Reuters. Asimismo, los compradores no podrán financiar negocios con préstamos de los bancos estatales, dijo Putin en una reunión en el Kremlin para discutir la privatización con los máximos jefes de las empresas estatales que serían parcialmente privatizadas. “El Estado debe mantener el control de las entidades estratégicas y de importancia sistémica”, dijo.

Aeroflot y Ferrocarriles Rusos: privatización parcial para corregir el déficit presupuestarioAeroflot y Ferrocarriles Rusos: privatización parcial para corregir el déficit presupuestario

Además de Aeroflot y Ferrocarriles Rusos, el grupo de siete compañías estratégicas se completa con Rosneft OJSC, empresa de petróleo propiedad del gobierno ruso; VTB Bank PJSC, uno de los principales bancos universales de Rusia y el mayor en términos de capital autorizado; Alrosa PAO, empresa dedicada principalmente a la exploración, extracción, fabricación y venta de diamantes; Bashneft PAO, la empresa de extracción, exploración y producción de petróleo, gas y productos derivados del crudo.

La venta de activos del Estado juega "un papel importante en el cambio de la estructura de la economía rusa y estimula la inversión privada", dijo Putin. "Los nuevos propietarios de activos privatizados deben tener jurisdicción rusa”.

Según la información de Reuters, el gobierno ha anunciado planes para ofrecer participaciones en empresas estatales durante dos años para obtener alrededor de 13.000 millones de dólares (11.511 M €), ya que busca cubrir un segundo año de déficits presupuestarios tras el colapso de los precios del petróleo.

El déficit del presupuesto, ya en 2015 el máximo en los últimos cinco años, corre el riesgo de aumentar hasta un 6% del PIB este año, a menos que el gobierno tome medidas que pueden incluir una reducción del 10% en el gasto; según dijo el mes pasado el ministro de Finanzas, Anton Siluanov.

La venta de bienes del Estado debe ser "económicamente viable" y "debe tener en cuenta las condiciones del mercado", dijo Putin. "Las acciones no deben ser vendidas a cambio de nada, a un precio de remate", dijo.

Oleg Kouzmin, economista Rusia Renaissance Capital, señaló que "anteriormente, la privatización fue impulsada principalmente por la intención de ajustar la estructura de la economía y hacerla más eficiente", dijo a The Financial Times. "Ahora, obtener efectivo frente a la fuerte caída de los precios del crudo se ha convertido en una de las razones principales por las que la privatización está de nuevo en la agenda".

Incluso, el gobierno estaría considerando ampliar la lista de grandes empresas que serán privatizadas en 2016.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.