Diario 5379 18.09.2018 | 23:53
Hosteltur: Noticias de turismo
Temas de portada

¿Goodbye o hasta luego? Informe HOSTELTUR sobre el Brexit

Los escenarios que podrán afectar al sector turístico español 15 noviembre, 2016
  • Una historia de amor que el Brexit pondrá a prueba: hay más vuelos entre Reino Unido y España que entre Canadá y Estados Unidos
  • Riesgos: conexiones aéreas, facilidad de acceso y derechos de los británicos en España podrían verse afectados a partir de 2019
  • El primer efecto: la depreciación de la libra esterlina generará una caída del gasto medio por turista británico que viaja a España

Tras la consulta del pasado junio en la que un 51,9% de los ciudadanos del Reino Unido votaron a favor del Brexit, Londres solicitará la salida de la UE en marzo de 2017. Se iniciará entonces un período de negociaciones de dos años que deberá culminar en 2019, haya o no acuerdo en todos los temas tratados. El turismo será uno de ellos y no precisamente el más fácil, tal como expone el tema de portada de la revista HOSTELTUR del mes de noviembre, en un informe de 16 páginas que se puede descargar como documento PDF al final de este artículo.

España y Reino Unido mantienen “una historia de amistad que perdura desde décadas, desde el boom turístico en la década 1960. En la actualidad hay más trayectos por avión entre ambos países que entre Canadá y Estados Unidos”, asegura Tim Hemmins, Ministro Consejero de la embajada británica en Madrid.

¿Goodbye o hasta luego? Informe HOSTELTUR sobre el Brexit

Pero esos “lazos muy profundos” se ven ahora amenazados por el Brexit y la incertidumbre que genera el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea, tal como reconoció Hemmins durante una jornada organizada por la firma auditora Auren en Barcelona.

“Entendemos que se haya generado inquietud. Pero no queremos dar la espalda a nuestros socios, no es el estilo británico. Nuestro éxito como nación está intrínsecamente ligado a nuestras relaciones internacionales y esto no va a cambiar. Los países de la UE seguirán siendo nuestros amigos, aliados, socios y destinos turísticos favoritos”, remarcó el diplomático.

Pero la negociación, reconoce, será “complicada y compleja y no tenemos aún las respuestas de cómo acabarán. Y una prioridad será el derecho de de la gente a viajar”.

Sin embargo, con un Reino Unido fuera de la UE, incluso se plantea que los británicos necesitaran algún tipo de visado para viajar a la UE y viceversa.

“Todo está sobre la mesa de la negociación. La primera ministra Theresa May ha dicho que no desea recortar derechos ya existentes. Pero en todo caso, dado que los movimientos migratorios tuvieron un papel importante en la votación del Brexit, es posible que el asunto de los visados se plantee en la negociación”, apunta Tim Hemmins.

Escenarios

Pero con tantos temas para negociar sobre la mesa, las dudas y los riesgos se multiplican.

Según indica Raquel Fernández, abogada del equipo internacional de la firma auditora Auren, “el peor de los escenarios sería llegar a 2019 con el Reino Unido fuera de la UE y sin acuerdos”.

En cualquier caso, durante el período de negociaciones se seguirán aplicando todos los tratados de la UE.

¿Pero qué modelo de relación podría haber a partir de 2019?

Raquel Fernández apunta varias posibilidadades: “un modelo noruego, de integración en el Espacio Económico Europeo, es poco probable para el caso específico del Reino Unido, porque implicaría no poder participar en directivas, presupuestos, libre circulación de ciudadanos y capitales…”.

Otra posibilidad sería el “modelo suizo”, es decir una adhesión al Acuerdo Europeo de Libre Comercio, compuesto por 100 acuerdos diferentes.

Una tercera posibilidad sería el “modelo turco”, que implica formar parte de la Unión Aduanera.

También existiría el “modelo de la Organización Mundial del Comercio”, basado en acuerdos multilaterales con distintos países.

¿Habrá suficientes modelos para elegir? El mundo nunca es suficiente si hablamos del Reino Unido. “Nosotros buscaremos un modelo propio: el británico”, concluye el diplomático Tim Hemmins.

Ojo con las cláusulas

En todo caso, la abogada Raquel Fernández aconseja a las empresas turísticas españolas que mantienen relaciones comerciales con compañías del Reino Unido que pongan especial atención a partir de ahora en las cláusulas de sus contratos, sobretodo las que sean vigentes a partir de 2019.

Y es que, tras la salida del Reino Unido de la UE, “no serán aplicables los reglamentos europeos sobre competencia judicial; reconocimiento de resoluciones judiciales; y sobre derecho aplicable”.

Es decir, “las sentencias en Reino Unido dejarán de tener beneficio de reconocimiento automático. Por ejemplo, un derecho de crédito. Habrá que pasar al derecho internacional privado de cada país”.

¿Y qué ocurrirá a partir de 2019 si un turista británico que ha viajado a España denuncia al turoperador por una supuesta indisposición que tuvo en un hotel de la Costa del Sol, por ejemplo?

La sentencia de un juez británico no tendría efecto, a priori, pero también dependerá de las cláusulas de reclamación que tengan firmadas el turoperador británico y el establecimiento hotelero español.

Jurídicamente no hay seguridad de lo que va a pasar, dependerá del resultado de las negociaciones”, concluye la abogada Raque Fernández.

Sin efectos en 2016

De momento, el resultado de la votación del Brexit ha afectado negativamente a la libra esterlina y este efecto se ha trasladado a los viajes.

“Nuestra valoración sobre el Breixit es que, a corto plazo, su impacto en el turismo español se limitará a la devaluación de la libra frente al euro, lo que podría reducir no tanto las llegadas, sino la duración de los viajes y el gasto que realizan los turistas británicos en sus viajes a España”, según apunta Turespaña.

Lo cierto es que en 2016 siguen creciendo las entradas de turistas británicos, con un crecimiento del 13% de enero a agosto.

“En 2016 se podrían alcanzar respectivamente récords históricos con cerca de 17,6 millones de británicos y un gasto de 15.500 millones de euros”, según informa el Instituto de Turismo de España.

Además, las reservas hacia España para la temporada de invierno han aumentado 16%, según GFK. Ver también World Travel Market saluda de nuevo a España como destino vencedor.

Consecuencias a medio plazo

No obstante, “a medio plazo, las consecuencias podrían endurecerse, ya que podrían verse afectadas conexiones aéreas, facilidad de acceso (control de pasaportes y visados) y también los derechos de los británicos residentes o propietarios de viviendas en España, principalmente su acceso a pensiones, sanidad pública y servicios públicos”, según apunta Turespaña.

Cabe apuntar que el 28 de junio, una semana después del referéndum, el Ministerio de Industria convocó el Consejo Español de Turismo para iniciar un seguimiento del Brexit.

Por otra parte, según la embajada británica en España, se estima que unos 319.000 británicos residen en nuestro país “aunque en la práctica la cifra podría ser el doble, ya que muchos no están registrados, o no residen en España a tiempo completo”, informa Turespaña.

Aunque de momento, tanto la asociación de agencias de viajes británicas ABTA, como los dos grandes turoperadores europeos, TUI y Thomas Cook, coinciden en asegurar que el Brexit no está afectando a la demanda de viajes y muy posiblemente no lo hará tampoco en adelante. Otra cosa será el gasto, y la selección de destinos.

¿Goodbye o hasta luego?

El informe completo, de 16 páginas de extensión, elaborado por HOSTELTUR sobre los impactos del Brexit en el sector turístico español se puede descargar como documento PDF al final de este artículo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.