Diario 5515 23.02.2019 | 15:42
Hosteltur: Noticias de turismo

Kenia: Los empresarios turísticos temen una nueva caída en el sector tras el atentado de Mombasa

2 diciembre, 2002
La industria turística keniata ha reaccionado con miedo y estupor ante el atentado terrorista perpetrado con un coche-bomba el pasado jueves en el hotel Paradise de Mombasa, en el que 15 personas murieron y unas 80 resultaron heridas, al igual que ante el ataque frustrado contra un avión Boeing 757 de la compañía chárter israelí Patkia, que estuvo a punto de ser abatido por el lanzamiento de dos misiles tierra-aire disparados después de su despegue en el aeropuerto de esta ciudad del sur de Kenia.
La industria turística keniata ha reaccionado con miedo y estupor ante el atentado terrorista perpetrado con un coche-bomba el pasado jueves en el hotel Paradise de Mombasa, en el que 15 personas murieron y unas 80 resultaron heridas, al igual que ante el ataque frustrado contra un avión Boeing 757 de la compañía chárter israelí Patkia, que estuvo a punto de ser abatido por el lanzamiento de dos misiles tierra-aire disparados después de su despegue en el aeropuerto de esta ciudad del sur de Kenia. De este modo, según varios expertos consultado por el diario "The Nation", estos atentados afectarán significativamente a los ingresos del sector turístico, recuperado en estos últimos años y, hasta ayer, con grandes perspectivas para esta temporada gracias a la exitosa participación de más de 50 empresas locales en la reciente feria internacional de turismo World Travel Market (WTM) de Londres. "Nos habíamos recuperado muy bien hasta el día de hoy (por el jueves), pero puedo asegurar que noticias como éstas no son nada buenas para la industria", indicó el director del Consejo de Turismo de Kenia, Betty Buyu. De hecho, y teniendo en cuenta que estos sucesos han coincidido con el inicio de la temporada alta en la costa del país, sus efectos pueden llegar a ser devastadores. Estas consecuencias ya han sido advertidas por el ministro de Turismo de Kenia, Kalonzo Musyoka, que reconoció el hecho de que "estos sucesos obviamente causarán una gran preocupación al provocar un revés temporal en la industria del turismo" de Kenia, aunque confió en que "no tengan un impacto duradero en el país". La industria turística de Kenia vivió sus años dorados entre 1994 y 1996, años en los que la industria recaudó más de 350 millones de euros anualmente. Sin embargo, el desencadenamiento en 1997 de las luchas étnicas en la zona del Likoni, en el sudeste del país, así como el atentado terrorista perpetrado en agosto de 1998 contra la Embajada norteamericana de Nairobi, (que dejó 224 muertos -incluyendo 12 estadounidenses y 32 keniatas que trabajaban en la embajada- y casi 5.000 heridos) causaron una catástrofe económica en la industria turística keniata, de la que, según los expertos, aún no se ha recuperado completamente. Según las estadísticas disponibles, Kenia acogió 333.990 turistas en el año 2001, lo que supuso unas ganancias de 289 millones de euros, lejos aún de sus mejores años. Además, muchos negocios turísticos tuvieron que cerrar sus puertas. Para este año, las previsiones oscilaban entre las 375.000 y las 400.000 visitantes, con unos ingresos estimados de entre 350 y 380 millones de euros. Tras los atentados en Kenia, la principal cuestión para el sector turístico es determinar la estrategia de comunicación adecuada, dado que el turismo es un sector que depende de la percepción que se tenga de la situación. Kenia comparte ahora esta cuestión con la isla indonesia de Bali. Sin embargo, los atentado en Bwindi (Uganda) y en Luxor (Egipto) han demostrado que los hechos conflictivos en los que se ven involucrados turistas pueden no tener consecuencias importantes desde el punto de vista del mercado, si se elige una gestión de información efectiva. Asimismo, se confía en que, en el caso de Kenia, el mercado entenderá que era un ataque contra Israel y no contra el país africano. Sin embargo, el sector privado y público, que mantienen una comunicación constante para gestionar la crisis, han expresado su intención de reforzar la seguridad de los visitantes. Asimismo, hicieron una llamada para que se difunda una información real de la situación que no cree expectativas erróneas. La industria turística en Kenia estaba empezando a recuperarse tras los enfrentamientos de Likoni en 1997, especialmente, las zonas costeras, de las que depende tres quintas partes de los ingresos turísticos.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.