Especialmente afectados los establecimientos de los cayos

Las cadenas españolas en Cuba hacen recuento de daños tras el paso de Irma

Falsos techos que han volado, cristales rotos, muebles destrozados, falta de electricidad, arboles arrancados,... Ese es el panorama que se han encontrado la mayoría de los hoteles españoles en Cuba tras el paso del huracán Irma que ha dejado diez muertos y numerosos destrozos por toda la isla.

Los cayos de la zona norte - Cayo Coco, Cayo Santa María y Cayo Guillermo- pero también Varadero han sido las zonas mas afectadas por los vientos de hasta 195 kilómetros por hora, lugares en los que precisamente se concentran buena parte de los intereses españoles con hoteles de Meliá o Iberostar, entre otras cadenas.

Desde la compañía de los Escarrer explican a HOSTELTUR noticias de turismo que “aunque todavía se están inventariando los daños materiales, podemos informar de que las afectaciones más importantes se han producido en algunos de nuestros hoteles en Cuba, fundamentalmente en Los Cayos, Varadero e incluso La Habana, que han motivado en algunos casos su evacuación”.

Las cadenas españolas en Cuba hacen recuento de daños tras el paso de IrmaLas cadenas españolas en Cuba hacen recuento de daños tras el paso de Irma

Meliá detalla que “en todo momento se ha velado por la seguridad y confort de los clientes y los empleados, y gracias a la impecable coordinación de la respuesta a este fenómeno meteorológico, no hay que lamentar la pérdida de vidas humanas. Respecto a la reposición de los daños materiales, el país se encuentra ya trabajando en la más pronta recuperación de las zonas turísticas”.

La cadena mallorquina también se ha visto golpeada por Irma posteriormente en Miami donde se encuentran sus oficinas corporativas que tuvieron que ser cerradas por precaución al igual que el ME Miami. El personal y los clientes fueron evacuados, “si bien el impacto sobre la ciudad ha sido menor de lo esperado, gracias a que los vientos penetraron por la costa oeste de Florida”.

Evacuaciones preventivas

Desde Iberostar explican que “nos encontramos en fase de recuperación de todas nuestras instalaciones hoteleras. Nuestros hoteles tanto de Varadero como de La Habana se encuentran abiertos y están operando con total normalidad, mientras que aún se están evaluando las consecuencias del paso de la tormenta en nuestros hoteles de Cayo Santamaría, Cayo Coco y Cayo Guillermo”.

La cadena detalla que durante el paso del huracán “se activaron todos los protocolos de seguridad y prevención de Cuba, monitoreando cuidadosamente la evolución de los acontecimientos y estableciendo todas las medidas necesarias para preservar el bienestar de huéspedes y trabajadores”.

Otros profesionales turísticos como José Luis Fráser, director adjunto del Pullman Cayo Coco, relatan que en sus 28 años ligados al sector turístico “nunca había visto un fenómeno con consecuencias tan nefastas como estas”.

Los fuertes vientos arrancaron árboles de cuajoLos fuertes vientos arrancaron árboles de cuajo

Be Live Hotels reubicó a todos sus clientes en otras zonas de la isla debido a la proximidad de sus hoteles al mar garantizando así su seguridad. “En cuanto a los daños ocasionados en nuestras instalaciones, afortunadamente nuestro personal pudo realizar todos los trabajos previos que se suelen llevar a cabo en este tipo de situaciones para mitigar los efectos del huracán; por esta razón, tan solo se han visto afectadas las áreas comunes aunque estructuralmente no hay daños significativos”.

Roc Hotels también evacuó dos de sus hoteles, el Presidente (La Habana) y el Santa Lucia (Playa de Santa Lucía-Camagüey). El primero está cerrado tras haberse inundado si bien sus responsables esperan reabrirlo en cuatro o cinco días una vez que recuperen el sistema eléctrico y sanitario y repongan los cristales rotos. El Roc Santa Lucía ha sufrido algunos daños en zonas comunes y su reapertura está prevista para el 25 de septiembre.

Los otros dos establecimientos de la cadena, el Barlovento y el Arenas Doradas (ambos en Varadero) han estado abiertos en todo momento y aunque han sufrido algunos daños operan con normalidad. En total la cadena mallorquina calcula que reparar los desperfectos causados por Irma les costa entre tres y cuatro millones de dólares.

“Todos nuestros clientes y personal en los hoteles estamos en perfecto estado. No hemos tenido ni el más mínimo incidente con la seguridad de las personas gracias a la perfecta organización dirigida por la defensa civil de Cuba, la preparación de sus habitantes y todo coordinado por los responsables de cada instalación. En nuestros hoteles, la entrega y dedicación de todo el personal para proteger y atender a los clientes ha sido ejemplar”, recalca Pedro Martín, supervisor general de la cadena en el Caribe.

En el caso de NH, con un hotel en La Habana, afirman no tener constancia de que se hayan sido afectados ni hayan sufrido daños severos por el huracán. Barceló, H10, BlueBay y Blau son las otras cadenas españolas con intereses en Cuba que han sufrido el impacto de Irma.

Todas las compañías patrias se encuentran ya trabajando a pleno rendimiento para borrar los efectos del huracán y recuperar lo más pronto posible la normalidad.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.