Diario 5824 21.02.2020 | 12:59
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. La intervención estatal provocó la indignación del saliente CEO de IAG, Willie Walsh

IAG denuncia el rescate de Flybe por el Gobierno británico ante la UE

16 enero, 2020

International Airlines Group (IAG) -holding de British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level- ha denunciado ante la Unión Europea (UE) la intervención del Gobierno del Reino Unido en apoyo financiero de la aerolínea Flybe. La intervención estatal provocó la indignación del saliente CEO de IAG, Willie Walsh, quien denunció el "descarado derroche de fondos públicos".

"IAG ha cursado una queja ante la Dirección General de Competencia de la UE esta mañana (15 de enero) sobre la ayuda estatal que el Gobierno del Reino Unido ha concedido a Flybe", confirmó el grupo según recoge la agencia rusa de noticias Sputnik.

La acción está motivada por las medidas de gracia aprobadas por el Gobierno de Boris Johnson a fin de evitar la quiebra del "mayor operador de vuelos regionales en Europa", según asegura la aerolínea.

El Gobierno británico, que rechazó intervenir para mantener a flote al grupo Thomas Cook, defendió el trato especial proporcionado a la aerolínea regional: "Encantada de haber llegado a un acuerdo con los accionistas de Flybe para mantener la compañía en operación y asegurar que las regiones del Reino Unido continúen conectadas", celebró la ministra de Negocios, Andrea Leadsom, en un comunicado difundido por Twitter.

Flybe se salvó de la quiebra hace casi un año al ser absorbida por el consorcio Connect Airways, formado por Stobart Aviation, Cyrus capital y Virgin Atlantic -controlada parcialmente por la estadounidense Delta).

"Virgin-Delta pretenden que el contribuyente pague la factura de su mala gestión de la aerolínea, criticó Walsh.

EsasyJet y Ryanair, entre otras operadoras europeas, protestaron también por el paquete de rescate que mantendrá en el aire a esta aerolínea que despega de 80 aeropuertos de 15 países.

El Gobierno se ha comprometido a diferir el pago de 106 millones de libras (unos 125 millones de euros) que Flybe debe a la Hacienda británica y el acceso a un posible crédito estatal.

Contempla además abolir el impuesto nacional de aviación por pasajero —13 libras por vuelo en 2019— que la industria demanda en los últimos años. Esta reducción del coste del transporte aéreo, que podría incluirse entre las medidas fiscales de los próximos Presupuestos Generales, inquietará a ecologistas y activistas en torno al cambio climático.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.