Edición España. La ausencia de certificado no podrá derivar en despidos, aclara el gobierno

Italia pone en marcha el Green Pass obligatorio para los trabajadores  

Desde este viernes las empresas públicas y privadas exigen certificado de vacunación o un test realizado hasta 48hs antes 15 octubre, 2021
  • Las multas para los empleados oscilarán entre 600 y 1.500 euros y para los empleadores entre 400 y 1.000 euros
  • Los trabajadores que no estén vacunados deberán presentar un test cada 48hs y será válidas las pruebas rápidas cuyo precio máximo es de 8€
  • La ausencia de Green Pass no conlleva despido, pero el trabajador será suspendido, sin derecho a salario, hasta que lo presente

Desde este lunes todos los trabajadores de Italia, privados y públicos, deberán presentar obligatoriamente el Green Pass que acredite haber recibido la vacuna contra la Covid-19 o un test realizado dentro de las 48 horas previas a la incorporación a su puesto, ya que entra en vigor el decreto firmado por el primer ministro, Mario Draghi. Inspectores de trabajo y autoridades sanitarias controlarán que las empresas exijan el certificado y se aplicarán multas de entre 600 y 1.500 euros para el empleado que no cumpla y para el empleador oscilará entre los 400 y los 1.000 euros. Esta medida del gobierno italiano es pionera en Europa.

De acuerdo a Our World in Data, en Italia el 70,4% de la población cuenta con la dosis completa de vacunas contra la Covid-19 y se estima que alrededor de 3 millones de trabajadores no han sido inmunizados.

Para llevar a cabo el control, el gobierno ha dotado a las empresas públicas y privadas de herramientas informáticas para una verificación diaria, que puede realizarse al ingreso o durante el horario de trabajo.

La inspección es aleatoria, pero debe realizarse sobre una base diaria no inferior al 20% del personal en servicio y se debe asegurar la rotación de tal forma que el control alcance a toda la plantilla

Las personas que por razones de salud comprobadas no puedan aplicarse las vacunas, deberán tramitar un certificado y no serán sometidos a controles. El resto deberá presentar el Green Pass, con la vacuna o realizarse pruebas cada 48 horas, siendo válidos los test de antígenos que se realizan en farmacias y cuyo precio máximo fue fijado por decreto en 8 euros.

Los trabajadores italianos o extranjeros que hayan recibido dosis chinas, rusas o indias no aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA), deberán hacerse test de antígenos y repetirlo con la misma frecuencia que los no vacunados.

El Green Pass es obligatorio para todos los trabajadores, sean empresas públicas o privadas.

El decreto que entra en vigor este viernes también establece que si un trabajador se presenta a trabajar y se descubre que no cuenta con el certificado, "debe ser alejado de su puesto". Sea en el ámbito público como privado, “se considera ausente injustificado, sin derecho a salario, hasta la presentación del pase verde”.

En el caso de las empresas con menos de 15 asalariados, a partir del quinto día de ausencia injustificada ”podrá suspender al trabajador por el tiempo que corresponda al del contrato de trabajo estipulado para la sustitución, en todo caso por un plazo no superior a diez días, renovable por una sola vez”.

El gobierno aclara que "en ningún caso la ausencia de certificación verde conlleva despido"

Si un autónomo presta sus servicios a una empresa y debe acceder al lugar, también deberá contar con el Green Pass, ya que están sujetos a control “todos aquellos que realicen, por cualquier motivo, su trabajo o formación o actividad de voluntariado en las instalaciones de la empresa”. Esta medida alcanza a quienes estén externalizados y ofrezcan servicios de limpieza, catering, mantenimiento, pero también repostaje de máquinas expendedoras, consultores y colaboradores, mensajeros que entregan correo de oficina, entre otros.

Tampoco quedan exentos de la obligación del Green Pass quienes trabajen al aire libre.

Seguridad para los clientes

El caso italiano es pionero en Europa, pero en otros países ya se han implantado medidas similares e incluso hay empresas que están "empujando" a la vacunación porque necesitan transmitir confianza para reabrir la actividad y recuperar las cifras prepandemia, como se publica en Vacunación obligatoria: ¿Qué está pasando en el sector?.

Las aerolíneas estadounidenses están aplicando estrictas políticas para obligar a su personal a la vacunación y la rusa Aeroflot tomó una medida similar.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.