Edición España. La entrevista de Carmen Porras

"Ninguna generación había visto antes cambios tan apreciables en el clima"

Ernesto Rodríguez, jefe del área de Modelización y Evaluación del Clima de la AEMET, explica que, frente a los cambios del pasado, el calentamiento que sufre ahora nuestro planeta se desarrolla a gran velocidad 14 noviembre, 2021
  • "Siempre ha habido incendios, inundaciones y olas de calor, como consecuencia de la variabilidad natural, pero ahora cambia la frecuencia"
  • "La Tierra se está calentando, sube la temperatura del aire, de los océanos, hay menos hielo, menos nieve. Negar eso es negar la evidencia"
  • "No es suficiente con modificar el modo de transporte, hay otras cuestiones, como los actuales patrones de producción y de consumo"

El sistema climático ha sufrido modificaciones durante miles de años que han marcado la evolución de nuestro planeta, pero la gran diferencia con el actual cambio climático, y de ahí la gran preocupación que genera, es que está causado por la actividad humana frente a los fenómenos naturales que ocasionaron los cambios en el pasado, además de su mayor rapidez. “Somos la primera generación que está viendo cambios en el clima apreciables a lo largo de nuestra vida”, asegura Ernesto Rodríguez, jefe del área de Modelización y Evaluación del Clima de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Lleva más de 35 años dedicado al desarrollo e implementación de modelos para la predicción numérica del tiempo y para la evolución del clima y es uno de los científicos españoles que participa en el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la Organización de Nacionales Unidas (ONU).

Acaba de finalizar la Cumbre del Clima (COP26), que desde el 31 de octubre se ha celebrado en Glasgow con el fin de frenar el avance del cambio climático. En el pasado ya ha habido cambios en el sistema climático, ¿por qué es tan grave el que estamos sufriendo ahora?

En el pasado, los cambios climáticos se debieron a cambios naturales, por ejemplo, por la actividad solar. La radiación que nos viene del sol puede cambiar a lo largo de los siglos y, de hecho, ha cambiado, todos hemos oído hablar de la pequeña edad del hielo que fundamentalmente tuvo razones naturales. Sin embargo, el actual cambio climático es de origen antropogénico, no es de origen natural.

Otra característica es su rapidez. En el pasado los cambios en el clima se han producido en escalas geológicas. Una glaciación venía a durar 80.000 años y estaba intercalada con periodos fríos y periodos cálidos de 15.000- 20.000 años, con lo que tenían un ciclo de 100.000 años, mientras que los cambios en el clima que estamos teniendo ahora son del orden de 30, 40 o 50 años, que es una vida humana.

Ningún humano había visto antes cambios tan apreciables en el clima como los que estamos viendo nosotros. Somos la primera generación que está viendo cambios en el clima apreciables a lo largo de nuestra vida

Sin embargo, hay muchas personas que niegan la existencia del cambio climático. ¿Qué les diría?

El cambio climático es algo observable. En los servicios meteorológicos de todo el mundo tomamos medidas y estamos viendo que la tierra se está calentando, sube la temperatura del aire, de los océanos, hay menos hielo, menos nieve… Negar eso es negar evidencias.

Quizá donde ha habido más negación en el pasado ha sido en la causa de este calentamiento. ¿Es la actividad humana o pueden ser causas externas, cíclicas, de origen natural? En su último informe, el IPCC establece, sin género de dudas, que la causa principal del calentamiento del sistema climático es la actividad humana. Y se debe a dos cosas, principalmente, a la quema de combustibles fósiles y, segundo, a la deforestación.

Como ciudadanos, ¿qué debemos hacer desde nuestra responsabilidad individual?

Estamos más concienciados que hace unos pocos años, pero todavía de forma muy insuficiente. No vale con modificar el modo de transporte que utilizamos, hay otras cuestiones, como los actuales patrones de producción y de consumo, que tienen asociadas muchas emisiones. Ahora mismo es bastante habitual que se produzcan bienes y alimentos muy lejos, que hay que transportar por barco o avión, lo que implica grandes emisiones de gases de efecto invernadero. Ese patrón económico tendría que cambiar para tener una producción y un consumo de proximidad. Son cuestiones muy complejas, nadie dice que sean fáciles.

Ernesto Rodríguez Camino ha participado en numerosos proyectos internacionales relacionados con el desarrollo de modelos de simulación del tiempo y el clima.

Además, ya no hay ninguna región libre del impacto del cambio climático, según el último informe del IPCC, el panel de expertos de la ONU…

Todas las regiones de la tierra, de una u otra forma, están afectadas, con cambios de temperaturas o de patrones de precipitación, o que haya más o menos ciclones tropicales o que haya fusiones de hielo apreciables y que se salen de la variabilidad histórica.

Físicamente estamos a tiempo de frenar el cambio, siempre y cuando se hagan cosas drásticas y de forma rápida. Desde el comienzo de la revolución industrial las temperaturas han subido aproximadamente 1,1 grados. Puede parecer poco, pero es el promedio mundial, hay zonas en las que ha subido 2 o 3 grados, incluso más.

Hay que tomar medidas, hay que adoptar una transición rápida, urgente, que abarque todos los sectores. Si esperamos un poco ya no será físicamente posible, aunque tengamos toda la intención y toda la voluntad política

Si no se tomaran medidas, ¿en qué medida impactará en determinadas actividades económicas, como el turismo?

Nos podemos encontrar que regiones, que eran menos apetecibles por el clima, compitan con nosotros. Además, no se trata solo de tener un clima más o menos agradable, también puede haber otros problemas, como escasez de recursos hídricos. El turismo requiere unas condiciones mínimas de suministro de agua y una reducción clara del agua disponible le puede afectar. Lo mismo pasa en otros sectores que dependen mucho de las regiones y de las estaciones. Un ejemplo son los vinos, que, en general, se producen en lo que se llama clima mediterráneo, que hay en muy pocas regiones del mundo y que con el cambio se extenderá hacia el norte.

Hay algunos casos muy espectaculares en este sector, como es el turismo de nieve. Si no hay nieve porque aumentan las temperaturas, eso lo estamos viendo ya, el turismo de nieve desaparece

El pasado verano se registró una oleada de incendios, con gran incidencia en California, Turquía, Grecia y Málaga, entre otros lugares. En el otro extremo, hubo graves inundaciones en el centro de Europa. ¿Pueden atribuirse al cambio climático?

Es muy difícil atribuirle una causa única a un evento único, lo que sí somos capaces de atribuir es un aumento en la frecuencia de ciertos eventos. Siempre ha habido incendios forestales, inundaciones y también olas de calor, esto es consecuencia de la variabilidad natural, pero ahora cambia la frecuencia.

Antes había una ola de calor cada cierto número de años, mientras que ahora en un verano se nos pueden presentar dos o tres, además más largas y más intensas. Esto sí tiene que ver con las actividades humanas

También se puede atribuir a eventos individuales una causalidad antropogénica, pero normalmente la causalidad antropogénica se atribuye a aumento de la frecuencia de ciertos eventos extraños.

Avatar redactor Carmen Porras Núñez Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.