Estudio sobre las intenciones de los viajeros recogido en 'Global Environmental Change'

Huella de carbono: ¿quieren pagar más los viajeros para compensarla?

24 febrero, 2022
Huella de carbono: ¿quieren pagar más los viajeros para compensarla?
  • Un 95,5% de los usuarios de una aerolínea suiza rehusó la opción de compensar la huella de carbono
  • Llaman a diferenciar entre las intenciones declaradas por el viajero y su efectiva disposición a pagar más
  • Destacan el escepticismo sobre una compensación voluntaria del consumidor de su huella de CO2

Tras la pandemia, los viajeros estarán más concienciados sobre la necesidad de proteger el planeta del avance del cambio climático y se mostrarán dispuestos a pagar más por unas vacaciones más sostenibles. Esta es una de las tendencias puestas sobre la mesa por distintos actores del sector a la hora de dibujar el perfil del nuevo turista que deja la COVID-19. No obstante, de las intenciones a su puesta en práctica hay un trecho: un 95,5% de los usuarios de una aerolínea suiza rehusó la opción de compensar la huella de carbono a la hora de reservar su vuelo, según un estudio que recoge la publicación científica Global Environmental Change.

Esa tesis según la cual existiría un considerable porcentaje de consumidores dispuestos a pagar más por productos sostenibles se viene repitiendo en diferentes foros, encuestas, en los últimos meses. La publicación viene ahora a ponerla en entredicho.

El trabajo 'Disposición a pagar por las compensaciones de dióxido de carbono: evidencia de campo sobre las preferencias reveladas en la industria de la aviación', en el que se examinaron casi 64.000 reservas de una aerolínea suiza que opera a nivel mundial, recoge que si bien muchos viajeros aseguraron defender la sostenibilidad cuando vuelan, de hecho solo en el 4,5% de todas las reservas se aceptó pagar una compensación por la huella de carbono.

El estudio recoge que solo en el 4,5% de todas las reservas se aceptó pagar una compensación por la huella de carbono.

Los datos se recopilaron entre agosto de 2019 y octubre de 2020 a través de las reservas realizadas directamente en el sitio web de la aerolínea suiza, cuyo nombre no revela el estudio.

"El principal descubrimiento es que en gran medida los pasajeros no están dispuestos a compensar sus vuelos, en contra de lo que ponen de relieve otros estudios que se centran en analizar un comportamiento hipotético", resaltan los investigadores

De este modo, subrayan que los resultados obtenidos ponen de relieve el escepticismo que genera una compensación voluntaria del consumidor de su huella de CO2. "Nuestros datos permiten concluir que compensar adecuadamente las propias emisiones no parece una prioridad de comportamiento para la mayoría de los pasajeros", reza el documento.

Según los autores del estudio, esta opción apenas se acepta porque aunque es su coste bastante bajo, los clientes la perciben como demasiado caro. Tal y como apuntan, la disposición a pagar es de media de solo un euro por tonelada de CO2, un precio "drásticamente por debajo del coste real del carbono", dado que su precio en el Esquema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea alcanzó más de 90 euros por tonelada en diciembre de 2021, y el coste real del carbono puede incluso superar esa cifra.

"Esta diferencia extrema entre los pagos voluntarios y los precios reales del carbono muestra cómo estas compensaciones voluntarias probablemente no sean un elemento significativo para internalizar el coste resultante de la contaminación", defiende la investigación

Por otro lado, el trabajo pone de relieve la necesidad de diferenciar entre las intenciones y preferencias declaradas por el viajero y su efectiva disposición a pagar más. "Es importante no confiar únicamente en variables hipotéticas a la hora de analizar comportamientos en defensa del medio ambiente", destacan.

Mapa del proceso de la reserva de vuelo, con la opción de la compensación por la huella de carbono.

"En resumen, nuestro estudio indica que la acción climática voluntaria se sitúa muy por debajo de lo que es necesario y complementa de manera crucial aquellos existentes que utilizan enfoques hipotéticos de preferencias declaradas para medir la disposición a pagar", concluyen los autores, que señalan que su investigación, focalizada en clientes de avión, puede ser igualmente trasladada a otros campos para medir los comportamientos en defensa del planeta.

"Sugerimos que las ciencias sociales cambien cada vez más su enfoque de las meras medidas de intenciones a favor de la medición del comportamiento consecuente, particularmente en áreas de alto impacto ambiental", concluyen

De este modo, muchos expertos ven más fiable avanzar lo más rápido posible en la producción de los llamados combustibles sintéticos (SAF) que los pagos voluntarios de CO2.

Más información sobre turismo sostenible:

- Turistas dispuestos a pagar más por productos sostenibles ¿mito o realidad?

- Los jóvenes buscan destinos sostenibles... pero viajando en avión

- Tendencias 2022: un mayor gasto y apuesta por viajes más sostenibles

- ¿Cuáles son las principales tendencias turísticas que asoman para 2022?

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.