El ex presidente balear considera que cambiar los proyectos a pagar con la ecotasa sería una estafa a los turistas

El ex presidente de Baleares y secretario general del PSIB, Francesc Antich, considera que sería una "estafa" para los turistas que han pagado la ecotasa el cambio de destino de los fondos del impuesto, en una situación que, en su opinión, podría darse si el Govern prosigue con su política actual de "rebajas" de estas inversiones.

El ex presidente de Baleares y secretario general del PSIB, Francesc Antich, considera que sería una "estafa" para los turistas que han pagado la ecotasa el cambio de destino de los fondos del impuesto, en una situación que, en su opinión, podría darse si el Govern prosigue con su política actual de "rebajas" de estas inversiones. Antich critica la sustitución de seis proyectos que iban a ser financiados con fondos recaudados mediante la ecotasa por un plan del control de la procesionaria del pino, anunciado la pasada semana, tal como anunció HOSTELTUR DIARIO DIGITAL. Para el líder de los socialistas de Baleares, este programa, cuyo contenido alabó, debería financiarse con presupuestos corrientes de la Conselleria de Medio Ambiente y no con los obtenidos por el impuesto turístico. Antich mantuvo este fin de semana una reunión con la secretaria general del PSIB de Mallorca, Francina Armengol, el diputado y ex conseller de Turismo, Celestí Alomar, y los representantes socialistas de Alcudia, Artá y Santanyí, tres de los municipios afectados por la supresión de los proyectos que iba a financiar el Govern balear con fondos provenientes del impuesto ecológico. Los planes de financiación que han sido eliminados estaban destinados a la restauración de la cantera de Can Un, la conservación del espacio natural de Maristany, el centro de interpretación de Mondragón, el punto de transformación de Ses Alqueries, el centro Alqueries-Aubarca-Es Verger, la casa rectoral de Ses Salines, así como un programa específico para Ses Salines de Ibiza. El secretario general del PSIB señaló que con esta medida se demuestra que "serán los ciudadanos de Baleares los que paguen los proyectos que iban a pagar los turistas", porque el Govern deberá destinar fondos propios o dejar en manos de los ayuntamientos los planes que se iban a financiar con la ecotasa y agregó que esta situación se debe a que tras la derogación del impuesto turístico el Ejecutivo balear no tiene una "alternativa clara" para obtener recursos encaminados a sufragar dichas inversiones. También mostró su preocupación por el hecho de que los objetivos que constaban en los presupuestos del gravamen se queden sin cubrir, si el Govern acaba desestimando las aportaciones voluntarias del fondo medioambiental y no recibe ayudas del Estado central español. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.