España no puede competir si ofrece lo mismo un 30% más caro, afirma Exceltur

El vicepresidente ejecutivo de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), José Luis Zoreda, afirma que el futuro del sector turístico en España pasa por la diferenciación de nuestro país de otros destinos competidores, ya que no puede ofrecer el mismo producto "un 30% más caro".

Zoreda, que participó el viernes en Málaga en un foro organizado por la Asociación de Periodistas Turísticos de la Costa del Sol (Apertur), aludió a los profundos cambios que atraviesa la industria, que obligan a "salir a vender" a un sector acostumbrado a que "vengan a comprar". La utilización de Internet, el auge de las líneas de bajo coste, la aparición de destinos emergentes centrados en el turista europeo, junto a un menor peso de los mayoristas en las contrataciones obligan a España, que "se había especializado en optimizar costes", a diferenciarse, sostuvo y añadió: "Tenemos que ir al consumidor final, que más que nunca tiene la sartén por el mango", y que ha sido "desatendido en los últimos 30 años" en las acciones de mercadotecnia, "casi no nos importaba". España tiene "un buen clima con el que se pueden hacer muchas cosas", y es preciso que el sector comience a "vender experiencias, vivencias", al tiempo que se especializa en un tipo de producto o segmento. En tal sentido, Zoreda aboga por "recuperar intangibles", lo que en cierto modo supone "volver a los orígenes" del turismo de masas, y aprovechar elementos diferenciadores de España como la gastronomía, todo ello orientado a mejorar la calidad que, a su juicio, consiste en "superar las expectativas del cliente". Pérdida de competitividad En su opinión, en nuestro país existe un problema de "pérdida de competitividad con distintos ritmos e intensidades", que está "más acentuado" en los destinos pioneros que surgen en los años 60 y 70 con "cierta imprevisión urbanística e incoherencia", lo que ha derivado en una "masificación o sobrecarga" de estas zonas. A este respecto, dijo que es preciso "romper tópicos" y citó como ejemplo de "coherencia" urbanística adaptada al turismo el caso de Benidorm, que es "el destino de turismo masivo más sostenible" porque se ha concebido como "una ciudad de vacaciones" especializada en la tercera edad, comentó. Esta especialización le hace "ser único y diferente en Europa en determinadas épocas del año", mientras que otros destinos costeros españoles son "incoherentes" y no se diferencian de otros, lo que hace que el precio sea "el único elemento que enrasa uno y otro", aunque insistió: "En el precio, España tiene la batalla perdida contra otros destinos del Mediterráneo que son entre un 30 y 40% más baratos". Añadió que la competitividad no se refiere únicamente a la oferta de alojamiento, sino que está regulada por el entorno, de ahí que resulta imprescindible definir el posicionamiento de un destino y buscar aquellos valores que potencian el producto, explicó. Zoreda también ha resaltado la necesidad de que exista una mayor unión del sector, que es "muy insolidario" y en el que existe "una complacencia enorme", y de que ofrezca una "visión conjunta" de la situación del turismo. Asimismo, señaló que los indicadores que muestran la evolución del sector deben centrarse más en la lectura de los ingresos que en el volumen de visitantes porque "aspirar a mejorar el gasto de los turistas debe ser el objetivo de cualquier política turística". En el caso del volumen, defendió que el indicador principal "no es el número de turistas, sino las pernoctaciones o días que se quedan", ya que el pasado año, con casi 3 millones de turistas más, apenas subieron las pernoctaciones hoteleras, recordó. 

Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Miguel Angel3/04/2006 9:04:00

Y ya estamos otra vez a vueltas con el tema.
Vale, ahora somos un treinta por ciento más caro que otros destinos, como Tunez, Estambul, o Corfu. Así que, vamos a seguir sin invertir en mejorar nuestras instalaciones, con salarios minimos (que luego diremos que no hay personal), y mientras tanto, nos vamos a olvidar de que tenemos mucho que defender. Para empezar, aqui tenemos chorizos, ladronzuelos, peleas entre borrachos. Y ya esta. En los otros destinos del Mediterraneo, aún existen riesgos militares. No hace mucho un autobus de alemanes resultó atacado por un grupo terrorista, explotaron bombas en Ankara, un tiroteo en Corfú, por parte de los albano-kosovares, y la vieja rivalidad entre Chipre y Grecia, que hace vivir un estado de tensión. Vaya, pues, tambien podemos ir a Marruecos, a ver si volvemos con un bulto en el equipaje que nos alegre el regreso en la aduana, o mejor, a Argelia, por si el GIA le da por atacar turistas... Vale, seremos un 30% mas caros, pero hemos de vender que ahora más que nunca, aqui tenemos paz. Y el que no sepa defender los valores de aquí, que solo se limite a decir que somos un 30% más caro... no se si nos perjudica poco, o nos perjudica mucho.

00 Más comentarios del lector Responder

Usuario

David3/04/2006 14:04:00

Cierto es que no aprovechamos lo que nos diferencia, no vendemos experiencia vivencial, tenemos que mirar nuestras posibilidades, no vamos a ir mejor con turistas prestados porque haya problemas en otras zonas. En una Costa del Sol no puede haber 300 hoteles con la misma oferta, no invertimos en nuestra cultura. Vendemos el flamenco fuera pero aqui, despues no existe oferta, eso es un fraude al turista, cuando preguntan no hay sitios donde mandarlos.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.