Diario 5349 15.08.2018 | 01:15
Hosteltur: Noticias de turismo

La privacidad, uno de los fundamentos de la sociedad de la información

2 diciembre, 2008
La Web 2.0 se ha constituido como uno de los fundamentos de la sociedad de la información. Esta sociedad, construida en torno al valor de la información, no parte de la premisa de que esa información y el conocimiento tienen valor en sí mismos, como se pudiera pensar, sino de que son usados y transmitidos en cuanto que son útiles.
La pregunta que está surgiendo ahora en la red es hasta qué punto podemos adquirir y utilizar esa información, cuáles son los límites legales y éticos que nos permitan utilizar el conocimiento. [link="http://www.enriquedans.com/2008/12/la-privacidad-como-anomalia-historica.html"]Enrique Dans[/link] recoge en su blog un artículo del [link="http://www.nytimes.com/2008/11/30/business/30privacy.html"]New York Times[/link] donde se describe la experiencia de un grupo de universitarios que dieron todos sus datos de actividad, localización y navegación a cambio de un smartphone gratuito. La cuestión es interesante porque afecta a un tema fundamental dentro de la industria turística: la información sobre el consumidor, que es una de las bases sobre la que descansa la capacidad de microsegmentar el mercado y mejorar la eficacia de nuestras campañas de marketing y fidelizar a nuestros clientes. ¿Pierde valor la privacidad? Para algunos autores la privacidad está perdiendo la naturaleza y forma que ha tenido hasta ahora. Dans recoge las palabras de Tom Malone, Director del Center for Collective Inteligence del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts): "Durante la mayor parte de la historia de la Humanidad, la gente ha vivido en pequeñas tribus donde todo lo que hacían era conocido por todos. De alguna manera, nos estamos convirtiendo en una aldea global. La privacidad puede estar convirtiéndose en una anomalía". ¿Es de verdad la privacidad una anomalía? Con la aparición de las redes sociales, comunidades, foros o blogs, donde se solicitan constantemente datos personales y estos son transmitidos con la mayor naturalidad, la privacidad parece haber pasado a tener un valor relativo. Sin embargo, se olvida en ocasiones en factor de la volición para justificar la transmisión de ciertos datos. Para Enrique Dans los tres principios básicos de la privacidad son: la propiedad de mis propios datos, el control de los datos recogidos sobre mí, y la consulta, destrucción o modificación de éstos. ¿Podemos utilizar datos de potenciales clientes que ellos han introducido en redes o comunidades sin que ellos sean conscientes? La respuesta no parece fácil. ¿Tienen las marcas derecho a la privacidad? Es más, ¿existe un derecho a la privacidad de las empresas o las marcas? ¿Pueden las empresas turísticas exigir derecho a la propiedad de los propios datos, el control de los datos recogidos sobre ellas, y la consulta, destrucción o modificación de éstos cuando ellas lo soliciten? Recordemos la [link="https://www.hosteltur.com/noticias/51477_tripadvisor-responde-hoteleros-poniendo-relieve-su-inversion-seo.html"]polémica de los hoteleros con Tripadvisor[/link], en la que aquellos solicitaban que la página web no utilizara sus marcas para posicionarse en buscadores por el perjuicio que pensaban que les causaba esta estrategia. ¿Se puede eso considerar como ataque al derecho de propiedad de los propios datos? Además, ¿podríamos considerar un ataque a la privacidad las opiniones de muchos clientes sobre hoteles y marcas? ¿Da derecho la compra de una serie de servicios a transmitir las interioridades de una empresa? Algunos hoteleros o asociaciones hoteleras han buscado poner límites a esos actos sin mucho éxito. ¿Creen que estos hechos afectan a su privacidad? El derecho a la privacidad ha sido considerado históricamente un derecho fundamental, recogido en la Constitución del 78, y protegido por las leyes. La sociedad de la información parece trastocar el orden de los valores, o al menos matizarlo. Es un tema complejo que deberá ser legislado, pero del que todavía se están descubriendo nuevas implicaciones y posiblemente el sector turístico sea uno de los más interesados en su legislación por afectar tanto a empresas como a clientes. Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.