Diario 5354 21.08.2018 | 00:24
Hosteltur: Noticias de turismo

Los viajeros quieren compartir la información de sus viajes

4 diciembre, 2008
La web 2.0, si se caracteriza por algo es por su capacidad para crear redes, para establecer relaciones en torno a intereses comunes. Sea cual sea el tema sobre el que los internautas se agrupen, lo importante es crear un entorno en el que el aporte de valor sea natural, y ese valor suele ser información.
[link="https://www.hosteltur.com/noticias/57584_empresas-buscan-conexion-medios-sociales-marketing.html"]Decíamos ayer[/link] que uno de los problemas que pueden encontrar las empresas para explotar todas las posibilidades de los medios sociales es su desconocimiento del medio, y un día antes comentábamos que [link="https://www.hosteltur.com/noticias/57556_privacidad-uno-fundamentos-sociedad-informacion.html"]la privacidad[/link] era un valor que los internautas podían utilizar para limitar el uso la información que podamos recabar sobre ellos en la red y utilizar en campañas de marketing. Pues bien, los datos apuntan a que los internautas son los que crean el medio y que no tienen tanto cuidado en proteger sus datos como pudiera suponerse. Por su propia naturaleza la web 2.0, y por tanto el travel 2.0, es un entorno colaborativo donde los usuarios van generando contenidos y desarrollando su propio nuevo entorno. En realidad, una comunidad la crean los propios miembros, los gestores pueden poner las herramientas y algunas reglas más o menos explícitas, pero la verdadera comunidad, la que da valor es obra de sus usuarios. Esto es importante, puesto que una comunidad turística corporativa, de cualquier empresa turística, no se puede entender como un mero instrumento de marketing, eso es algo que los usuarios no aceptarían. Entorno seguro Pero si el medio (la comunidad) es creado por los usuarios, una vez en él el viajero pierde muchas de sus inhibiciones y transmite datos que tal vez en otra situación no transmitiría. El viajero se siente seguro, porque considera que está en un entorno que controla. La publicación de los propios planes de viaje es una costumbre que se extiende por la red. Herramientas como [link="http://www.dopplr.com/"]Dopplr[/link] o [link="http://www.tripit.com/"]TripIt[/link] permiten la puesta en común de los viajes, tanto pasados como futuros. [link="http://www.travbuddy.com/"]Travbuddy[/link] crea redes sociales complejas donde sus miembros intercambian gran cantidad de información. La Comunidad Hosteltur genera debates polémicos en torno al turismo. Por no hablar de herramientas como Twitter, donde algunos van describiendo qué es lo que hacen a lo largo del día e incluso cómo se sienten. Información compartida La información ha dejado, por tanto, de tener valor si no se comparte. ¿Quiere esto decir que el viajero transmite libremente su información, sus datos, a la empresa que participa en la comunidad? No, en absoluto, al menos no sin una serie de requisitos. Libertad de participación, aporte de valor y transparencia ya hemos dicho que son valores fundamentales que la empresa ha de tener en cuenta a la hora de participar en una red social. ¿Pero qué busca el viajero? ¿Qué le lleva a él a participar en nuestra comunidad de modo que se sienta lo suficientemente cómodo para darnos la información que necesitamos? Los valores mencionados pueden ser aplicados al viajero, pero hemos de añadir otros. El viajero ha de tener un claro sentido de pertenencia, ha de verse como parte importante de la comunidad, tanto porque se siente importante como porque se siente útil. El feedback constante con el viajero es fundamental, que sienta que la comunidad la está creando él gracias a sus aportaciones, tanto para la mejora de la plataforma como para el desarrollo de los contenidos. Ha de ver o intuir beneficio inmediato en la transmisión de sus datos, desde los datos personales, que le van a servir para configurar un perfil y segmentarlo dentro de la comunidad para su propio beneficio (búsqueda de usuarios compatibles) hasta sus gustos viajeros a la hora de preguntar o participar en la configuración de algún proyecto de viaje. Hemos de tener en cuenta el punto exhibicionista que tiene la red. Todos deseamos ser útiles, mostrar la valía de nuestras opiniones y la certeza de nuestros razonamientos. El viajero, por tanto, no está teniendo muchos reparos en transmitir sus datos, sólo busca un entorno que él considere propio y en el que no vislumbre más que el beneficio mutuo. Las empresas turísticas pueden sacar muchos beneficios de este tipo de comunidades, siempre y cuando el turista también lo haga. Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.