El post del día: Consultoría 1.0, desilusión 2.0, conocimiento y poder

Rápida, casi frenética a veces, la evolución de la web, el aluvión de aplicaciones, neologismos, interpretaciones, datos y multiformatos  ha sido, durante el último año, espectacular.

Me valgo, para ilustrar el punto en que creo que está la web, o mejor dicho, en el que creo que estamos los que llevamos ya algunos años aquí, del gráfico del Hype Cycle de las tecnologías de Gartner. Estamos entrando, repito, no los que están aterrizando en mejor o peor forma en la red como salida a la crisis, sinó los que llevamos ya  (y nos quedaremos) un tiempo aquí, en una fase de desilusión, provocada por los contínuos ataques de incomprensión, de reproducción del status quo que vamos sufriendo:

Quizás sea una impresión personal, pero capto incluso, más allá de reacciones a legislaciones que no nos entienden, cierto desagrado ante tantos términos ajenos y descontextualizados que parecen querer colonizar, sin entender del todo, la web de hoy:

Marcas personales, targets, management, coaching, online business models… y otros tantos, heredados de la cultura empresarial offline y que no terminan de enraizar en el sustrato cultural que fundó la www.

Por suerte, podemos hacer uso de la libertad de expresión y ante eso, espíritus benevolentes como el de un contacto en Facebook,  me recordaban hace unos días  aquello que me sedujo en su momento de la red. Fue el caso de, entre otras cosas, el movimiento ciberpunk, sobre el que escribía hace ya un tiempo, que inventó muchas de las cosas que hoy nos parecen nuevas y cuyo análisis, los más nostálgicos o desanimados, podéis releer.

Creo que corremos el peligro hoy de que todo ello quede obsoleto, cuando se hable de los efectos de la “colonización” de la red por parte de los que antes no estaban aquí.

En otras palabras: no sé si se está “dospuntocerizando” , entrando en la ética de la participación, cada sector offline de nuestra sociedad  o nos estamos mercantilizando nosotros.

Existen ámbitos (política, educación, administración, periodismo, cultura), en los que puede que no se trate de planteamientos tan disonantes o (a largo plazo)  irresolubles, pero puede ser que,  como comenta Miquel,  la empresa 2.0 no sea (ni tenga posibilidades de ser, nunca) una empresa.
En este sentido le comentaba:  La web social es “a state of mind”  tan incompatible con lo que existe (difícil, difícil, encontrar experiencias de éxito), que deberemos esforzarnos, y mucho, por aportar valor “empresarial” a cambio de esa revolución en el “mindware”, el factor clave para el cambio,  que pretendemos.

Quiero recordar ahora que fueron intelectuales, activistas hackers y no empresarios, los responsables de todo este cambio. O, en palabras de Pisani parafraseando a su vez a Markoff: que “Todo esto se lo debemos a los hippies”.

Hay más arte, trabajo intelectual en esta nueva cultura que dinero: Fue la contracultura de los 60, la de Steve Jobs o Doug Engelbart, entre muchos otros, aunados en ideas que pretendían aumentar el espíritu humano, la primera causante de esta revolución.

Aunque también es cierto que convivían con otros, que más que aumentar lo humano, pretendían sustituirlo o mercantilizarlo. En este sentido, destaco la anécdota de Pisani sobre una carta en 1975 de Bill Gates acusando al bando contrario de robar su código…

Dos culturas contrapuestas: una  que cree que puede apropiarse, monopolizar el conocimiento vs. la que cree que puede aumentarlo, perfeccionarlo, instrumentarlo para hacer un mundo mejor mediante un único acto: Compartir.

En fin….os gustará, si leéis a Pisani, el ejemplo del creador de Craiglist, o de cómo es posible vivir con cierta modestia y renunciar a ofertas multimillonarias porque, simplemente, nos llena más lo que hacemos.
Existen soluciones, pero creo que todas pasan por la Excelencia intelectual, aún a sabiendas de que es posible que otros vendan lo que nosotros creamos y ponemos a disposición del resto.

Porque es posible que  existan “Consultores 1.0″, personas que sin ser prosumidores, sin compartir, sin estar ayudando a construir todo esto, sí estén empleando el mismo lenguaje que la empresa y vendiendo, mercantilizando, a veces en exceso, los “productos” de nuestro esfuerzo. Pero como decíamos el otro día al analizar el proyecto político para la escuela 2.0,  son turistas digitales y no conocen (son muchas las horas necesarias para ello)  la red.  Y aquí, en el lugar donde todo es reabtible y mejorable, estoy convencida de ello, el conocimiento es el máximo poder.
Lo twitteaba hoy: “me empiezo a cansar de gente q llega a la red, ignora su cultura, importa términos y genera ruido. Hay q ser prudente cdo se es inmigrante y respetuoso cuando se es turista.”

Se puede vivir,   como de hecho lo hacen algunos, de la ignorancia de muchos, pero no eternamente….

Y es que  a base de vender licencias, carísimos sistemas de SAAS, costes y necesidades que se alejan bastante de la realidad, abundante, social, intercreativa y libre de la web, hay algo que sí están haciendo bien para nuestros intereses: Servir de puente, traer a empresarios, organizaciones, escuelas, a nuestro terreno.

Una vez aquí…y en eso consistiría el necesario “enlightment” que  nos salvará en el gráfico de Gartner, todo es diferente.

Recordemos, aunque solo sea un momento, el manifiesto:

-La Red es la que nos ayuda a difundir la información libremente. La Red, sin barreras ni limites a la información.
-Lo nuestro es tuyo, lo tuyo es nuestro.
-Todo el mundo puede compartir la información, sin restricciones.
-La Red es nuestro dominio, en la Red somos los reyes.
Sobriedad  y  transparencia. Pasión,  formación, mucha formación y la mirada puesta a medio plazo.  En la sociedad del conocimiento libre, nada es más efímero que la ignorancia.

Dolors Reig
Extraído del blog El Caparazón
 
400px-gartner_hype_cyclesvg.png400px-gartner_hype_cyclesvg.png

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

K4rib28/05/2009 14:05:00

Bueno, no se si Microsoft fue creado en un bacanal donde se fumaba marihuana, se usaba lsd y se practicaba la promiscuidad escuchando a los Beatles. Tampoco tengo idea de si Google fue creado por alguien que se pintaba el cabello de verde, utilizaba drogas "fuertes" y practicaba el sexo de todos contra todos escuchando Heavy Metal.

Y si así hubiese sido, que lo dudo ¿cómo es posible afirmar que los hippies y los punks son los héroes de hoy? ¿Que gracias a ello el mundo es lo que ahora conocemos? ¿Eso quiere decir que tengo que drogarme para poder navegar en internet? Bueno, hay algo que no está bien o yo no entendí.

Pero no es sólo eso. Ahora resulta que los únicos que tenemos derecho a la sabiduría, la iluminación, la inspiración y la verdad SOMOS quienes llevamos, no se, ¿5, 10, 15 años, utilizando internet?

¿Mi calificación para el artículo?

"Ridículo".

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.