Diario 5825 22.02.2020 | 16:38
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Una isla artificial impulsará a Santo Domingo como capital turística

21 marzo, 2005

La construcción de una isla artificial frente al malecón de Santo Domingo pretende impulsar el turismo en la capital caribeña, sanear su litoral y volcar la urbe al mar, dijo a EFE el coordinador del proyecto, Eduardo Selman. "Estaríamos aportando un elemento adicional que convertiría Santo Domingo en una verdadera capital del turismo", afirmó el también secretario de Estado dominicano sobre el proyecto conocido como "Novo Mundo XXI", que encabeza el urbanista español Ricardo Bofill. Con una inversión "fundamentalmente española" de entre 400 y 450 millones de dólares, esta isla incluirá centros culturales, zonas verdes, puertos, hoteles, centros comerciales, oficinas, viviendas y una marina o muelle deportivo en la parte oeste para el atraque de 300 embarcaciones. La isla, que ganará un millón de metros cuadrados en el Caribe, será desarrollada íntegramente por la empresa privada. En una entrevista con EFE, Selman reveló que en el proyecto participará la firma constructora española Necso Entrecanales Cubiertas junto a Taller de Arquitectura, de Bofill, y los arquitectos dominicanos Gustavo Luis Morell y Pedro Borell. Bofill visitó el pasado enero la República Dominicana, donde impartió una conferencia en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), presidida por el jefe del Estado, Leonel Fernández, con quien también se reunió para presentarle el proyecto. Esta ambiciosa iniciativa genera opiniones diversas, como la del arquitecto y urbanista español Alfonso Vegara, que confesó que no le gusta "la idea de una isla" porque "lo que necesita la ciudad son espacios de cierta interacción y no islas temáticas, sean residenciales u hoteleras". Vegara, que participa esta semana en un Congreso en Santo Domingo junto al también arquitecto español Jordi Borja, respondió a una pregunta de EFE que la construcción de una isla artificial "no es oportuna en este momento" en el país. Borja aclaró que no puede criticar el proyecto porque no lo conoce pero destacó que "hay una tendencia en las ciudades latinoamericanas y europeas a hacer operaciones ostentosas que no siempre tienen efectos positivos sobre el entorno". Las islas artificiales no tienen, a su juicio, "un impacto paisajístico positivo y contribuyen a la dualización social de las ciudades". Según el especialista, "esta propuesta forma parte de una cierta lógica del urbanismo actual consistente en enclaves globales y poblaciones sobrantes". Sin embargo, Selman destacó que la isla dará "un toque de modernidad a la ciudad de Santo Domingo", además de generar beneficios para su frente marítimo, ya que se prevé sanear las aguas y acondicionar playas que hoy día no son aptas para el baño. "Si las aguas negras son canalizadas más allá de la isla, las que que queden entre la isla y el malecón serán cristalinas (...)", apuntó. Además, reveló que también está previsto construir esclusas que impidan que el río Ozama vierta el agua sucia de las lluvias en la zona comprendida entre la isla y el malecón. Frente a las voces críticas que se han alzado en contra de "Novo Mundo XXI", Selman contrapone el "éxito demostrado que este tipo de islas han cosechado en muchas partes del mundo". Este proyecto generará empleo durante la etapa de construcción, que durará unos tres años, y requerirá una significativa cantidad de mano de obra ocupada una vez terminado, sostuvo. Se espera que la isla artificial, que estará bordeada por tres avenidas y contará con tres vías de acceso y puentes, comience a construirse a finales de este año. Antes, el Estado debe ceder el espacio marítimo en el que se alzará la isla artificial, se acometerán estudios de impacto ambiental y diseñarán los planos arquitectónicos definitivos. El turismo constituye la primera fuente de divisas del país, seguido de las remesas proporcionadas por los emigrantes y las zonas francas. En bocetos preliminares a los que tuvo acceso EFE, se observa cómo la Ciudad Colonial de Santo Domingo, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1992, se integra de alguna forma en el proyecto. 

Más sobre Innovación

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.