Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Empresarios brasileños bajan expectativas: la recuperación llegaría en 2023

Tras una caída del 36,7% en 2020, proyectan alcanzar las cifras de 2019 en el segundo trimestre de 2023 12 febrero, 2021

Según el Gobierno de Brasil, 2020 fue el peor año de la historia para la industria turística del país, ya que su nivel de actividad cayó un 36,7%. En ese marco, los empresarios debieron moderar sus expectativas para 2021 y ahora prevén que las cifras prepandémicas se alcancen recién en 2023.

Para Brasil como para muchos los destinos del planeta, 2020 fue el peor año de su historia en materia turística. Así lo confirman los datos oficiales del país, generados y mensurados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

HOSTELTUR viene relatando mes tras mes cómo Brasil viene avanzando en una acelerada reapertura de su actividad desde junio de 2020, y cómo esa decisión permitió que su turismo interno se incrementara sostenidamente desde entonces al punto que se podía prever que su recuperación doméstica se produzca hasta dos años antes que la de sus vecinos de la región.

(Ver: Brasil estima recuperar el 80% de sus vuelos domésticos en diciembre)

Sin embargo, los resultados finales obligaron al sector privado brasileño a trazar perspectivas algo más moderadas que las gubernamentales. Y es que finalmente la caída del nivel de actividad turística fue del 36,7% el año pasado, considerado un desplome histórico, en el marco de una caída récord en el área de servicios, en torno al 7,6%.

Y, partiendo de esa perspectiva algo más tímida, la Confederación Nacional del Comercio, los Servicios y el Turismo (CNC) redujo este jueves 11 de febrero sus previsiones de crecimiento para el sector turístico en 2021, afirmando que recién podrían alcanzarse las cifras de 2019 en dos años, es decir, durante el segundo trimestre de 2023.

En lo que respecta a 2021, la CNC había pronosticado el mes pasado un crecimiento total del 3,7%. Ahora, tras conocerse los datos concretos del desplome, estimó que será del 3,5%.

Además, el estudio de la gremial empresaria agrega: “Específicamente con relación al turismo, la tendencia es que los ingresos reales del sector se reduzcan un 9,7% este año, con perspectivas de regreso al nivel prepandemia tan sólo en el segundo trimestre de 2023".

Y, asimismo, sostuvo: “El turismo ha sido el conjunto de actividades más afectado por la pandemia. Al contrario del comercio y la industria, que ya alcanzaron niveles de actividad por encima de los observados a comienzos de 2020, el sector amarga una pérdida de casi 30% frente a la generación promedio de ingresos del primer bimestre del año pasado”.

Todo esto, como se señalaba, a pesar de que el alza se verifica sostenidamente mes tras mes. De acuerdo al IBGE, entre mayo y noviembre de 2020 el turismo acumuló en Brasil un crecimiento del 120,8%, pero sostienen que aún necesita expandirse otro 42,9% para volver al nivel de febrero del año pasado.

Por su parte, el presidente de la entidad privada, José Roberto Tadros, afirmó que este nuevo pronóstico (de moderado a negativo) se basó en "la lenta recuperación del nivel de actividad de los servicios y las expectativas negativas para el desempeño de la economía brasileña en los próximos trimestres".

De todos modos, el dirigente señaló que la recuperación de los servicios y del turismo también está condicionada a un avance más veloz del proceso de vacunación de la población contra el coronavirus. Vale recordar que Brasil es uno de los epicentros globales de la pandemia, avanzando aceleradamente hacia los 10 millones de casos positivos y unas 2350.000 víctimas fatales.

Un poco más en detalle, la CNC sostuvo que parte de la caída se debe a la baja final del 36,9% en el sector aéreo, baja que parece leve al lado de las de muchos otros países, pero que se explica porque Brasil sólo tuvo suspendidos sus vuelos entre mediados de marzo y fines de mayo.

Aun así, la confederación calculó que en los últimos once meses (entre marzo de 2020 y enero de 2021), el turismo brasileño acumuló pérdidas por R$ 274.000 millones (unos US$ 50.740,7 millones), lo que -de acuerdo a la entidad- obligó a las empresas del sector a eliminar cerca de 397.000 empleos formales en 2020, de los cuales 211.100 correspondieron a empresas de bares y restaurantes; unos 90.700, al transporte por carretera; y 56.500, a hoteles.

En definitiva, la CNC calcula que durante la crisis el turismo de Brasil perdió el 13% de sus puestos de trabajo (la peor performance entre todas las actividades), datos contrastan fuertemente con el polémico informe del Gobierno, que sostenía que el turismo creó algo más de 21.000 empleos pese a la crisis.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.