Operadores turísticos, entidades financieras y empresas exportadoras están empezando a protegerse ante una posible salida del euro de España y otros países, y también ante una eventual desaparición de la moneda única. IAG, propietaria de IberiaBritish Airways y bancos como ING ya han anunciado planes de contingencia. Así lo explica en El País, Miguel Ángel García Vega.

El euro corre el riesgo de resquebrajarse, y España corre el riesgo de abandonarlo. Dependiendo de a quién se pregunte, se le atribuyen más o menos probabilidades, pero nadie puede descartarlo. Los grandes bancos y las multinacionales han tocado zafarrancho de combate y ya articulan fórmulas para cubrir sus riesgos en caso de desastre. En nuestro país, las principales firmas cotizadas tratan de responder a una pregunta cuyo mero enunciado suena a amenaza: si dejamos la moneda única, ¿cómo puedo proteger mis activos, mi balance, mi cuenta de resultados?

Frente a tanta incertidumbre, se preparan “planes de contingencia” para responder a las distintas opciones. Estas van desde la creación de una nueva moneda solo para los países de la Europa del norte a la salida obligada de algún miembro de la zona euro pasando por la desaparición absoluta de la divisa o la creación de un euro fuerte y otro débil. Cualquiera de estas posibilidades tiene enormes implicaciones comerciales, fiscales, financieras e incluso en la reputación de las compañías.

Son los grandes operadores turísticos, las entidades financieras y las empresas exportadoras quienes más se protegen las espaldas. Firmas del calado de IAG, propietaria de Iberia y British Airways, o Barclays han anunciado sendos planes de contingencia frente a lo que pueda suceder en España. O el banco ING, que acaba de reducir en 6.200 millones de euros su exposición al país.

IAG ha anunciado una reestructuración con despidos para Iberia y British Airways.
IAG ha anunciado una reestructuración con despidos para Iberia y British Airways.

Entre las que han tomado medidas similares ante la situación en Grecia destacan el gigante estadounidense de los bienes de consumo Procter & Gamble; la británica Lloyd’s, líder mundial de los seguros; TUI Travel y Thomas Cook, los dos mayores turoperadores británicos; los bancos Crédit Agricole y HSBC: Diageo, la firma británica más potente de bebidas, y la cervecera holandesa Heineken. Los bancos suizos, tan sensibles a sus fondos, se hallan en un estado que un experto califica “de alerta máxima” frente a cualquier suceso de la Eurozona, y muchos ya cuentan con equipos dedicados a analizar planes de contingencia.

En la misma línea se manifiesta Juan Iranzo, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE): “España no saldrá del euro, pero entiendo que las empresas quieran cubrir ese riesgo”. Y añade: “Si yo fuera una de ellas trataría de mantener el dinero fuera, vender activos antes de la devaluación y tener el capital en otras divisas”.“Bastantes firmas españolas llevan meses estudiando este escenario”, explica Sara Baliña, de Analistas Financieros Internacionales (AFI). “No es algo nuevo ni sorprendente. Es un elemento de responsabilidad y sensatez que lo hagan dadas las condiciones que estamos viviendo. Aunque el riesgo de que España salga del euro resulta muy reducido”, afirma la experta, quien sitúa esta posibilidad por debajo del 20%.

Si la peseta se devaluase tras una hipotética salida del euro, el Gobierno debería garantizar el abastecimiento, vía importaciones, a los precios actuales para que los productos no se encarecieran demasiado. O sea, intervenirlos como en tiempos de la dictadura sucedió con la gasolina.

Con estos antecedentes, la preocupación se extiende como un bálsamo. Analistas Financieros Internacionales (AFI) ha confeccionado varios de estos planes por petición de diversas empresas cotizadas. Ninguna de ellas quiere ser identificada públicamente para proteger su imagen.

TUI Travel y Thomas Cook hacen números para prever una situación como la de Grecia.
TUI Travel y Thomas Cook hacen números para prever una situación como la de Grecia.

La consultora Ernst & Young tiene un equipo de 10 personas dedicadas en buena parte a esta actividad. A su cargo está Asís Velilla, socio de instrumentos financieros. El relato de este experto revela que las empresas que tienen planes de contingencia en España se preparan para el abandono en bloque de la moneda europea por parte de Portugal, Italia, Grecia, Irlanda y España, y la creación de un euro fuerte y otro débil.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

El miedo de España ha tenido un recorrido que se puede trazar. Primero fueron las empresas multinacionales con filiales en este país las que empezaron a preocuparse por sus inversiones en caso de la salida del euro; después la inquietud llegó a las compañías que tienen fondos de inversión extranjeros (sobre todo estadounidenses) sentados en los consejos de administración, y ahora se ha trasladado a las grandes cotizadas españolas. Estas últimas lo que quieren es “una foto genérica de los riesgos que corren para llevarla al consejo, y en función de los resultados, tomar o no medidas”, revela Asís Velilla. “Pues la ruptura también puede ser una oportunidad para comprar compañías competidoras a bajo precio”.

También se preparan para lo peor las grandes fortunas españolas, agrupadas en los principales family office del país, aunque con su particular interpretación de lo que es un plan de contingencia. Su forma de protegerse, explica Juan Esquer, socio de GBS Finanzas, ha sido abrir cuentas en los países del euro que estiman más seguros (Luxemburgo, Alemania o Francia), en naciones que operan cerca, pero fuera, de la divisa europea (Reino Unido o Suiza) o marcharse a territorios más lejanos (EE UU). En esta situación, no es de extrañar que hasta mayo pasado hayan salido 163.000 millones de euros del país. Eso sí, revela Juan Esquer, “cada vez hay más problemas de compliance, o sea, justificar el origen y destino de esos fondos”.

Las grandes fortunas españolas también se preparan para lo peor

Consultoras, empresas y analistas llevan un año largo diseñando planes de contingencia por si el euro se rompe parcial o totalmente. Estos trabajos han corrido sotto voce por diversos consejos de administración y dan a muchos un enorme dolor de cabeza. “Solo los cambios legales que requieren son una verdadera pesadilla”, reconoce el responsable jurídico de una gran cotizada española.

Empresas, organismos financieros y gobiernos dibujan tres escenarios posibles para el futuro del euro.
Empresas, organismos financieros y gobiernos dibujan tres escenarios posibles para el futuro del euro.

A pesar de que Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, asegure que la salida de Grecia es “manejable” y que expertos como Claudio Ortea, director de inversiones de Lombard Odier, precisen que “el debate no es si lo hará, sino cuándo”, el Tratado de Lisboa no establece ningún mecanismo de abandono del euro. Antes hace falta cambiar la normativa. Y pese a la complejidad, los analistas están de acuerdo en que un país que deje la divisa europea necesitará introducir una nueva legislación para asegurarse de que los contratos denominados en euros continúen siendo válidos. Tampoco resultará fácil discernir si esos contratos están respaldados en la divisa europea o en la nueva moneda. De hecho, serán tan interpretables que dependerán de factores como la jurisdicción legal, la localización de los activos o el lugar de los pagos.

Por ejemplo, si Grecia quisiera salir del euro, primero tendría que dejar la Unión Europea y después volver a solicitar su entrada, pero no su admisión en la moneda europea. “La Eurozona se diseñó como una cazuela de langostas”, ironiza en una nota Simon James, socio del bufete británico Clifford Chance. “Para los miembros es fácil entrar, pero una vez dentro prácticamente no hay salida”.

Sin embargo, en este escenario en el que lo inimaginable se ha vuelto casi real, ya hay quien ha propuesto cómo debería ser esa complicada salida. La consultora británica Capital Economics ganaba el mes pasado el premio Wolfson de Economía con el ensayo Leaving the euro: A practical guide (Abandonando el euro: una guía práctica). En él se traza esa hoja de ruta del abandono que, la verdad, asusta.

Los autores proponen que los países que abandonen la moneda única introduzcan una nueva divisa que tenga paridad 1-1 con el euro desde el primer día de la salida y que todos los salarios, precios, préstamos y depósitos se vuelvan a denominar con relación a esa proporción. Además, los billetes y monedas en euros seguirían usándose para pequeñas transacciones durante no más de seis meses. El país que deje la eurozona tendría que anunciar inmediatamente un plan de control de la inflación supervisado por una institución independiente, prohibir la indexación de los salarios y emitir bonos ligados a la inflación. Y para evitar fugas de fondos, tras el anuncio, los mercados de capitales estarían cerrados. Corralito a la europea. Toda esta guía práctica está pensada en principio para Grecia. ¿Y España? “Son válidos los mismos argumentos”, confirma Jonatham Loynes, economista jefe para Europa de Capital Economics y uno de los autores del estudio.

Así que en el caso del hipotético corralito español, la música suena de esta forma. “El Tratado de Lisboa permite restringir la libre circulación de capitales por motivos, por ejemplo, de orden público. Por lo tanto, si se llega a esta situación —algo que no creo posible— se establecería un control de cambios para evitar la salida de dinero. Esta normativa podría aplicarse antes, incluso, de que España dejará el euro. Algo en lo que tampoco creo”, desgrana Íñigo Berricano, managing director del bufete Linklaters.

¿Y al otro lado del Atlántico? La onda sísmica de preocupación llegó hace tiempo a los grandes bancos de Wall Street. Firmas como JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Citigroup o Bank of America se están cubriendo las espaldas frente a una posible ruptura del euro renegociando los contratos que tienen con sus clientes europeos, y a la vez usando seguros de impagos, como los credit default swaps (CDS), para reducir su exposición a los países con mayores dificultades.

Entre bastidores, hay un esfuerzo para evitar que si España o Grecia salen del euro estos bancos no reciban sus créditos en pesetas o dracmas devaluados. Por ahora, su exposición a Irlanda, Italia, Portugal, Grecia y España oscila, según cifras recopiladas por el Financial Times, entre los 5.400 millones de dólares (4.400 millones de euros) de Morgan Stanley y los 20.000 millones de dólares de JP Morgan Chase. “Unas cifras limitadas, que demuestran la gran velocidad a la que han limpiado sus balances de deuda periférica”, apunta el director de un banco suizo con sede en España. Desde luego, “nadie quiere recibir pagos en una moneda devaluada, porque eso es perder dinero”, ahonda Soledad Pellón, analista de IG Markets.

Al final, como señala Douglas J. Elliott, exvicepresidente de JP Morgan, hay tres escenarios con sus probabilidades en toda esta pesadilla. Una “resolución gradual de los problemas (10% de probabilidades), que las cosas vayan peor antes de mejorar (65%) y que todo se desmorone (25%)”. En caso de colapso absoluto, “Grecia podría verse forzada por las circunstancias a salir de euro y es probable que también otros países. Europa caería en una profunda recesión, EE UU en una suave y el crecimiento de naciones como China se frenaría considerablemente. El único ganador real, si todo esto sucede con la suficiente rapidez, puede ser el candidato republicano Mitt Romney, a quien una economía estadounidense hundiéndose podría darle la Casa Blanca”.

 

Para saber más

- Rescate o salida del euro, las opciones que tiene España

7 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
AvatarAccederRegistrarse
noticia 110089_operadores-turisticos-otras-empresas-se-preparan-salida-euro.html 3 82236 00