Iberia reconoce en el folleto de la OPV que puede sufrir en el futuro conflictos laborales

Iberia reconoce que puede sufrir en el futuro huelgas u otros conflictos laborales que afecten el normal desarrollo de las actividades de la empresa, según se puede leer en el folleto de la Oferta Pública de Venta (OPV) de Iberia, distribuido por la empresa.

Iberia reconoce que puede sufrir en el futuro huelgas u otros conflictos laborales que afecten el normal desarrollo de las actividades de la empresa, según se puede leer en el folleto de la Oferta Pública de Venta (OPV) de Iberia, distribuido por la empresa. La compañía de bandera española asegura que, de que no conseguirse renegociar los nuevos convenios colectivos pendientes de forma satisfactoria, esta situación puede tener "un impacto significativo adverso en los negocios de Iberia, en su situación financiera, en los resultados de sus operaciones o en la cotización de las acciones en los mercados de valores donde se negocien". La empresa señala, además, que durante los últimos años ha experimentado conflictos con los sindicatos y asociaciones de trabajadores, así como interrupciones laborales. En la actualidad, la aerolínea tiene tres convenios colectivos (pilotos, personal de tierra y tripulantes de cabina) que expiraban el pasado 31 de diciembre y se encuentran en estos momentos en fase de negociación. El folleto de la OPV recoge, dentro de los riesgos relativos a las operaciones del grupo, el carácter cíclico de la industria aérea y los cambios en las economías española, europea y latinoamericana. Así, señala que durante los ciclos de recesión económica, Iberia puede verse obligada a la aceptación de nuevas aeronaves que se haya comprometido a adquirir previamente, o puede verse imposibilitada para vender el exceso de aparatos bajo condiciones financieras favorables. En este sentido, considera que los planes de renovación de la flota dependen, en cierta medida, del constructor Airbus. El importe de las inversiones comprometidas en el periodo 2001-2004 asciende a 331.000 millones de pesetas (1.989,35 millones de euros), cuya financiación se llevará a cabo mediante la adquisición en propiedad y el leasing financiero y operativo. Además, añade el folleto, los resultados de Iberia están sujetos a los cambios económicos y políticos de los mercados, así como a un posible incremento de la competencia en las rutas operadas por la empresa, que puede producir una reducción de precios. Otro de los problemas se centra en las restricciones del tráfico aéreo, un hecho que ha afectado "particularmente" a la compañía, debido a que es el mayor operador de los aeropuertos de Madrid y Barcelona. En cuanto al núcleo estable de accionistas, Iberia afirma que está de acuerdo con sus planes estratégicos, aunque pone de manifiesto que el desarrollo de los planes será llevado a cabo por un consejo de administración diferente al que elaboró esta estrategia. Iberia también pone de manifiesto los riesgos relativos a la industria aérea en general, entre lo que incluye la inestabilidad política internacional, el alto grado de costes fijos, el riesgo de tipos de cambio, la competencia, cambios legislativos y políticas proteccionistas, acceso limitado a otros aeropuertos, exposición al riesgo de pérdidas por catástrofes y fluctuaciones en los costes de combustibles. La compañía indica que el incremento de los precios del queroseno tiene un impacto negativo sobre sus resultados. En concreto, cada aumento de un dólar por barril afectaría a la cuenta de resultados del año 2001 en aproximadamente 2.200 millones de pesetas (13,22 millones de euros). Los particulares interesados en adquirir acciones de Iberia podrán hacerlo a partir de hoy. La OPV finalizará el próximo 3 de abril, cuando Iberia ya cotizará en bolsa, aunque dispone de plazo hasta el 17 de abril para la admisión a cotización de los títulos de la empresa. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.