Los establecimientos turísticos deberán reflejar los precios en euros y pesetas hasta marzo de 2002

Los establecimientos turísticos deberán reflejar los precios en euros y pesetas hasta marzo de 2002, fecha en la que dejará de circular la peseta, según el código de Buenas Prácticas que firmaron la pasada semana las principales asociaciones del sector.

Los establecimientos turísticos deberán reflejar los precios en euros y pesetas hasta marzo de 2002, fecha en la que dejará de circular la peseta, según el código de Buenas Prácticas que firmaron la pasada semana las principales asociaciones del sector. Los hoteles, camping, agencias de viajes, turoperadores, líneas aéreas, transportes por carretera, estaciones de esquí y termales y empresas de turismo rural se comprometieron también a hacer el redondeo sin subir los precios, a informar a los clientes de la conversión, así como favorecer la redistribución de la moneda única, para lo que devolverán los cambios en euros a partir de enero de 2002. La adhesión al código es voluntaria para los comerciantes y empresarios turísticos, que una vez asumido el compromiso podrán exhibir el distintivo Euroetiqueta, auspiciado por la Comisión Europea y utilizado en todos los países de la zona euro. Por otro lado, la desaparición de la peseta facilitará la comparación de precios y de tarifas dentro y fuera de los países de la Zona Euro, aunque esto no supondrá la unificación de tarifas regionales, según los expertos. Si bien, señalan que la nueva transparencia podría crear dificultades, por ejemplo, a la compañías aéreas, para justificar mayores recargos por volar desde Londres a destinos europeos, que desde estos destinos europeos a Londres, por lo que la llegada del euro podría empujar a bajar los precios de los vuelos. Por otro lado, se espera que la Unión Económica y Monetaria (UEM) va a facilitar el negocio entre países y va a ampliar la transparencia de precios, "por lo que habrá grandes oportunidades para expandir el negocio en el gran mercado de la UEM, pero también aumentará la competencia de forma considerable", apuntan los expertos. Sin embargo, la mayor competencia no siempre llevará a una reducción de los precios. Así, algunos analistas consideran que las disciplina fiscal exigida a los países de la Zona Euro forzarán el incremento de los precios en zonas turísticas del Mediterráneo, en España, Italia o Grecia. "También es probable que el negocio de los viajes, junto con otras industrias, busque recuperar algunos de los costes de la transición al euros (que se estima entre un 1 y un 3 por ciento del volumen de venta), incrementando los precios, especialmente en aquellos sectores de industria donde los márgenes del beneficio inferiores al 10 por ciento se verán afectados claramente por los costes de transición", apuntan. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.